Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Arola Editors: 20 años mimando historias

La editorial ha publicado más de 1.200 títulos en estas dos décadas

Glòria Aznar

Whatsapp
Alfred Arola en su despacho, con algunas de las obras de la colección ‘Teatre Reunit’ y de excursionismo.  FOTO: Pere Ferré

Alfred Arola en su despacho, con algunas de las obras de la colección ‘Teatre Reunit’ y de excursionismo. FOTO: Pere Ferré

La editorial tarraconense Arola Editors está de aniversario. Cumple 20 años con una salud excelente, algo que es todo un hito en una época en que no es fácil mantener una pequeña empresa familiar y dedicada a la cultura, a la cultura sin ambages.

Arola Editors, desde su nacimiento, ha apostado por los autores locales, a los que les ha dado voz, con una atención especial a las Terres de l’Ebre, en ocasiones tan olvidadas. «Siempre hemos tenido la mirada de proximidad, de territorio», explica su responsable, Alfred Arola. Una mirada que no ha abandonado en estas dos décadas a pesar de la crisis o las tendencias.

Son veinte años de letras, de historias, veinte años en los que caben más de 1.200 obras. Una efeméride que ahora quieren compartir con todos los ciudadanos con diversas actividades hasta la llegada de Sant Jordi y que dan inicio esta tarde con una gran puesta de largo en el Teatre Nacional de Catalunya (TNC) en Barcelona, puesto que precisamente es el teatro su insignia indiscutible, género del que son referentes editoriales. Y es que una obra de teatro inició la andadura de Arola. «Magma, de Gerard Vázquez fue el primer libro publicado, ganador en 1997 del Premi Born», revela Alfred. 

La aventura editorial comenzó con diez colecciones que a lo largo del tiempo, como la sociedad misma, han ido evolucionando. No obstante, no ha habido género que se haya quedado en un cajón porque una de sus máximas, como explica Alfred «ha sido siempre ser pluridisciplinares» lo que quiere decir que se ha cuidado desde el excursionismo a la narrativa, pasando por la poesía, el feminismo y la fotografía, con una voluntad de dar visibilidad a todo y a todos, autores y lectores.

«También, por nuestro tarannà y porque nos gustaba mucho, una de las colecciones fue el teatro siendo conscientes de que la venta de estos libros es baja». 

Sin embargo, el tiempo les ha dado la razón. Alfred cuenta cómo en aquellos años, cuando eran la única editorial en la ciudad de Tarragona, apostaron por el prestigio, por reinvertir en obras en las que realmente creían. «Nunca ha habido intención de rentabilizar económicamente la editorial», subraya Arola. Una voluntad que se ha mantenido. «Somos inquietos culturalmente. Tenemos una visión más humanista de la cultura, cosa que hoy en día es muy difícil», subraya el editor. Justamente una mentalidad que les ha llevado hasta donde están.

Veinte años dan para mucho. Ha irrumpido el libro digital, internet y la cultura ha cambiado sustancialmente. En cuanto al primero, el impacto en la editorial ha sido mínimo. «Si editas proximidad, la proximidad está aquí. Si un libro no se cuelga electrónicamente, entonces el lector debe ir al libro físico, a la librería o a la biblioteca», argumenta Arola.

Y puntualiza que pasado el primer momento de miedo en que los editores creyeron que sería el fin de su oficio, «ahora son dos formatos que conviven». En cuanto al reinado de internet, Arola considera que ha llevado a un «exceso de información», algo que paradójicamente convierte la figura del editor en un prescriptor «quien filtra esa información y la pone en formato de libro». Y por lo que respecta a la cultura, «veo francamente que se está mercantilizando», comenta, algo a lo que no han sucumbido. «Nosotros editamos alta literatura pero de difícil comercialización, como el teatro», sentencia.

Y aquí es de vital importancia su colaboración con el Teatre Nacional de Catalunya, primero con Sergi Belbel y, sobre todo, con Xavier Albertí. Con ellos han impulsado la edición del teatro porque, como Alfred defiende, «cuando una obra se ha representado, si no se edita, aquello desaparece. Y con el libro, si la obra te gusta te la llevas a casa.

Albertí creía en la edición de los textos teatrales y nosotros estábamos editando esos textos por lo que la fusión ha sido muy interesante». Asimismo, de esa colaboración surgió la idea de vender el libro en las representaciones, algo que también han puesto en práctica esta temporada en el Teatre Tarragona.

Arola Editors no para de crecer. En 2018 lanzó el Teatre Reunit, un recopilatorio de producciones, en catalán y castellano, de nombres indispensables como Sarah Kane, Josep M. Miró, Marc Artigau o Felip Cortiella, a los que ahora se sumará Marta Buchaca, entre otros. Del mismo modo, los jóvenes tienen su colección, Teatre Juvenil, también reciente.

Esta noche da inicio la celebración con una fiesta informal y fresca en la que se representará La niña gorda, de Santiago Rusiñol. Ya en Tarragona, tendrán lugar actividades relacionadas con sus líneas editoriales que confluirán en una jornada por Sant Jordi en el emblemático Teatre Metropol.

Temas

Comentarios

Lea También