Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

null
Economía

Cambios en la legislación de los autónomos

Los cerca de 55.000 autónomos en la demarcación estrenan este mes la Ley de Medidas Urgentes al Trabajo Autónomo

Rafael Servent

Whatsapp

El Congreso de los Diputados aprobó el 29 de junio por unanimidad la Ley de Medidas Urgentes al Trabajo Autónomo, una reforma importante en el marco legislativo de los trabajadores por cuenta propia, que ahora pasará al Senado y que está previsto que entre en vigor este mismo mes de julio. Estos son los doce cambios más destacados:

1.Ampliación de la tarifa plana

Se amplía desde los seis meses hasta el año la tarifa plana de cotización de 50 euros al mes para nuevos autónomos. Se podrá reemprender el negocio con esta misma cuota después de dos años de inactividad.  

2.Deducción de dietas

Los autónomos que coman fuera de casa por razones laborales podrán desgravarse hasta 26,67 euros diarios en concepto de gastos de manutención, en días laborables y pagando con medios telemáticos. En el caso de que el autónomo se encuentre en el extranjero, la deducción podrá ascender hasta los 48 euros.

3.Deducción de suministros

Se contemplan deducciones de hasta el 30% de los gastos de suministros tales como el agua, la electricidad o la telefonía para aquellos autónomos que trabajen desde casa. Se utilizará un cociente en función de los metros cuadrados de vivienda que se utilicen para el trabajo. 

4.Trabajar y cobrar toda la pensión

Los autónomos con empleados podrán trabajar y cobrar el 100% de la pensión de jubilación, en lugar del 50% que se les permitía cobrar hasta ahora.

5.Altas y bajas de la Seguridad Social

Se permitirá darse de alta y de baja hasta tres veces al año en el Régimen Especial del Trabajador Autónomo.

6.Cambios en la base de cotización

Se podrá cambiar hasta cuatro veces al año la base de cotización, adaptándose a la evolución del negocio.

7.Facilidades para contratar

El autónomo conservará la tarifa plana de 50 euros aunque contrate trabajadores. 

8.Contratación de familiares

Los autónomos que contraten familiares de manera indefinida tendrán derecho a una bonificación total de las cotizaciones de la Seguridad Social.

9.Recargo por deudas de cotización

El recargo por retraso en los pagos a la Seguridad Social pasa del 20% al 10% en el primer mes.

10.Ayudas a la conciliación

Las mujeres que quieran ser madres dispondrán de una exención del 100% de la cuota de autónomos durante un año y de una tarifa plana de 50 euros al mes durante otro año tras su reincorporación. 

11.Accidentes in itinere

La Seguridad Social reconocerá los accidentes de los autónomos en el trayecto de ida y vuelta entre su domicilio y el trabajo. 

12.Formación subvencionada

Los autónomos tendrán derecho a acogerse a los programas de formación subvencionada.

Un actor de primera magnitud

Más allá de algunas medidas llamativas como la posibilidad de deducirse cerca de 27 euros al día por comidas o hasta el 30% de los gastos de suministros como el agua, la electricidad o la telefonía, la verdadera diferencia de esta reforma legislativa respecto a las precedentes es que, por primera vez, los trabajadores autónomos entran en la agenda política como un actor de primera magnitud.

Lo explica Lluís Viguera, responsable de Autònoms Pimec: «El de los trabajadores autónomos es un colectivo que está creciendo y que crecerá todavía más, pero que hasta ahora ha sido muy olvidado. Por primera vez, el autónomo está hoy muy presente en el debate parlamentario, aunque sigue necesitando una valoración superior».

¿Cómo debería suceder eso? Con la reforma legislativa aprobada esta semana se ha pactado también la creación del Consejo del Trabajo Autónomo, una subcomisión parlamentaria que seguirá trabajando durante al menos un año en todos aquellos aspectos que han quedado sin resolver en esta reforma que, aunque ha sentado unas bases sólidas en algunas áreas, «ha sido una reforma de mínimos», según Lluís Viguera, de Autònoms Pimec.

"El balance es raqzonablemente positivo, porque todo son medidas que se adaptan a la realidad y a las necesidades de los autónomos, pero que llega muy tarde" (Lluís Viguera, Autònoms Pimec) 

«El balance es razonablemente positivo –prosigue Viguera–, porque todo son medidas que se adaptan a la realidad y a las necesidades de los autónomos, pero que llegan muy tarde. Además, ha sido una reforma que no ha sido valiente, integral y totalmente centrada en el trabajador autónomo».

Esa reforma integral y en profundidad es el reto que, en principio, debería afrontarse ahora en el nuevo Consejo del Trabajo Autónomo y en otros organismos de negociación. «El gobierno español –explica Viguera– tiene ahora un año para favorecer la participación de las organizaciones de autónomos (entre ellas, Autònoms Pimec) en el Consejo Económico Social (CES), donde la realidad del autónomo tiene una dimensión no lo suficientemente refrendada en las instituciones del país».


¿Qué destaca entre lo que queda pendiente? Podría resumirse en un concepto: cambio de mentalidad. Si la figura del trabajador autónomo había sido hasta ahora ‘de segunda fila’ a ojos de la mayor parte de quienes diseñan las políticas económicas y laborales, no es menos cierto que, también desde el propio colectivo, la percepción que se tiene sobre el trabajo autónomo tiene carencias importantes. La más relevante es el concepto de la cotización (lo que popularmente se conoce como la cuota de autónomo), donde persiste la idea de carga fiscal meramente recaudatoria.

«Hay que seguir trabajando con todo aquello relacionado con las prestaciones –explica Lluís Viguera, de Autònoms Pimec–, viendo cómo podemos hacer que haya un incentivo para que la gente se autoocupe (como la tarifa plana de 50 euros para los nuevos autónomos) pero que a la vez tenga prestaciones». Y añade: «El 80% de los autónomos cotizan por la base mínima, porque muchos gestores lo siguen viendo como un impuesto, cuando es una prestación».

En el caso de la demarcación de Tarragona, donde en el primer trimestre del año hubo un promedio de 32.966 personas físicas dadas de alta como trabajadores autónomos en la Seguridad Social (una cifra que se amplía hasta los 54.829 afiliados al Régimen Especial de Trabajador Autónomo, estén dados o no de alta en la Seguridad Social), el 88,8% de ellos (29.280 personas) cotizó por la base mínima. Apenas 131 personas (un 0,39%) cotizó por más de tres veces la base mínima.

Nuevo mercado laboral
En el otro lado están los incentivos para emprender como autónomo, donde la tarifa plana de un año es claramente insuficiente. En tiempos en los que proliferan los contratos a tiempo parcial (que difícilmente permiten vivir en exclusiva de esos ingresos) y los proyectos basados en la economía colaborativa, el principal obstáculo hoy es la imposibilidad real de compaginar un trabajo por cuenta ajena con otro como autónomo, una realidad que «será muy habitual en los próximos años», explica Lluís Viguera.

Aunque la ley permite la pluriactividad del trabajo por cuenta ajena con el autónomo, en caso de que alguien pierda su empleo como asalariado, al estar dado de alta de autónomo se queda sin prestación de desempleo. Algo que, en opinión de Lluís Viguera, «clarísimamente es una barrera al emprendimiento, porque desincentiva esa voluntad de transición de muchos empleados que hoy se sienten atrapados en sus puestos de trabajo».

«Si a estas personas les facilitas que no tengan un riesgo muy fuerte para hacer una transición o reconversión profesional –añade–, y que cuando les vaya mal no pierdan la protección que tienen, habría muchos más que lo intentarían. Estamos perdiendo una oportunidad muy grande». Elementos de debate para la próxima reforma.

Acerca del autor

Whatsapp

Temas

Comentarios