Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Abusa sexualmente de la cuidadora de su suegra

La fiscalía pide 11 años de cárcel para el acusado

EFE

Whatsapp
Imagen de archivo de una cuidadora con una anciana.

Imagen de archivo de una cuidadora con una anciana.

La Fiscalía pide 11 años de prisión para un vecino de Vilafant (Girona) acusado de haber agredido sexualmente a la cuidadora de su suegra, entre el 20 y el 21 de agosto del año pasado, aprovechando que su mujer se había ido unos días de viaje.

La solicitud de la fiscal responde a ocho años de prisión por un delito de agresión sexual con introducción de miembros corporales y tres por el mismo sin penetración.

La abogada de la defensa ha solicitado la absolución de su cliente al mantener que los hechos denunciados son falsos, mientras que el procesado se ha acogido a su derecho a no declarar y ni siquiera ha contestado a las preguntas de la su letrada en el juicio celebrado hoy en la Audiencia de Girona.

Según el escrito de acusación, el 10 de agosto del año pasado, la mujer del acusado contrató la víctima, de nacionalidad hondureña, para que cuidara de su madre en régimen interno, debiendo pernoctar en el domicilio de la familia en Vilafant.

El 18 de agosto, la mujer del procesado se fue de viaje a Valencia por unos días y, a la vivienda, se quedaron este, su suegra y la cuidadora.
Según explicó la víctima en el juicio, los primeros días todo fue normal, pero, a medida que se acercaba el día en que su mujer se iba, el acusado comenzó a cambiar su actitud, se volvió "más amable y cariñoso "con ella y, incluso, le recargar la tarjeta de móvil para que hablara con sus hijos en Honduras.

La cuidadora explicó en la vista oral que, el sábado 20 de agosto, hacia las 23:00 horas, el hombre, aprovechando la ausencia de su mujer, entró en su habitación, se sentó en la cama donde ella estaba, le dijo que le iba "a hacer mimos" y comenzó a acariciarle la espalda. Yo me molesté y le hablé fuerte ", aseguró.

Domingo por la mañana, hacia las 07:00 horas cuando ella todavía estaba durmiendo, volvió a entrar en el dormitorio, se acostó y realizó tocamientos a la víctima, quien le pidió que parara y le dijo que podía "ser su hija".

La mujer ha detallado que la situación duró una media hora, al principio de forma más violenta, y que, ese mismo día, dejó el empleo y se fue de la casa, aunque le explicó lo que había pasado a sus hermanas, que la hicieron ir al Hospital Trueta de Girona para someterse a una revisión.

Hoy ha declarado la doctora que la visitó y ha mantenido que cuando llegó "estaba muy nerviosa y afectada" y que el eritema de más de un centímetro con dolor al tacto que presentaba en la vagina era compatible con los supuestos abusos. Siguiendo el protocolo, los sanitarios alertaron a los Mossos de la posible agresión.

Además de la pena de privación de libertad, la fiscal también ha pedido que el procesado no se pueda acercar a menos de doscientos metros de la víctima durante catorce años y que, al salir de la prisión, esté quince años en libertad vigilada .

En concepto de responsabilidad civil, la fiscal pide que indemnice a la mujer con 6.000 euros, que el acusado ya ha consignado.

Temas

Comentarios

Lea También