Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

null
Economía

La agricultura también puede ser disruptiva

Sensorización, robotización, análisis de datos, plataformas digitales inspiradas en la economía colaborativa... la digitalización y los nuevos modelos de valor llegan al sector primario, que encara su particular revolución 4.0 

Rafael Servent

Whatsapp

Un Airbnb de tierras agrícolas. Eso es el Banc de Terres del Baix Camp, la última plataforma que se ha apuntado en las comarcas del sur de Catalunya a un modelo de gestión de suelo agrícola iniciado hace una década en Ulldecona, y que básicamente consiste en poner en contacto a propietarios de tierras en desuso  con personas que quieran llevar a cabo una actividad agrícola en ellas.

En este caso, con un componente tecnológico importante. En fase beta todavía, esta plataforma impulsada por el Consell Comarcal del Baix Camp (alojada en www.campviu.cat) permite, desde el navegador del smartphone (también en otros dispositivos, puesto que se trata de una web responsive) ver las fichas geolocalizadas de los terrenos en oferta con sus características (disponibilidad de agua, tipo de cultivo, extensión...), las condiciones del contrato (cesión, arrendamiento, aparcería, masoveria) y el botón para contactar.

Pero la propuesta va mucho más allá. Cuando esté en pleno funcionamiento, esta plataforma contará con un marketplace para la compraventa online de maquinaria agrícola de segunda mano, otro de temática laboral con ofertas y demandas de profesionales especializados, otro de suministros (semillas, fertilizantes) y un foro con conocimientos y comunidad online.

Sensorización de cultivos, análisis de Big Data o robotización son sólo algunas de las innovaciones que están entrando con fuerza en el sector primario

Los bancos de tierras son sólo una de las múltiples innovaciones que están irrumpiendo hoy en el sector agrícola, ganadero y acuícola, con propuestas de valor que van desde el etnoturismo (o turismo etnográfico) vinculado a las tradiciones agrícolas hasta la sensorización de cultivos, la recogida de datos en la nube y el análisis de Big Data, pasando por la robotización o el uso de drones.

Nuevas mentalidades
Para Cristóbal Aguilera, Gestor de la Innovació en el Institut de Recerca i Tecnologia Agroalimentàries (IRTA) de la Generalitat de Catalunya, no es descabellado hacer un paralelismo entre lo que está sucediendo con la Industria 4.0 (basada en la sensorización, el análisis de datos, la fabricación aditiva, la robotización y la Inteligencia Artificial, entre otros) y lo que afronta ahora el sector primario.

Los cambios en la próxima década serán muy intensos también en la agricultura, la ganadería y la acuicultura

«La agricultura, acuicultura y ganadería 4.0 es una realidad -explica Cristóbal Aguilera-, y los cambios en la próxima década serán muy considerables, con modelos más eficientes y una mejor gestión de recursos como el agua». Buena parte de este cambio se basará en un fenómeno relativamente reciente: «A consecuencia de la crisis se está dando un pequeño retorno de jóvenes, hijos de agricultores o ganaderos, que tienen una formación espectacular, y que traen con ellos la necesidad de cambiar los procesos, de hacerlo diferente, y esto está dando mucho valor», explica Aguilera.

«Hay un pequeño retorno de jóvenes, hijos de agricultores y ganaderos, que tiene una formación espectacular y quiere hacerlo distinto» (Cristóbal Aguilera, IRTA)

Son «nuevas maneras de hacer, que están entrando» (prosigue Aguilera) y que van más allá de la adopción de tecnologías que ya hace un tiempo que se extendieron en otros sectores. Se trata de nuevas formas de trabajar y colaborar, de entender la propiedad y los recursos. Aguilera lo ejemplifica: «Ahora, cada payés tiene su tractor. En un futuro, cada cual no tendrá su dron y su tractor robotizado adaptado a su cultivo, sino que lo ideal será compartir. Y es algo que también llegará al tractor, porque no es lo mismo usarlo ocho horas y dejarlo luego parado que compartirlo».

El pago por uso del car sharing, con el que muchos de estos jóvenes se han familiarizado en sus vidas urbanas antes de retornar al campo, llevado ahora a los tractores y a los drones agrícolas. También el mismo pago por uso y las diversas versiones de economía colaborativa que están en la base de propuestas como los bancos de tierras.

Cambio de modelo
Ya hay empresas especializadas que ofrecen servicios de pago por uso en todas estas tecnologías. Se trata de «tecnologías transversales que no proceden sólo del sector primario, sino de otras disciplinas -explica Cristóbal Aguilera-, que ya hace un tiempo que surgieron en otros sectores, y que ahora algunos empiezan a ver que las aplicaciones que han hecho pueden encajar con las necesidades del mundo agrario».

Los datos recopilados con la sensorización de cultivos llegan, ya analizados, al smartphone del agricultor para que éste tome decisiones sobre riego o aplicación de productos fitosanitarios

La sensorización de cultivos, como la que propone Green Smart Data, una spin-off de la Universitat Rovira i Virgili (URV) que desarrolló unos kits conectados a la nube con los que el agricultor obtiene en su smartphone un análisis de los datos recabados (intensidad de la lluvia, temperatura y humedad relativa, nivel de abono, agua disponible en el subsuelo o sensores en hojas), y mediante los cuales puede tomar decisiones sobre tratamientos fitosanitarios o frecuencia de riego, es una de ellas.

Hay muchas más. Pero todas van asociadas a un cambio radical, que sintetiza Cristóbal Aguilera, del IRTA: «En la agricultura tradicional, el 20% del tiempo se dedicaba a la toma de decisiones y el 80% al trabajo en el campo. Ahora es al revés: un 80% es analizar datos, planificar... y sólo un 20% trabajo físico. Es un cambio paradigmático de modelo. O cambiamos, o morimos. Hay que empezar a hacer cosas distinto de como las hemos hecho hasta ahora, y hay que hacerlo rapidísimamente, porque no hay más opción».

Las grandes tendencias:

  • Sensorización y análisis de datos El Big Data es una de las grandes tendencias en el sector primario. La sensorización de suelos, cultivos y ganado está en plena eclosión, con empresas que prestan servicios para la captación de datos y su transmisión a la nube. Pero la clave no está en el sensor que capta la intensidad de la lluvia o en el dron que hace la foto aérea, sino en que detrás haya un equipo técnico que genere algoritmos capaces de interpretar la información recabada, creando una plataforma mediante la que el agricultor pueda tomar decisiones. Y, cuanto más grande la muestra y mayor el volumen de datos analizado (uniendo, por ejemplo, datos de diferentes agricultores), mayor será el valor del análisis.
  • Robotización Brazos robóticos móviles provistos de visión artificial, que se mueven entre viñedos y que son capaces de ver la estructura arbórea de las vides, equipados con unas tijeras y un algoritmo que, en función de los datos recibidos, decide ejecutar cortes quirúrgicos como los que ejecutaría, previo análisis y decisión, una persona. Robots pastores en forma de dron, que sobrevuelan los rebaños e informan de dónde se encuentran los mejores pastos y qué dirección tendrán que tomar. Y que, en no mucho tiempo, serán capaces de conducir ellos mismos ese rebaño hacia los pastos más adecuados. La robotización en el sector primario no ha hecho más que empezar.
  • Inteligencia Artificial y edición genómica Sistemas provistos de capacidad de aprendizaje, que mejoran con la práctica y los comentarios que les hacemos, que nos ayudan a diagnosticar y a tomar decisiones. La Inteligencia Artificial irrumpirá con fuerza en el análisis de datos y en el manejo de robots especializados. Junto a ella, la edición genómica, llamada a substituir a la edición transgénica, promete recuperar especies desaparecidas y adaptarlas a las nuevas condiciones climáticas, mejorando su ADN. Frente a la mala fama de los productos transgénicos, en los que tradicionalmente se encuentra ADN de otras plantas o bacterias, en los de edición genómica sólo habrá mejoras en el propio ADN de los cultivos.

Acerca del autor

Whatsapp

Temas

Comentarios