Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

null
Economía

Llega agosto, vuelven las alarmas y seguros de viaje

Instaladores de sistemas de seguridad y compañías aseguradoras viven estos días los efectos del verano en sus negocios

Rafael Servent

Whatsapp

Llega el mes de agosto y, con él, el punto álgido del año en la demanda de seguros de viaje y sistemas de alarma, que se dispara a medida que se agota la cuenta atrás para las vacaciones veraniegas de muchos ciudadanos. Unas vacaciones que, a pesar de los cambios sociales iniciados hace ya algunos años, siguen concentrándose mayoritariamente en los meses de julio y agosto.

"Es el momento del año en el que tenemos más trabajo instalando alarmas" (Josep Mulero, Associació Catalana d'Empreses de Seguretat)

«Nuestro sector se mueve bastante por la estacionalidad», explica Josep Mulero, secretario de la junta de la Associació Catalana d’Empreses de Seguretat (Acaes) y vocal de Instalaciones de esta asociación. «Este mes de julio y el que viene –prosigue Mulero– se incrementa la delincuencia y las solicitudes para montar sistemas de seguridad en el sector residencial y del pequeño comercio».

¿Aumentan tanto en agosto los robos en viviendas y establecimientos comerciales como para explicar ese alza en la demanda? Pues sí... y no. La Asociación Empresarial del Seguro (Unespa), una organización que aglutina a más de 200 entidades aseguradoras y reaseguradoras en el Estado español, con un 96% del volumen de facturación en este mercado, confirma el mes de agosto como una de las puntas del año en robos en los hogares. Pero no más que en meses como noviembre o diciembre.

En un reciente informe sobre los robos en los hogares catalanes –con datos de 2015 sobre 23.000 siniestros en una muestra de 1,7 millones de pólizas de seguro de vivienda–, un 9,10% de los partes al seguro por robo en el hogar se concentraron en el mes de agosto. Noviembre, con un 9,19% de los partes de todo el año, y diciembre, con un 9,24%, superaron ese registro, mientras meses como marzo (un 7,33% de los robos del año) o septiembre (7,57%) quedaban claramente por debajo.

El coste medio por robo en viviendas de la demarcación de Tarragona es de 2.382 euros

Unos datos que explican por qué el momento del año con más robos en viviendas es la Noche de Reyes, y no el 15 de agosto. Aunque lo que haya calado entre los ciudadanos sea el mes de agosto como paradigma de la vivienda o el negocio vulnerable a los amantes de lo ajeno.

Es precisamente ese estereotipo popular (basado en datos reales, aunque parciales) lo que convierte cada año los meses de julio y agosto en el momento en el que los instaladores de sistemas de alarma hacen su agosto.  Entre un 20% y un 30% más de solicitudes de proyectos es el impacto que calculan en su negocio para estos meses veraniegos. «Es el momento del año en el que tenemos más trabajo», admite Josep Mulero, de Acaes.

Quienes se interesan en esta época por la contratación de esos servicios no son las empresas de tamaño medio y grande que tienen claro que los robos suceden a lo largo del año, sino esos ciudadanos y pequeños comerciantes que cierran sus pisos o sus tiendas para irse de vacaciones veraniegas.

Por un sistema de alarma y videovigilancia básico para un piso con un par de detectores, conectado a una central de alarmas, se están cobrando unos 1.000 euros
 

Por un sistema básico para un piso con un par de detectores, conectado a una central de alarmas, se están cobrando unos 1.000 euros, mientras que un sistema equivalente en una vivienda unifamiliar aislada puede oscilar entre los 2.000 y los 4.000 euros, a los que debe añadirse una cuota mensual por la conexión a la central de alarmas de unos 30 euros.

¿Qué buscan quienes solicitan su instalación? «Hoy preocupa no sólo el robatorio en sí mismo, aprovechando que se está ausente del domicilio, sino que cuando regresen se encuentren a alguien ocupando su casa», explica Josep Mulero, de Acaes.

Casi 2.400 euros por vivienda
Con un coste medio por robo de vivienda de 2.382 euros en la demarcación de Tarragona –inferior a los 2.902 euros de promedio en Catalunya pero por encima de Lleida (1.971) y Girona (1.926), y sólo superado  por Barcelona,  con 3.153 euros por robo–, la demanda de sistemas de alarma y de seguros del hogar está justificada, pero no su estacionalidad.

Esta estacionalidad puede explicarse en entornos muy urbanos como el área metropolitana de Barcelona, que se despobla en los meses veraniegos, pero no en demarcaciones como la de Tarragona, que pese a tener ciudades como Tarragona o Reus con patrones similares a los de Barcelona, cuentan con municipios en toda la línea de costa que multiplican su población en este periodo del año. Las segundas residencias son, precisamente, el objetivo de esos robos (y no pocos) que se producen en meses como noviembre y diciembre.

El seguro del hogar es estable
Siguiendo la secuencia de lo que sucede en el sector de los sistemas de alarma y videovigilancia, sería lógico pensar que los seguros del hogar sigan también esta senda, y sus contrataciones se disparen durante estos meses.

"El seguro de viaje es muy estacional, con los picos más fuertes en Semana Santa y verano" (Fernando Summers, Rastreator.com)

¿Es así? Preguntado sobre ello, Fernando Summers, CEO del comparador y correduría de seguros online Rastreator.com destaca que, pese al incremento de los siniestros por robo en determinados municipios durante el mes de agosto –y, con ellos, la mayor demanda de instalaciones de sistemas de seguridad en domicilios y comercios–, los seguros del hogar no se ven afectados por este fenómeno: «Es un producto –explica Fernando Summers– que no tiene una estacionalidad marcada y en el que, a diferencia de con otros productos, las cuotas no suelen aumentar en verano».

Robo, incendio, daños eléctricos y responsabilidad civil son las coberturas clave en el hogar para estos meses de verano, según el análisis de Rastreator.com. En este último capítulo (la responsabilidad civil de los propietarios que alquilan viviendas vacacionales, pero también de los alojados, para cubrir posibles desperfectos causados por ejemplo por niños o mascotas), los seguros de mascotas, aunque muy de nicho, sí experimentan un incremento de contrataciones en los meses veraniegos.

Los seguros para mascotas pueden cubrir desde la atención veterinaria en viaje hasta la responsabilidad civil hacia terceros

Estos seguros para mascotas pueden cubrir desde la atención veterinaria en viaje (o al alojarse en una residencia para animales de compañía) hasta la responsabilidad civil en caso de causar daños a terceros.

Pero, sin duda, el producto estrella en estos meses de verano en el sector asegurador es el seguro de viaje. «Es un producto con mucha estacionalidad –cuenta Fernando Summers, de Rastreator.com–, en el que sus picos más fuertes suelen ser en Semana Santa y verano, por lo que durante esos meses las cuotas suben significativamente».

Agosto para coger aviones
Quienes contratan este tipo de seguros suelen hacerlo –explican desde Rastreator.com– para ir de viaje fuera de Europa. «Buscan estar seguros –prosigue Summers– en lugares donde no hay sanidad pública, como EEUU, Canadá o Japón, o en los que no se fían de que la sanidad pública sea muy buena».

Los datos confirman el uso de este tipo de seguros, aunque no tanto la coincidencia entre el tipo de cobertura más demandada (relacionada con la salud) y la más usada. Mientras los partes a los seguros de asistencia en viaje por enfermedad o accidente se sitúan estos meses en niveles estables, los partes por robo o pérdida de equipajes alcanzan el punto álgido del año.

El 16,89% de esos partes por robo o pérdida a lo largo del año se dan en el mes de agosto –según la patronal de empresas aseguradoras y reaseguradoras Unespa–, con meses como febrero (con apenas un 3,65%) como contrapunto.

"Es indudable que ha crecido el interés y el conocimiento del cliente sobre todo este tipo de seguros" (Josep Garcia, Aon)

Esta marcada curva ascendente en agosto tiene que ver, sin duda alguna, con los desplazamientos vacacionales de larga duración. Por contra, en meses invernales, mientras este tipo de partes se mantienen en mínimos, se disparan las comunicaciones por accidente a los seguros de asistencia en viaje. Es decir, la típica rodilla rota esquiando.

Asistencia en viaje
Tampoco en este caso los seguros de asistencia en viaje deberían ser algo estacional, aunque el interés por ellos se dispara en estos meses veraniegos. En el ejemplo del accidente de esquí, Josep Garcia González, manager del departamento de Turismo en la consultoría de riesgos y correduría de seguros Aon en España, explica que muchas de las empresas que comercializan paquetes de ocio en los que se incluyen actividades deportivas o de aventura ya cuentan en esa oferta con una cobertura por accidente, donde el beneficiario es el cliente, más allá de la habitual póliza de responsabilidad civil.

Pero, al margen de que «la agencia de viajes –cuenta Josep Garcia– tenga la obligación de ofrecerte como cliente un seguro de viaje y que el mayorista te lo pueda incluir en el pack, es indudable que ha crecido el interés y el conocimiento del cliente sobre la existencia de todo este tipo de seguros, con un conocimiento cada vez más grande de los riesgos, que hace veinte años no había».

Acerca del autor

Whatsapp

Temas

Comentarios