Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El edificio del Tecnoparc, en Reus, acoge el vivero de empresas de Tecnoredessa.
Economía

Recetas de éxito para viveros y aceleradoras de empresas

La incubadora empresarial de Reus figura en el número uno de su categoría en el ranking 2016-2017 que elabora Funcas 

Rafael Servent

Whatsapp

Cerca de 580 viveros de empresas en toda España. Y subiendo. El polideportivo fue material de primera para cortar una cinta inaugural antes de unas elecciones municipales, en plena burbuja del ladrillo. ¿Por qué no hacer lo mismo con un vivero de empresas municipal?

Pues porque si algún ayuntamiento se plantea hoy algo parecido, no sólo estaría cometiendo un error cantado, sino que además llegaría muy tarde  a la competición. Tanto como casi cuatro décadas. La primera generación de viveros de empresas en España se remonta a la década de los años ochenta.

Y, efectivamente, el componente inmobiliario era el plato fuerte. Cinta aquí y cinta allá, y tan contentos. Aunque no siempre. Los hubo que buscaron desde el principio ese plus, arrimándose a institutos de investigación o centros universitarios.

¿Ha habido viveros de empresas creados con el único fin de cortar una cinta inaugural? Los ha habido, pero menos que rotondas.

Tras la primera generación de viveros vino la segunda, ya en la década de los noventa, con incubadoras que, además de ofrecer espacios para las empresas, completaban la oferta con servicios de asesoramiento, formación, creación de redes de contactos e incluso acceso a financiación. Algunos de ellos empezaron a enfocarse hacia las nuevas tecnologías.

Pero no hay dos sin tres. La tercera generación de incubadoras surge en paralelo a la segunda, en el año 1998, para proveer a los emprendedores de herramientas para la exportación de sus productos innovadores a través de programas para el desarrollo de incubadoras de empresas. La creación de redes internacionales y la transferencia tecnológica están en el ADN de estos viveros de empresas.

La proliferación de viveros de empresas se ha acentuado en los últimos años.
La proliferación de viveros de empresas se ha acentuado en los últimos años.


¿Qué ha quedado de todo esto y dónde nos encontramos? Es lo que trata de describir, un año más, la última edición del informe de Funcas (Fundación de las Cajas de Ahorros) sobre el ecosistema de viveros y aceleradoras de empresas en España, donde se han analizado a un total de 578 viveros repartidos por todo el Estado para elaborar un ranking pormenorizado por categorías y tipología de servicios.

Francisco Blanco, profesor titular de Economía en la Universidad Rey Juan Carlos y coordinador del Ranking de Viveros Funcas, constata que «ha habido un crecimiento muy importante de viveros en los últimos años, pero seguimos estando por debajo de la media de la Unión Europea».

"Los viveros de empresas crean más empleo y de mayor calidad" (Francisco Blanco, coordinador del Ranking de Viveros Funcas)

¿Ha habido viveros creados con el único fin de cortar una cinta inaugural? Los ha habido, aunque muchos menos que rotondas, jardines y edificaciones multipropósito varias. «Ha habido sobrecapacidad en algunos casos», admite Blanco. «¿Burbuja?», prosigue. «No creo».

Aunque sí falta de profesionalidad. «El vivero de empresas –explica este profesor de Economía– no crea empresas por sí solo, ha de haber un acompañamiento. Si montamos sólo un edificio, es un juguete roto. Como un polígono industrial, un polideportivo o un hogar del jubilado. Bien gestionado, sin embargo, por cada euro invertido en él retornan tres. Pero ha de haber detrás un respaldo de una universidad, de una asociación de empresarios...»

En efecto: hay viveros que lo están haciendo mejor que otros. Es lo que trata de poner negro sobre blanco este ranking que elabora anualmente Funcas, cuyo propósito no es otro, según señala Francisco Blanco, que «identificar los viveros que lo están haciendo bien, para que los otros mejoren».

Tamaño de las empresas en Catalunya.
Tamaño de las empresas en Catalunya.


«Si mejoran –prosigue–, la tasa de fracaso disminuye, y más empresas viven, lo que redunda en mayor empleo y de mayor calidad». Los datos que maneja Funcas son elocuentes. Al cabo de tres años de su fundación, un 56% de las empresas que han pasado ese tiempo fuera de la red de viveros sobreviven, de promedio. En el caso de aquellas que han estado alojadas en algún vivero, su porcentaje de supervivencia se dispara hasta el 89%.

Distribución del empleo en España.
Distribución del empleo en España.


¿Por qué? Pues, en opinión de Francisco Blanco, porque «lo que hace el vivero es que estas empresas no cometan tantos errores como otras». Pero todavía queda la segunda parte del ranking. Es la que se refiere a las aceleradoras de empresas. Que comen aparte. El fenómeno es tan reciente (la mayoría de ellas han surgido durante esta década), que hasta para definirlo surgen problemas. Pero en esencia, comparten muchos puntos en común con los viveros de empresas, con el añadido de que las empresas alojadas en ellas lo hacen por un tiempo limitado y reciben financiación para crecer a cambio de un porcentaje de la empresa.

Por regla general, estos programas de aceleración (que durante el periodo en el que tienen alojada a una empresa no sólo ofrecen financiación, sino también asesoría, formación y acompañamiento) suelen terminar con una presentación de la empresa ante inversores, en una jornada conocida como ‘Demo Day’.

Diferencias entre viveros y aceleradoras de empresas.
Diferencias entre viveros y aceleradoras de empresas.



Redessa, el mejor de España
Dicho lo cual: ¿Cómo sale la fotografía de los viveros y aceleradoras de empresas de las comarcas del sur de Catalunya? Pues con claroscuros. Punto de medallero: Redessa, en Reus, es el mejor vivero de empresas del Estado español en el Ranking Global Funcas de viveros de empresas 2016-2017 en la categoría de viveros medianos, además de ocupar un nada desdeñable puesto número 11 en el ranking global.

Instalaciones de Tecnoredessa en Reus.
Instalaciones de Tecnoredessa en Reus.


Este vivero inaugurado en 1995, al que en el año 2011 se le sumó Tecnoredessa, en el Tecnoparc de Reus, gestiona de forma conjunta más de 26.000 metros cuadrados de oficinas, además de espacios industriales, con unas 110 empresas instaladas y un millar de personas.

«Redessa es hoy el campeón de los medianos», explica Francisco Blanco, coordinador de este ranking. «Le falta muy poco para entrar en la categoría de los viveros avanzados yconvertirse en uno de los diez mejores de España». ¿Quién encabeza esa lista? Pues ni Barcelona ni Madrid. Se trata del Cloud Incubator Hub de Murcia. La excelencia, a veces, puede encontrarse en Murcia, en Reus o en Móstoles, donde por ejemplo el Vivero de Empresas de Móstoles cuenta con un acuerdo con la Agencia Espacial Europea que lo ha disparado hasta el décimo vivero de España.

"Este tipo de rankings te ayudan a ver en qué tienes que mejorar" (Marc Arza, Redessa)

Marc Arza, concejal de Promoció Econòmica i Ocupació del ayuntamiento de Reus, de quien depende Redessa, se muestra «muy contento» por ese lugar de privilegio y coincide en destacar que «una cosa interesante de estos rankings es que te permiten ver qué hemos de hacer para mejorar, y te ayudan a hacer las cosas mejor».

Hay cinco factores que son clave, y que marcan la diferencia en cualquier vivero de empresas. Por orden: Difusión del espíritu emprendedor, preincubación (ayuda en la elaboración del Plan de Negocio), creación de la empresa (ayuda a los emprendedores para constituir su empresa), incubación-consolidación (estancia en el vivero) y, por último, graduación (consolidar una red con las empresas que estuvieron allí y ahora vuelan solas).

«Hacer el seguimiento de las empresas que se han ido –admite Marc Arza, de Redessa– es una asignatura pendiente que tenemos, y es un esfuerzo regular que hay que hacer. Por eso son útiles estos rankings».

Fundació URV
En ocasiones, un vivero puede alcanzar posiciones de excelencia en alguno de estos puntos. Es el caso del Viver d’Empreses de la Fundació URV, dependiente de la Universitat Rovira i Virgili y con sede en el Centre de Transferència de Tecnologia i Innovació (CTTi) de Tarragona, que ocupa la posición 63 en el conjunto de viveros empresariales del Estado, pero brilla con una segunda posición en difusión del espíritu emprendedor o en una sexta plaza en incubación avanzada y en graduación.

Una sesión del MBA de la URV en el CTTi de la Fundació URV.
Una sesión del MBA de la URV en el CTTi de la Fundació URV.



Lourdes Jané, directora del CTTi y responsable del Viver d’Empreses de la Fundació URV –creado en 1997 inspirándose en el vivero del Massachusetts Institute of Technology–, destaca el papel que ejercen aquí URV Emprèn y la Càtedra d’Emprenedoria i Creació d’Empreses de la URV, «con la cual formamos un pack que nos permite entrar en el acompañamiento del emprendedor, desde el plan de empresa hasta su internacionalización o las rondas de financiación».

"Las empresas que han pasado por aquí nos hacen de embajadoras" (Lourdes Jané, Viver d'Empreses de la Fundació URV)


Equipado con laboratorios y despachos, este vivero cuenta con una incubadora de spin-offs de la propia universidad, pero también con espacios para startups externas, con un especial énfasis en «el seguimiento de las empresas que han pasado por aquí, que nos hacen de embajadoras», señala Jané.

La asignatura pendiente hoy  en el sur de Catalunya es contar con alguna aceleradora de empresas. A finales del pasado 2016, la Generalitat cortó el grifo a la financiación de todas sus aceleradoras territoriales, entre las que se incluía la aceleradora Catalunya Sud, ubicada en Tecnoredessa, en Reus. El mejor vivero de empresas de tamaño medio de España.

Acerca del autor

Whatsapp

Temas

Comentarios