Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

null
Economía

Negocios a la fresca

La reactivación del consumo y la rebaja del IVA mejoran las perspectivas del sector del ocio nocturno

Rafael Servent

Whatsapp

Después de Nochevieja, la verbena de Sant Joan es la segunda noche del año con más facturación para el sector del ocio nocturno en Catalunya. Sant Joan abre la temporada de los negocios a la fresca en un sector que, según estimaciones de la patronal Fecasarm (Federació Catalana d’Associacions d’Activitats de Restauració i Musicals), cuenta en Catalunya con 11.000 locales de ocio y restauración nocturna, emplea a unas 70.000 personas de forma directa y otras 30.000 indirecta,  y es responsable, a escala estatal, del 3% del PIB.

Tras años de apuros por la caída del gasto a causa de la Gran Recesión, por un lado, y por la subida  en 2012 del IVA para la venta de copas y entradas de discoteca desde el 8% hasta el 21%, por el otro lado, las perspectivas para este año son bastante mejores.

Hace justo un año que el IVA para este sector económico volvió a bajar desde el 21% hasta el 10%. Dos puntos por encima de ese 8% que había conocido la industria del ocio nocturno años atrás, pero mucho mejor que en los años más duros.

«Desde junio del año pasado hay más movimiento, más alegría, con nuevas aperturas e inversiones» (Joaquim Boadas, Secretario general de Fecasarm)

«La modificación de la ley en 2017 -explica Joaquim Boadas, secretario general de la federación empresarial catalana Fecasarm- fue una botella de oxígeno brutal para el sector del ocio nocturno. Ha sido un cambio muy importante, que ha hecho que las empresas [de este sector] se hayan recuperado bastante de la caída de ingresos».

Los primeros efectos de la rebaja del IVA ya se notaron durante la pasada temporada de verano. «La crisis -prosigue Boadas-, junto al IVA, hicieron que muchos empresarios tuviesen que cerrar sus negocios, pero en 2017 vieron la luz, y confiamos que este 2018 sea el año en el que pasen a recuperarse».

Demanda estable
Entre la noche del 23 de junio (verbena de Sant Joan) y la primera quincena de julio, el negocio de este sector se acelera hasta llegar a su punto máximo entre el 15 de julio y el 15 de agosto, para relajarse algo hasta el 11 de septiembre, donde tradicionalmente se da por terminada la temporada veraniega en Catalunya.

Son esos 30 días entre la segunda quincena de julio y la primera de agosto los que, según Boadas, «concentran la facturación más importante de todo el año» para el sector del ocio nocturno, que sin notar un incremento de la demanda sí cuenta con mejores perspectivas de rentabilidad gracias a la rebaja del IVA.

Es lo que, en opinión de Fecasarm, augura una reactivación de las inversiones (que nunca se detuvieron, pero que llegaron en muchos casos a cifras de pura subsistencia). «Desde junio del año pasado hay más movimiento, más alegría, con nuevas aperturas e inversiones», explica Joaquim Boadas.

El Beach Club (con licencia de discoteca al aire libre, que suele incorporar piscinas y que abre al mediodía para cerrar habitualmente a medianoche), junto al Lounge Club  (lugares donde poder cenar y tomar copas después) son las dos grandes tendencias en estas nuevas aperturas.

Camareros profesionales especializados, disc jockeys o personal de control de acceso y de seguridad, por este orden, son los perfiles más demandados en un sector que cada verano amplía en Catalunya su plantilla con entre 5.000 y 6.000 personas más.

Vuelven los ochenta y los noventa

El must de esta temporada de verano 2018 y la tendencia principal de este año, informa Esther Figueroa, se centra en la realización de fiestas de los años 80 y de los años 90 para atraer a un público que, quizá, con música más actual no iría a una sala a bailar. «Muchas salas están realizando sesiones con música de los 80’s y 90’s para ampliar las edades de su público y para diversificar más la oferta», explica Fernando Martínez, portavoz de la Federació Catalana de Locals d’Oci Nocturn (Fecalon).

Este aspecto lo reafirma Hugo Battini, propietario de la discoteca Flash Back Salou, asegurando que en estas fiestas se atrae un público que «normalmente no saldría de fiesta: nosotros le damos una ocasión para juntarse, para bailar, para pasar un rato agradable y para rememorar sus años más jóvenes».

Esta creación de fiestas no solo se debe a que los locales quieren ofrecer diferentes servicios a su público, sino que también tiene relación con que haya una menor oferta porque muchos lugares han cerrado sus puertas durante estos últimos años. Hugo Battini explica que él y su negocio llevan muchos años instalados en Salou y que, en la actualidad, «hay menos locales que antes porque  hay menos oferta». Y añade que «antes quizá había un 30% más de locales».

Elaine McParland, presidenta de la Asociación de Empresarios de la Zona Turística de Salou, también cree que ahora hay menos establecimientos y que esto «ha mejorado la calidad de la oferta de Salou, tanto en imagen como en el tipo de cliente»; lo que se podría llamar calidad antes que cantidad.

Modelo de ‘tardeo’
El ocio nocturno de la Costa Daurada gana público con los visitantes de los diferentes eventos que se celebran en los municipios, que acuden a sus locales por la noche, después de las actividades. Por ello, desde la Federació Catalana d’Associacions d’Activitats de Restauració i Musicals (Fecasarm) se apuesta por la ampliación horaria veraniega para los locales de ocio nocturno. Fecasarm espera que con esta ampliación se contribuya a mejorar la oferta nocturna.

«El ‘tardeo’ abastece un público mucho más diverso tanto en edad como en hábitos de ocio» (Fernando Martínez, Portavoz de Fecalon)

Esta ampliación ayuda a los locales de ocio nocturno porque, tal y como expresa Fernando Martínez, de Fecalon, desde la asociación se quiere apostar, tanto en la Costa Daurada como en el resto de Catalunya, por un modelo «de tardeo con restauración y copas, que abastezca todos los horarios y ambientes para cualquier edad». El tardeo o afterwork es una tendencia que se está intentando impulsar desde el sector porque es una práctica que aterrizó en España hace algunos años y que «abastece un público mucho más diverso tanto en edad como en hábitos de ocio», explica Fernando Martínez.

El afterwork fortalece las relaciones entre los compañeros de profesión de una forma informal, lejos de las paredes de los despachos, en un local en la ciudad. La presidenta de la Asociación de Empresarios de la Zona Turística de Salou, Elaine McParland, también expresa su deseo por «un tipo de ocio nocturno más de terraza» en el que la gente se pueda relajar mientras toma algo fresquito, escucha algo de música y disfruta con sus compañeros de trabajos, amigos, familia... «Nosotros tratamos de hacer todo lo posible por ser una referencia dentro de Salou, para que gente de fuera venga y le interese venir por tener una buena propuesta de ocio nocturno», coincide Hugo Battini.

Acerca del autor

Whatsapp

Temas

Comentarios