Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra política de cookies.

cerrar
DIARI de Tarragona

Diari de Tarragona

Toda la actualidad de Tarragona

  • TGN
  • REU
  • CAM
  • TOR
  • VEN

El legado de Tarraco, monumentos y lenguaje

La nueva edición de 'Tarragona, Història Viva' nos trae los monumentos y el idioma de los romanos de una manera cautivadora durante todo el verano

Publicado: 10:44 - 12/07/2014

Es conocido que los romanos habitaron hace muchos años y que hicieron mella en Tarragona, o, como ellos la llamaban, ‘Tarraco’. También se sabe que dejaron muestras arquitectónicas y monumentos que nosotros hemos hallado después, enterrados debajo de la ciudad. Lugares que hoy en día no tienen el mismo uso que el que le daban los romanos.

Por eso, ‘Tarragona, Història Viva’ quiere que volvamos a descubrir lugares que tenemos tan vistos como el Anfiteatro, el Circo o las Murallas. La función de este evento es que los diferentes monumentos de la ciudad vuelvan a revivir, por unos días, con la gloria que tenían antiguamente.

Pero los romanos no solo nos dejaron muestras tangibles de que habitaron la ciudad en forma de monumentos, sino también aspectos incorpóreos como expresiones, poemas inspirados en la mitología, nombres de clubes de fútbol o marcas que compramos habitualmente.

 

El uso del latín hoy

Algunas expresiones las utilizamos diariamente sin saber que tienen origen románico, aunque otras las aplicamos sabiéndolo porque son mucho más conocidas, como ‘carpe diem’ (aprovecha el momento) o la famosa locución ‘veni, vidi, vici’ (llegué, vi, vencí) utilizada por Julio César.

También existen expresiones latinas que están en nuestro idioma. Aquí tendríamos frases como ‘ser la manzana de la discordia’, que se emplea para referirse a que se ha creado un conflicto cuando antes no lo había; según la mitología, la diosa de la venganza Eris, por no haber sido invitada a una boda, dejó caer una manzana en la que ponía «para la más bella». Tres diosas creyeron que eran las merecedoras y dejaron que Paris eligiese y él escogió a Venus, ya que ella le dio a cambio a Helena, la mujer más hermosa. Por esto empezó la guerra de Troya.

Asimismo, tendríamos la frase de ‘la música amansa a las fieras’, que hoy en día alude al efecto tranquilizador que ejerce la música, tanto en animales como en humanos. La expresión proviene del músico Orfeo, que con su lira conseguía aplacar a las fieras salvajes.

De igual manera, localizamos la frase ‘abrir la caja de Pandora’, que se utiliza cuando un acto va a traer malas consecuencias. Según la mitología, Pandora tenía una caja que contenía todos los males del mundo. Epimeteo, un titán, decidió abrirla por curiosidad y la maldad se desató.

‘Ser una arpía’, una oración destinada a describir a una mujer que se comporta mal con los demás, también proviene del latín. Se decía que las arpías eran monstruos que tenían cabeza de mujer y cuerpo de pájaro, así como alas y garras.

Otra de las expresiones es ‘pasar una odisea’, que se aplica para situaciones en las que hemos tenido que pasar muchos obstáculos para llegar a nuestro objetivo. La locución hace referencia al libro escrito por Homero, La Odisea, que narra las aventuras que Ulises tuvo que pasar en su viaje hasta que regresó a su hogar.

También hallamos un origen latino a ‘ser un narcisista’. En la actualidad, se utiliza para definir a aquellas personas que se quieren demasiado a sí mismas, incluso pareciendo enamoradas de su mismo ser.

Narciso despreciaba a todos aquellos que le amaban y la diosa Némesis lo castigó haciendo que se enamorara de sí mismo mediante un reflejo en el río y que muriese intentando alcanzarlo.

La mitología no solo se utiliza en las locuciones, sino también en la poesía. Un ejemplo claro estaría en el famoso poema de Francisco Quevedo titulado A Apolo, siguiendo a Dafne.

 

El latín en las marcas

El idioma de los romanos no solo nos afecta lingüísticamente, también en los productos que utilizamos. Muchas marcas tienen su origen en el latín, como, por ejemplo, ‘Aquarel’ (marca conocida de agua) o ‘Fructis’ (productos dedicados a la cabellera con aromas florales, relacionado con el significado de la palabra fructis –fruta–).

Pero no solo las marcas de belleza y alimentación usan el latín, ya que algunos fabricantes de coches también lo utilizan en sus distintivos.

Renault sacó hace unos años un modelo llamado Renault ‘Clio’, nombre proveniente de una de las nueve musas de la mitología romana. Clio era la musa de la historia y también de la poesía heroica. Pero no es el único ejemplo. La marca ‘Volvo’ trae su nombre del latín, específicamente, del verbo rodar.

Pasado y presente unidos

El latín está presente en todos los aspectos de nuestras vidas, incluso si no somos conscientes de ello. Y gracias a ‘Tarragona, Història Viva’ podemos llegar a comprenderlo.

La tercera edición nos permite redescubrir cómo veían y vivían los romanos de hace más de 2.000 años. Se trata, en definitiva, de un viaje hacia el pasado que tendrá lugar en los diferentes monumentos todos los fines de semana desde hoy hasta el próximo 6 de septiembre.


comments powered by Disqus

MÁS NOTICIAS DE TARRAGONA