Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Crida de Puigdemont se presenta en TGN con el único apoyo del PDeCAT

El nuevo movimiento, que no tomará parte de las elecciones municipales de mayo, reunió ayer a unas 350 personas en Tarragona sin la presencia de representantes de ERC, CUP, Òmnium y la ANC, que aseguran que no se les invitó

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen del acto de presentación de ayer de la Crida en el Aula Magna del Campus Catalunya. FOTO: pere ferré

Imagen del acto de presentación de ayer de la Crida en el Aula Magna del Campus Catalunya. FOTO: pere ferré

El PDeCAT fue ayer la única formación política que respaldó la presentación de la Crida Nacional per la República en Tarragona. El nuevo movimiento liderado por Carles Puigdemont (Junts per Catalunya) –que el próximo 26 de enero celebra su congreso constituyente– reunió a unas 350 personas en su puesta en escena, enfatizando su voluntad por convertirse «en la americana de una talla más que necesita el independentismo para sentirse cómodo en este momento de represión del Estado español», según indicó el diputado de Junts per Catalunya –y exdirector de RAC1–, Eduard Pujol. 

A lo largo de su intervención, Pujol remarcó que la Crida «es la hija del 1 de octubre» y «el brazo político del ideario de Pau Casals», cuyo objetivo es «poner orden en el medio del campo del independentismo, tal y como hicieron Xavi y Guardiola en el Barça». Los impulsores de la iniciativa aseguraron que la Crida nace con la idea de desaparecer «cuando hayamos logrado la República», si bien reconocen que no tomarán parte en las elecciones municipales del próximo 26 de mayo. «Apoyaremos a todos los alcaldes de 1 de octubre», afirmó Pujol, quien de esta forma descartó su presencia en las urnas para no dividir aún más las opciones de voto soberanistas.   

«Unidad de verdad»

En la misma linea se expresó el portavoz parlamentario de Junts per Catalunya y alcalde de Valls, Albert Batet, quien se mostró convencido que «con la unidad de verdad que necesitamos seremos capaces, por ejemplo, de echar a Josep Fèlix Ballesteros de la alcaldía de Tarragona. Aquí, por desgracia, sabéis de primera mano que el PP y el PSOE son lo mismo», indicó en referencia al pacto de gobierno de la capital tarraconense. El vallense, de hecho, recordó que «el 1 de octubre, el señor Ballesteros se quedó en casa mientras la Guardia Civil agredía a sus ciudadanos».

Otro de los ponentes, el diputado Eusebi Campdepadrós, resaltó que «cuando hemos ido todos juntos es cuando hemos ampliado la base, como se demostró con los 2,3 millones de votos del 1-O». El representante de Junts per Catalunya añadió que el nacimiento de la Crida «no pretende suplantar a los partidos políticos», y pidió «unidad y generosidad» a todas de las formaciones, de las cuales destacó que «sólo el PDeCAT ha mostrado su voluntad por adherirse». 

Ausencias soberanistas

Precisamente, el Partit Demòcrata fue la única formación que envió cargos institucionales y orgánicos al acto de ayer en la Rovira i Virgili. Destacó la presencia del alcaldable, Dídac Nadal, así como la del presidente del comité local, Quim Amorós. «He venido porque es un proyecto interesante a nivel nacional y porque tenía ganas de conocer la iniciativa», afirmó Nadal, quien añadió que «en función de lo que pase veremos si es el mecanismo más adecuado para tirar en las diferentes elecciones». 

Pese a las llamadas a la unidad, lo cierto es que los impulsores de la Crida no invitaron a los cargos locales de Òmnium, Assemblea, Esquerra Republicana y la CUP para el acto de presentación de ayer. «Les deseo suerte. Cualquier oportunidad para que la derecha independentista configure un proyecto sólido lo veo con simpatía», indicó el alcaldable de ERC en Tarragona, Pau Ricomà, poniendo de manifiesto que la reclamada unidad soberanista aún está lejos de ser una realidad.  

Temas

Comentarios

Lea También