Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Naltros 5 vinos naturales, ecológicos y biodinámicos de la provincia por menos de 10 euros

Vinos naturales, ecológicos y biodinámicos, ¿Qué es qué?

Es tendencia hablar de vinos y todavía más si le añades la etiqueta natural, ecológico o biodinámico.

Sílvia Fornós

Whatsapp

La sumiller Anna Casabona habla de una realidad: «Cada vez hay más viticultores que se animan a entrar en esta dinámica. Lo que es muy positivo porque contribuyen a buscar fórmulas de agricultura más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente». La siguiente pregunta es clave: ¿Qué son y qué significan los vinos ecológicos, naturales y biodinámicos?

Puedes empezar por diferenciar los vinos convencionales que, según la sumiller Anna Casabona, «son aquellos que permiten al agricultor utilizar productos químicos aceptados sin ninguna restricción», de los ecológicos «para los que solo pueden utilizar el azufre de toda la vida y el sulfato de cobre, los abonos deben ser orgánicos, etc.». Una curiosidad: para controlar la plaga del gusano de la viña se utilizan trampas sexuales. «Consiste en colocar trampas con feromonas en la viña para despistar a las mariposas, para que los machos no encuentren a las hembras y no puedan procrear», asegura la sumiller. Reconocerás los vinos ecológicos porque en la etiqueta tienen el sello de certificación de la CCPAE. Ahora ya sabes diferenciar un vino convencional de un ecológico. 

Llega el turno de los vinos biodinámicos. ¿Sabes quién era Rudolf Steiner? Es el padre de la agricultura biodinámica y la razón de ser de estos vinos. «En lugar de utilizar productos químicos cuando una plaga ataca la viña, se utilizan ‘preparados biodinámicos’ para proteger las vides», detalla Anna Casabona. ¿Has oído hablar de cuernos de vaca rellenos de estiércol? Este es uno de los preparados más conocidos según la sumiller y que sirve para sembrar el campo de microorganismos beneficiosos y captar y transmitir las energías cósmicas. También están pendientes de los movimientos planetarios y de la luna para realizar cualquier acción. Si quieres tener la certeza de que descorchas una botella de vino biodinámico busca el sello de Demeter.

sumiller
La sumiller Anna Casabona. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Ahora es el momento de los «mal nombrados» vinos naturales. «Todos los vinos son naturales pero existe una tendencia en viticultores y elaboradores cuya filosofía es intervenir lo menos posible en la elaboración del vino», detalla la sumiller. La misma destaca que una de las características más conocidas de estos vinos es que «no utilizan sulfitos añadidos para ayudar a la conservación del vino, a diferencia del resto de vinos». 

¿Por qué hay sulfitos?
Contiene sulfitos. Es lo que se puede leer en cualquier etiqueta de una botella de vino. Pero, ¿qué son los sulfitos y porqué hay sulfitos en el vino? Según explica Anna Casabona «son derivados del azufre que ayudan a conservar el vino y a garantizar que no se oxidará, no se picará, que no habrá bacterias y levaduras que pudieran causar problemas…». 
Ningún vino tiene 0,0 sulfitos. La razón está en el proceso de elaboración de la bebida. «Durante la fermentación las mismas levaduras producen sulfitos en pequeñas cantidades, por lo tanto lo único que podemos encontrar son vinos sin sulfitos añadidos que serían los vinos naturales», asegura la también enóloga. 

La conservación
En el caso de los vinos convencionales y ecológicos, la conservación es la misma. Lo único que debe preocuparte es, según la sumiller, «que no haya cambios de temperatura bruscos, sino que sea estable, igual que la humedad». 
Cuando se trata de vinos naturales la precaución a la hora de conservarlos debe ser mayor porque son «vinos que están desprotegidos». «Lo ideal es consumirlos lo antes posible desde que compramos la botella y hacerlo en establecimientos donde tengamos la seguridad de que no los tienen desde hace tiempo». Las bodegas o tiendas especializadas son la mejor garantía. 

Carácter en boca

Si lo que te preocupa es el sabor, encontrarás diferencias perceptibles en boca en los vinos naturales. La razón es que «el vino sigue evolucionando dentro de la botella». Podrás encontrar aromas que te recordarán a sidra y manzana en un vino blanco. En el aspecto visual también acostumbran a ser más turbios. Pero «entre un buen vino natural y un buen vino ecológico, tu paladar no notará la diferencia. Se trata de una opción personal, es decir, de escoger el vino que mejor se adapte a tu filosofía de vida», concluye Anna Casabona.

1. Sant Pere d’Embigats

El Celler Carlania (DO Conca de Barberà) presenta este vino ecológico de color amarillo cobre brillante , nítido y transparente, y con suaves reflejos rosados. Aromas florales, herbáceos y frescos toques cítricos. 

2. L’Abrunet blanc

carlania_naltros.jpg
Este vino ecológico sin crianza del Celler Frisach (DO Terra Alta) presume en copa de un color amarillo paja con reflejos verdosos y de nariz exuberante. Un gran blanco que deja claras las posibilidades de la Terra Alta.

3. Joan d’Anguera Jove

El Celler Joan d’Anguera (DO Montsant) presenta este vino biodinámico elaborado a partir de las variedades Syrah y Garnacha. Es un vino joven, fresco y afrutado. Equilibrado e impetuoso.

4. Mas Picosa negre

Este vino ecológico del Celler de Capçanes (DO Montsant) destaca por un color rojo cereza con destellos violeta. Aromas exóticos y de cereza. Concentrado y con el carácter típico de la Garnacha. 

5. Nuce Joven

Este vino de la bodega Nuce Ecològic (DO Tarragona) no contiene sulfitos añadidos. Color rojo intenso y con buena capa. El vino es muy franco, en nariz encontramos notas de frutas rojas y negras y destaca su intensidad.

Temas

Comentarios

Lea También