Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Toma de muestras en la Playa del Miracle.
Naltros

Así se mide la calidad del agua en la que está chapoteando

Le contamos cómo  se analiza el  agua de playa desde que se toma la muestra hasta que puede ver el resultado en su móvil
Whatsapp
Toma de muestras en la Playa del Miracle.

Toma de muestras en la Playa del Miracle. Lluís Milián

Carlos San Vicente es  jefe de la unidad de inspección de la Agència Catalana de l’Aigua en la demarcación de Tarragona y nos atiende con amabilidad pero con prisas bajo un sol potente en la playa del Miracle. Ya estábamos advertidos de que sería así: el día que toca hacer mediciones el ritmo es trepidante. Hay que garantizar que todas las muestras de agua se recogen  más  o  menos a la misma hora y que llegan a tiempo al laboratorio. En la provincia se toman muestras en 84 puntos de baño de playa, 67 en Tarragona y 26 en Terres de l’Ebre.

A San Vicente, que es doctor en biología, se le podría confundir  con cualquier turista: camiseta, pantalón corto, gorra... Pero enseguida entendemos el atuendo: en días como hoy su trabajo pasa por entrar y salir del agua toda la mañana. Mientras él está aquí,  otros cuatro equipos están haciendo simultáneamente el mismo proceso en otras playas del Camp de Tarragona. Según la extensión de la playa toman una o más muestras. 

Al mismo tiempo que se toman las muestras, se usa un termómetro que recuerda a los aparatos antiguos, aunque  de tamaño XL, para medir la temperatura. Hoy (el pasado lunes) el agua está a 21 grados, unos valores habituales. Nada que ver con los 25 grados de semanas anteriores. 

El biólogo explica que estas oscilaciones de temperatura no suelen afectar a la calidad del agua, algo que sí hacen  las lluvias intensas si van acompañadas, por ejemplo, de la rotura de un tubo o de accidentes como que  se levante una tapa de alcantarilla.

También se mira el estado general de la playa, si hay medusas... Los socorristas, que están permanentemente en la playa, también les comentan si hay datos significativos. Un ejemplo son las espumas que se forman de tanto en tanto y que, aunque causan sorpresa, son de origen natural y no representan un problema para los bañistas.

El recorrido de San Vicente y el inspector que le  acompaña continúa. Cada equipo cubre unas 12 playas. Al acabar se dirigen directamente al laboratorio. 

Laboratorio en ebullición

Las muestras del Camp de Tarragona se analizan en el Laboratorio de Tarragona de la Agencia de Salut Pública de Catalunya ubicado en la Avenida Maria Cristina. Su responsable, Jordi Lluís, cuenta que cuando toca analizar el agua de las playas el equipo está movilizado casi exclusivamente para este fin porque hay que estudiar todas las muestras el mismo día para que los datos sean fidedignos. Es como una cadena de montaje que no para. Hay un trasiego constante de botes recorriendo en un carrito las diferentes estancias del laboratorio.

Aquí se analizan, además, durante el verano, aguas de piscinas públicas y parques de atracciones y, durante todo el año, muestras de agua de boca y alimentos. Son expertos en productos de pesca.

La primera parte del análisis es  química  y consiste en medir la salinidad. En el Mediterráneo la medida suele estar entre 36 y 38 (gramos de sal en cada kilogramo de agua). Una muestra con menos de 36 ya puede indicar alteraciones.

Mientras, del envase principal se toman 5 mililitros para el análisis microbiológico. Aquí, respondiendo a una normativa europea, se analiza la presencia de dos bacterias: la escherichia coli y los enterococos intestinales, dos inidcadores que permiten saber si puede haber o no contaminación.

El agua es filtrada en unos filtros estériles que dejan pasar el gua y ‘atrapan’ las bacterias. Los filtros son depositados sobre una placa en la que (aunque no se ve a simple vista) hay una especie de gelatina que sirve de alimento a las colonias de una y otra bacteria. Luego van a un horno de temperatura controlada. 

Contrario a lo que podría pensarse, después de pasar las horas correspondientes en el horno, las muestras no pasan por un microscopio, sino que basta con contar las manchitas (cada mancha es una colonia que puede tener 100 millones de bacterias) que pueden verse a simple vista. En el caso de la E Coli el límite es 25 colonias por 5 mililitros de agua , en el caso de los enterococos es de 10 colonias.

A los tres días, se envía un  avance de los resultados, porque si hay una playa con alteraciones, los inspectores del ACA vuelven a recoger una muestra en el mismo sitio. Cuenta Carme Aguilar, también bióloga y responsable del área de microbiología del laboratorio, que la regeneración del medio marino es muy rápida y cuando hay una muestra alterada la siguiente suele salir bien. San Vicente explica que las bacterias que viven en nuestro intestino suelen morir en pocas horas cuando están en contacto con el agua del mar.

Finalmente el laboratorio, que depende del Departament de Salut, envía los resultados al ACA que, a su vez, informa a los municipios y se encarga de hacerlos públicos a la ciudadanía. Se pueden consultar en la propia página web de la agencia y también a través de la aplicación para móviles platges.cat.

La buena noticia es que el agua de toda la demarcación suele obtener, casi sin excepciones, la calificación de excelente. En la temporada pasada, por ejemplo, sólo una tuvo la calificación de buena y nunca se tuvo que prohibir el baño por problemas de contaminación.

El proceso en ocho pasos

1- Recogida de muestras

Toma de muestras de agua en la Playa del Miracle.
Toma de muestras de agua en la Playa del Miracle.

Las muestras se toman siempre en el mismo punto, en aguas superficiales y donde el mar cubre un metro. También se mide la temperatura.

2-Viaje refrigerado

Las muestras de agua de mar se trasladan en una nevera.
Las muestras se trasladan en una nevera.

La muestra se mete inmediatamente en una nevera refrigerada para evitar que proliferen las bacterias. Los datos se introducen en una PDA.  

3-Laboratorio a la espera

Las muestras son etiquetadas al llegar al laboratorio.
Las muestras son etiquetadas al llegar al laboratorio.

 Al llegar, las muestras son etiquetadas con un código de barras. Quienes las manipulan en el laboratorio no saben en qué playa fueron tomadas.

4-El salinómetro

Con este aparato se mide la salinidad del agua.
Con este aparato se mide la salinidad del agua.

Una parte de la muestra se usa para medir la salinidad. Los datos se obtienen con un aparato llamado salinómetro.

5-Sistema de filtros

El agua se pasa por unos filtros estériles.
El agua se pasa por unos filtros estériles.

 El agua es filtrada en unos filtros estériles que dejan pasar el agua y ‘atrapan’ las bacterias. 

6-Directo al horno

Las muestras se llevan al horno a una temperatura controlada.
Las muestras se llevan al horno a una temperatura controlada.

Los filtros se ponen sobre una placa donde hay una especie de gelatina que da ‘de comer’ a las bacterias. Se meten en un horno a 37 y 44 grados según la bacteria que se busca.

7-A contar colonias de bacterias

Las colonias de bacterias se pueden contar a simple vista.
Las colonias de bacterias se pueden contar a simple vista.

Cada mancha es una colonia de unos 100 millones de bacterias de E. Coli, una de las dos analizadas. Aquí hay 5, el límite es 25.

8-Resultados al alcance

Los resultados de los análisis son públicos.
Los resultados de los análisis son públicos.

 El ACA envía los resultados a los ayuntamientos y los cuelga en su web. También están en la app platges.cat.

Acerca del autor

Whatsapp

Temas

Comentarios