Catalunya

Albert Batet, en ‘pole position’ para ser conseller

El alcalde de Valls está en todas las quinielas para formar parte del Govern. JxCAT sondea también al ex de Tortosa, Ferran Bel, quien prefiere continuar como diputado en el Congreso 

El alcalde de Valls, Albert Batet, está en todas las quinielas para ser conseller.

Después de que en el tramo final de la pasada legislatura Tarragona se quedara sin representante en el Consell Executiu tras las renuncias de Jordi Jané y Meritxell Ruiz, ahora la negociación entre Junts per Catalunya y ERC busca tanto el «equilibrio territorial» como la «paridad» de género y en el reparto al 50% de las conselleries, según indican al Diari varias fuentes consultadas, las cuales no confirman, sin embargo, que ya esté decidido que Tarragona tenga conseller. 

Las conversaciones podrían llegar en breve a un primer acuerdo para legitimar en el Parlament el papel de Carles Puigdemont desde Bruselas, pero el documento definitivo para el pacto de gobierno «aún tardará» en firmarse. La idea es que el nuevo ejecutivo cuente con destacados dirigentes locales de los dos partidos y, en este sentido, es donde coge fuerza la opción de Batet.

Batet cuenta con la máxima confianza por parte de Carles Puigdemont

El nombre del político vallense ya hace semanas que está sobre la mesa. Batet forma parte del «pinyol» de Carles Puigdemont, hasta el punto de que fue una pieza clave en la formación de la candidatura.

Asimismo, después de las elecciones ha viajado en numerosas ocasiones a Bélgica para entrevistarse con el exPresident y, recientemente, ha sido nombrado portavoz adjunto del grupo parlamentario junto a Eduard Pujol, Josep Maria Forné, Gemma Geis i Lluís Guinó.

Asimismo, algunos medios de comunicación apuntan a Batet como un posible plan B a Puigdemont en caso de que no pueda ser investido como President, pero el entorno del propio Batet lo descarta. En caso de ser conseller, el alcalde de la capital del Alt Camp debería dejar un cargo que ocupa desde 2008.  

En caso de ser miembro del Govern, el alcalde de Valls debería dejar un cargo que ocupa desde 2008

Caso aparte es el de Ferran Bel, que el pasado miércoles renunció a la alcaldía de Tortosa en favor de Meritxell Roigé. Bel ha sido alcalde de la capital del Baix Ebre desde 2007 y, desde 2016 es diputado en el Congreso y responsable de Política Municipal del PDeCAT.

El político ebrense forma parte de la dirección nacional del Partit Demòcrata Europeu Català, y ayer su nombre sonó con fuerza como futuro miembro del nuevo Govern. Sin embargo, fuentes cercanas al exalcalde aseguran que ha descartado esta opción, ya que su su prioridad es seguir hasta el final de la presente legislatura en la cámara baja de Madrid y volver entonces a su anterior actividad en el sector privado.    

Sigue navegando