Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

null
Economía

La temporada turística necesita más personal

La demarcación de Tarragona podría rozar los 11.000 contratos veraniegos entre junio y septiembre, un 10% más que el año pasado

Rafael Servent

Whatsapp

Arranca una nueva temporada turística. Vuelven las contrataciones veraniegas. Y, otro año más, vuelven a crecer. Empresas de Recursos Humanos como Randstad manejan cifras cercanas a los 11.000 contratos (su estimación es de 10.850) entre los meses de junio y septiembre en las comarcas del sur de Tarragona.

Un incremento del 10,4% respecto al mismo período del año pasado. Un 70,1% más si tomamos como referencia los apenas 6.380 contratos generados en la temporada turística veraniega de 2010, en plena Gran Recesión. Se trata de unas cifras que se mueven en el promedio del conjunto de Catalunya (donde el incremento interanual de contrataciones previsto es del 10,5%).

Con estas previsiones, empiezan a notarse las dificultades para cubrir determinadas vacantes en algunos puntos de la demarcación. La falta de personal es más acusada en la zona costera que en el interior, pero los perfiles más buscados son los mismos se busque donde se busque. Hostelería y restauración tiran de la oferta de empleo, con camareros, cocineros, camareros de piso o personal de recepción como los perfiles más demandados.

Pero el tirón de la temporada turística de verano no sólo impacta en restaurantes y alojamientos turísticos. Comercio, transporte, ocio y entretenimiento disparan la demanda de trabajadores entre los meses de junio y septiembre, con perfiles como el de promotor, dependiente y atención al cliente entre los más demandados durante este período del año.

Idiomas, un básico
Junto al comercio, la restauración y la hostelería, los perfiles para infraestructuras de transporte van también al alza en estos meses de verano, en especial en puertos, aeropuertos y estaciones. En todos los casos, el conocimiento de idiomas es básico. Sea para hostelería, restauración o transporte (conductores de transportes colectivos, atención al público en estaciones...), el inglés se posiciona como un requisito indispensable para muchos puestos.

Contar con un segundo idioma extranjero, sin embargo, es hoy ya un plus que puede marcar la diferencia, con el francés, alemán, cualquier idioma escandinavo, ruso, chino y árabe como los más cotizados.

Importante también es la experiencia previa. La necesidad de que las nuevas incorporaciones se adapten de forma rápida y por un breve espacio de tiempo a las vacantes que cubrirán, hace que aquellos candidatos con experiencia en esas posiciones coticen al alza.

Hay también otros elementos intangibles, relacionados con la actitud, igualmente muy valorados en cualquier proceso de selección de candidatos. Perfiles orientados a la atención del cliente y con capacidad comercial son muy buscados en comercio y hostelería.

Faltan cocineros en la costa

La Costa Daurada (informa Esther Figueroa) es un gran atractivo turístico, no solo para las personas del territorio español, sino también para el público internacional. En el año 2017 se batió récord con un total de más de 22 millones de pernoctaciones y cerca de 6 millones de visitantes. El núcleo de los visitantes de la Costa Daurada se los llevan los municipios de Salou, Vila-seca y La Pineda con un total de más de 12 millones de pernoctaciones en la temporada de 2017. Unas cifras que este año, desde la Federació Empresarial d’Hosteleria i Turisme de Tarragona (FEHT), no se cree que se puedan superar; pero ello no significa que la temporada turística no se prevea buena, solamente que la anterior fue una de temporada de récord.

Con el buen tiempo, el turismo crece y, por ello, también aumentan los trabajos temporales. La problemática en verano no se la encuentran los turistas de los municipios de la Costa Daurada, sino las empresas que tienen puestos vacantes para la temporada y que tienen dificultades en encontrar personas cualificadas que quieran ocupar estos puestos temporales. En este sentido, Eduard Farriol, presidente de la FEHT, afirma que «las contrataciones estivales serán similares a las del año pasado» y asegura que la federación es consciente de la dificultad para encontrar personal para estos trabajos estacionales. Por ello, desde la FEHT se trabaja «con nuevos segmentos de mercado para alargar al máximo la temporada».

«El perfil profesional más difícil de encontrar es el de personal cualificado para la cocina» (Eduard Farriol, Presidente de la Federació Empresarial  d’Hosteleria i Turisme de Tarragona)

Los trabajos más buscados durante esta época del año son todos aquellos que tienen que ver, sobre todo, con la restauración y la hostelería como camareros, cocineros, limpiadores de hoteles, recepcionistas, etc. Un sector algo desprestigiado por la población por tener que dedicar muchas horas del día, como aseguran trabajadores del mismo. Por ello, algunas vacantes cuesta llenarlas. Este verano 2018, «el perfil profesional más difícil de encontrar es el de personal cualificado para la cocina», declara Farriol.

Estrategias para la contratación
Las empresas tienen que pensar en estrategias para poder ocupar todos los puestos de trabajo disponibles. Por ello, la FEHT ha desarrollado un plan de formación, cuyos cursos se centran en el sector de la restauración, que es donde hay más plazas disponibles. Para esta temporada, en la que los puestos de cocina están tan buscados, se han realizado buffets y cursos de manipulador de alimentos, operador básico de cocina o de coctelería, cata y análisis sensorial del vino. Además, se ha apostado por la innovación dentro de la cocina con un curso de cocina japonesa y otro para aplicar el nitrógeno a la cocina y postres de los restaurantes.

Además, distintas instituciones del territorio como la Universitat Rovira i Virgili (URV), el Institut Escola d’Hoteleria i Turisme de Cambrils, el Parc Científic i Tecnològic de Turisme i Oci (PCT) y la Federació Empresarial d’Hosteleria i Turisme de Tarragona (FEHT) han creado un plan que les permitirá conocer el estatus de formación de los profesionales actuales. Además, también están trabajando en un proyecto para potenciar los diversos perfiles, a través de formación continuada.

Como novedad este año, desde la FEHT se organizó la jornada Trabaja en el Turismo, dirigida a todo tipo de perfiles profesionales que desearan trabajar en el sector turístico. Alrededor de 400 personas acudieron; y la jornada ayudó a que los empresarios entrevistasen a candidatos para estos trabajos temporales. «Fue un gran éxito y, por ello, la seguiremos implementando en los próximos años», asegura Eduard Farriol.

Pese al reto que suponen las contrataciones de personal, «siempre se acaban cubriendo las vacantes disponibles», asegura el presidente de la FEHT. Quizá una de las razones sea que el salario mínimo en la hostelería llega a los 1.000 euros mensuales, factor que destaca sobre otros sectores profesionales.

Más turistas en el interior

La Conca de Barberà (informa Alba Tudó) se encuentra situada en el corazón de la Ruta del Cister, en el interior de la Costa Daurada, y acoge uno de los lugares más singulares de Catalunya, declarado Patrimonio de la Humanidad: el monasterio de Santa Maria de Poblet. Y es que la comarca ofrece un sinfín de actividades y propuestas para disfrutar de las vacaciones.

Los ayuntamientos y las empresas turísticas de los municipios de la Conca de Barberà (L’ Espluga de Francolí, Vallclara, Vilaverd, Vilanova de Prades y Vimbodí-Poblet) han recibido el sello de ‘Natura i Muntanya en Família Muntanyes de Prades’ que otorga la Agència Catalana de Turisme (ACT), conjuntamente con varios pueblos del Baix Camp (Arbolí, Alcover, Mont-ral, Vilanova de Prades, La Febró, Capafonts y Prades).

«En los últimos años se ha incrementado el turismo interior en la temporada de verano. La gente visita más la comarca, ya que estamos cerca del sol y el mar», explica el presidente de la Associació d’Empresaris de la Conca de Barberà (AEHCB), Jaume Hernández. Una apuesta que se ha ido incrementando en los últimos años.

«Antes la gente desconocía que estamos a tan sólo 25 km de la playa. Tenemos muchos visitantes de Catalunya», puntualiza. El verano pasado, más de 14.000 turistas hicieron una visita guiada a Montblanc. Una cifra muy positiva y que cada año va al alza.

Los empresarios en verano contratan a más gente y no les cuesta encontrar personal. Los trabajos más buscados son los camareros y cocineros. Los socorristas de piscina también van muy buscados. Tienen que estar vigilando mucho tiempo, y deben tener el título profesional de socorrismo acuático.

La  Conca de Barberà se caracteriza por el alojamiento rural, o pequeños hoteles. Aproximadamente hay 40.000 camas en todos los establecimientos de la comarca. «La gente viene aquí pero se queda 4 ó 5 días», cuenta Hernández. El volumen de trabajo se ve reflejado en Semana Santa y en la Setmana Medieval. Los turistas aprovechan el buen tiempo para visitar y disfrutar de las fiestas que tienen lugar en Montblanc. El trabajo temporal se concentra más entre marzo-abril. «Aquí es cuando tenemos más trabajo y más visitantes», asegura Hernández.

«Tenemos más visitantes en Semana Santa y la Setmana Medieval, pero va en aumento el turismo de verano» (Jaume Hernández, Presidente de la Associació d’Empresaris de la Conca)

Durante diez días la capital de la Conca de Barberà acoge a miles de turistas de todo el mundo. La Setmana Medieval es una Fiesta declarada de Interès Turístic Nacional.

Muntanyes de Prades también es uno de los destinos favoritos de los visitantes. Es un territorio lleno de atractivos. Montañas y bosques impresionantes, patrimonio histórico y monumental, productos gastronómicos de primera calidad y, sobre todo, una gran tranquilidad. Pequeños pueblos donde el tiempo parece haberse parado hacen de las Muntanyes de Prades una destinación perfecta para familias con niños que buscan calma, actividades al aire libre y la seguridad de encontrar todo aquello que necesitan.

Hace un mes el Consell Comarcal de la Conca de Barberà editó un mapa turístico que recoge alojamientos, restaurantes, empresas de actividades y ocio. Éste sirve para conocer todas las propuestas de la zona y ofrece todo tipo de propuestas para adultos y niños que visitan las Muntanyes de Prades y no saben qué hacer.

No cuesta encontrar personal
Es una zona en la que, según explican fuentes del sector, no cuesta encontrar personal para cubrir las vacantes de verano. Los trabajos son variados: camareros, cocineros de restaurantes, animadores de cámping, socorristas... Cada año aumentan los turistas.

Este verano se prevé bueno, y empieza después de Sant Joan. Durante el año acuden exursionistas y ciclistas para disfrutar del paisaje único y singular. Y es que durante todo el año hay una gran variedad de actividades para todos los públicos y edades.

Acerca del autor

Whatsapp

Temas

Comentarios