Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cierra tres días por obras la unidad de hemodinámica del Hospital Joan XXIII

El  motivo es el inicio de los trabajos de la tan esperada segunda sala. Este fin de semana no hay intervenciones programadas

Carla Pomerol

Whatsapp
La unidad se inauguró en 2007. En un principio, solamente se abría de ocho de la mañana a cinco de la tarde. Después de una larga reivindicación, acabó estando en marcha las 24 horas.  FOTO: dt

La unidad se inauguró en 2007. En un principio, solamente se abría de ocho de la mañana a cinco de la tarde. Después de una larga reivindicación, acabó estando en marcha las 24 horas. FOTO: dt

La unidad de hemodinámica del Hospital Joan XXIII de Tarragona permanecerá cerrada durante tres días por el inicio de las obras de la segunda sala de hemodinámica. La unidad volverá a su funcionamiento normal a partir del lunes, pero mientras tanto, no se podrá activar ningún Código Infarto en el Hospital Joan XXIII. Los pacientes deberán ser derivados a Barcelona. 

No es la primera vez que la unidad hace un parón. El año pasado, una de las piezas de la máquina tuvo que ser reparada. En alguna otra ocasión, la sala ha detenido su actividad para hacer el mantenimiento.

Pero ahora, la historia es diferente. La unidad deja de funcionar porque empiezan las obras de la segunda sala de hemodinámica, prevista para este año. En pocos días, empezarán los trabajos y, entonces, la sala deberá estar aislada para no oír los ruidos que puedan ocasionar las obras. 

Según el mismo hospital, se ha decidido cerrar la unidad durante este fin de semana porque no hay angioplastias programadas, y así aprovechar para realizar los trabajos necesarios afectando lo mínimo posible al funcionamiento habitual de la unidad. 

Por su parte, los sindicatos y profesionales denuncian que la dirección del centro no les ha comunicado el cierre de la unidad, y piden que se les informe de decisiones de esta trascendencia. Al preguntar al sindicato CGT sobre la cuestión, han contestado que «hemos oído rumores sobre el cierre, pero nadie nos ha confirmado nada. Entendemos que se deban tomar estas medidas, pero no estaría de más que las conociéramos», asegura Ferran Mansergas, delegado sindical de la CGT. 

Una sala muy reivindicada

Actualmente, la sala de hemodinámica del Joan XXIII tiene un uso intensivo, de lunes a viernes, y una activación de 24 horas para Códigos Infarto. Cabe recordar que en 2017, se hicieron un millar de angioplastias y 520 activaciones para atender a pacientes con Código Infarto.

Después de años de reivindicación por parte de los sindicatos y profesionales sanitarios, en pocos días empiezan las obras de la segunda sala de hemodinámica. La reclamación nace del gran número de intervenciones que se llevan a cabo. Los sindicatos aseguran que es necesario tener dos salas por si una se estropea, como ha pasado muchas veces. 

La unidad trata los Códigos Infarto, un protocolo de actuación urgente que comprende la activación de una serie de dispositivos que permiten la atención en la fase aguda de la enfermedad. También se tratan angioplastias, un procedimiento que consiste en abrir la arteria con un catéter con balón o un stend. 

Temas

Comentarios

Lea También