Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Buscan a un menor de TGN que se fugó hace cinco días del centro de acogida en Valls

El joven no quería pasar las fiestas de Navidad lejos de sus familiares, por eso se escapó, asegura la madre

Carla Pomerol

Whatsapp
En esta calle de El Serrallo fue visto por última vez el menor. FOTO: Google

En esta calle de El Serrallo fue visto por última vez el menor. FOTO: Google

Rocío, vecina de Campclar, busca desesperadamente a su hijo menor de 15 años, que se fugó el pasado domingo del centro de acogida El Guaret, de Valls.

El joven, que vestía con una chaqueta militar, fue visto por última vez el mismo día de su desaparición –el 2 de diciembre, sobre las siete de la tarde–, en El Serrallo. Desde entonces, no se sabe nada de él. El centro de acogida en el que el joven estaba ingresado desde hace unos meses ha presentado una denuncia ante los Mossos d’Esquadra. La policía también está buscando al menor. 

Los hechos se remontan al pasado sábado, cuando el joven aprovechó una excursión con el resto de internos del centre de acogida para escaparse del grupo. "Hacia pocos días que le había dicho que no pasaría las fiestas de Navidad en casa. Estaba muy frustrado", asegura la madre del menor. Una amiga de la familia se encontró al chico en la parada de autobuses de Valls. "Lo fui a buscar y le convencí de que debía volver al centro", relata la madre. 

Esa misma noche, ambos se desplazaron hasta las puertas del centro, "pero después de veinte minutos esperando y de picar el timbre en repetidas ocasiones, decidimos irnos y volver al día siguiente", explica Rocío. 

Pero el menos se escapó de casa antes de que su madre saliera de trabajar y lo llevase de nuevo al centro. "Dijo que se iba con un amigo un rato. Pero era mentira. El amigo estaba en casa castigado. Él se lo montó bien para no volver al centro", recuerda la madre.

Algunos conocidos del joven aseguran que lo vieron por última vez el mismo día de la desaparición, sobre las siete de la tarde, en el bar Llevant, de El Serrallo. Rocío se desplazó hasta allí, pero nadie sabía nada.

El centro de acogida presentó una denuncia ante los Mossos d'Esquadra, quienes están buscando al menor.

El joven, que mide 1,70 y pesa unos 90 kilos, llevaba encima entre 5 y 7 euros y no se llevó más ropa que la puesta. Tampoco llevaba teléfono móvil.

Temas

Comentarios

Lea También