Mundo gatuno

Cuidados. Las enfermedades víricas no son extrañas a los gatos, animales con sus propias singularidades

Gloria Aznar

Whatsapp

«Los gatos tienen sus particularidades, no son perros pequeñitos. Se estresan muy fácilmente y este es un factor que se debe prevenir respetando su independencia, ya que normalmente necesitan lugares apartados donde estar. Tampoco se adaptan rápidamente a los cambios. Muchas veces somos nosotros los que tenemos que adaptarnos a ellos, por lo que no debemos forzar la interacción». La veterinaria Paola Salvini, del Racó de Milú (elracodemilu.com), apunta a estas sencillas pautas conductuales para la buena salud de los mininos, en la que la dieta es de vital importancia. Mientras, en cuanto a dolencias, también sufren las suyas propias. En este sentido, Paola destaca, sobre todo, las enfermedades infecciosas, más o menos habituales en la consulta, que pueden producir cuadros complicados. Algunas de ellas son el síndrome de inmunodeficiencia felina, también conocido como el sida de los gatos. El virus de la leucemia felina (VLFe) o la panleucopenia.

No obstante, Salvini resalta los hábitos del animal. «Si están dentro del piso o casa y no tienen contacto con otros gatos, no se van a contagiar. Es más probable que se den estos casos cuando hacen vida libre ya que se dan por mordedura, saliva o por las heces de un animal enfermo, por ejemplo». Y esto vale también para los animales que en ocasiones pasean por calles y terrazas. «En todas las ciudades hay colonias. Si el gato casero se encuentra con otros congéneres contagiados y se pelean, se puede ver afectado». ¿Y si no salen de casa? «En ocasiones ya llegan con estas patologías porque se pueden transmitir vía trasplacentaria. Hay que tener presente que muchos gatos adoptados llegan directamente de la calle». Por ello las protectoras los entregan con el test de leucemia e inmunodeficiencia realizados.

Los gatos enfermos modifican su comportamiento y algunos de estos cambios se materializan en dormir y comer menos, apatía o inactividad. Cuando esto va acompañado de vómitos o diarreas que superan las 24 horas, es conveniente acudir al veterinario.

1. El gato negro

La mala fama se remonta a la época de las brujas. FOTO: getty

El color de la mala suerte


A lo largo de la historia los gatos negros han tenido connotaciones distintas, una ambivalencia, eso sí, que siempre se ha relacionado con el bien y el mal, dependiendo de la época. Así, no fue hasta el siglo XVII cuando la Iglesia Católica empezó a relacionarlos con la brujería en numerosas partes del mundo. Se dice que se temía que fueran los familiares de estas mujeres perseguidas, lo que derivó en ser considerados como portadores de la mala suerte. Sin embargo, en el Antiguo Egipto gozaban de gran reconocimiento. En la tierra de los faraones eran animales sagrados y estaban relacionados con el culto a la diosa Bastet, que se remonta a los primeros tiempos de la civilización egipcia y se la menciona en los Textos de las Pirámides y el Libro de los muertos. Es una diosa pacífica que representa la protección, el amor y la armonía. No obstante, cuando se enfada, se transforma en una mujer con cabeza de leona, asimilándose a la diosa Sejmet.

2. Gato de Schrödinger

Un gato, vivo y muerto, en una caja con veneno. FOTO: youtube

Vivo y muerto a la vez

Erwin Schrödinger fue un físico y filósofo austríaco que realizó importantes contribuciones en la mecánica cuántica y la termodinámica. Su experimento más famoso lo llevó a cabo precisamente con un gato. En 1935 introdujo en una caja opaca uno de estos animales vivo, una botella de gas venenoso y un dispositivo  que contenía una partícula radiactiva con una probabilidad del 50% de desintegrarse en un tiempo determinado. De tal manera que si la partícula se desintegraba, el veneno se liberaba y el gato moría. Sucede que hay una propiedad que poseen los electrones, de poder estar en dos lugares distintos al mismo tiempo, pudiendo ser detectados por los dos receptores y dando a sospechar que el gato está vivo y muerto. Por ello, según los principios de la mecánica cuántica, la descripción correcta del sistema en ese momento será el resultado de la superposición de los estados «vivo» y «muerto».  La naturaleza del proceso sigue siendo una incógnita, que ha dado lugar a distintas interpretaciones.

3. Los gatos más famosos

El gato ‘Jonesy’ pudo sobrevivir junto a Ripley. FOTO: DT

En el cine y la televisión


Las mascotas gatunas también han acompañado a los humanos en numerosas películas, series y dibujos animados. El perezoso y hambriento de lasaña Garfield, el gato con botas, los aristogatos, Don gato y su pandilla o el gato de los Simpson son solo algunos ejemplos, animales que han generado millones de euros a sus creadores. También en la literatura, como Church, que vuelve del más allá en ‘El cementerio de animales’, del estadounidense Stephen King. Otros ‘actores’ de la gran pantalla han pasado más desapercibidos como ‘Jonesy’ en ‘Alien’, miembro de la tripulación que originariamente debía espantar a los roedores de la nave espacial. El animal, curiosamente, sobrevivió junto a Ripley. Eso sin olvidar las muchas versiones de ‘Catwoman’ en los últimos años. Este personaje ficticio fue creado por Bill Finger y Bob Kane y aparece en los cómics  publicados por DC Comics, comúnmente en asociación con el superhéroe Batman.

Temas

Comentarios

Lea También