Catalunya

Amenaza desde Alcanar: «Nos preparamos para mataros»

Los Mossos recuperan un vídeo en la casa de Alcanar donde los terroristas advierten que «cada gramo de este hierro se os va a meter en vuestras cabezas o en las de vuestros hijos»

Los terroristas que el 17 de agosto del año pasado atentaron en Barcelona y Cambrils se grabaron en vídeo días antes del atentado asegurando que habían sido elegidos para «hacer llorar sangre» a los «enemigos de Alá» y mostrando explosivos: «con vuestro dinero, nos preparamos para mataros. Cada gramo de este hierro se os va a meter en vuestras cabezas».

Así se desprende del audio de algunos vídeos que los Mossos d’Esquadra recuperaron en una tarjeta de memoria de una cámara fotográfica localizada en la casa de Alcanar donde la célula preparaba los explosivos para cometer los atentados.

Mohamed Hichamy sosteniene una granada improvisada en la casa de Alcanar. Es un fotograma de uno de los vídeos que pudieron recuperarse entre los escombros.

En uno de los audios, uno de los terroristas, identificado como Hichamy, muestra una granada de mano improvisada: «el presupuesto de cada una no sé cuánto es porque todo lo que tenemos lo he traído de mi puesto de trabajo y lo he trabajado allí delante de vuestros aliados, que me veían como los hacía, es decir, que con vuestro dinero (su sueldo), nos preparamos para mataros, o sea, que el problema lo tenéis vosotros y no nosotros».

«Cada gramo de este hierro se os va a meter en vuestras cabezas o en las de vuestros hijos o en la de vuestras mujeres», insiste el terrorista, mientras algunos de sus compañeros posan con chalecos explosivos.

En otro audio, Hichamy indica: «Nos queríais comprar con nuestros trabajos. La vida no nos importa nada, Alá nos ha elegido entre millones de hombres para haceros llorar sangre», mientras otro miembro de la célula identificado como Younnes exclama: «¡Enemigos de Alá! Esto es para que sepáis que el musulmán tiene el honor y la fuerza».

«Estamos trabajando en ello. Todo lo que os tenemos preparado, os vais a arrepentir de haber nacido, sobre todo vosotros, Mossos d’Esquadra», amenaza Hichami, que muestra parte de un artefacto explosivo y alardea de que «no cuesta nada».

«Lo único que hace falta -apunta- es la fe y tener odio a los infieles. Esto (muestra el artefacto) de presupuesto no ha superado 15 euros, entre los 15 y los 20».

«Y hace mucho daño, ja, ja», interviene un terrorista identificado como Houli, ante lo que Youness certifica: «ja, ja y hace daño».

Los otros objetivos

Esas grabaciones, así como las imágenes que salieron ayer a la luz, están en la memoria SD de una cámara rescatada entre los escombros de la casa de Alcanar. Los Mossos han localizado 98 archivos: 80 imágenes, 16 vídeos y dos archivos ilegibles.

La explosión de la casa de Alcanar precipitó los atentados que se siguen investigando. El juez Fernando Andreu levantó recientemente el secreto de sumario.

En dicho sumario consta también que los terroristas tenían entre otros posibles objetivos Benicàssim y el festival de música reggae Rototom. Según la información de un teléfono móvil rescatado también entre los escombros de la casa de Alcanar, cuatro días antes de los atentados (el 13 de agosto de 2017) los terroristas habían hecho búsquedas para buscar información de la localidad de Benicàssim y de eventos que tenían lugar: ‘Benicàssim’, ‘carpas Benicàssim 19 de agosto ‘,‘ discoteca Benicàssim ‘,‘ Rototom sunslplash festival ‘,‘ todos los festivales 19 de agosto comunidad valenciana. 

Los terroristas bebieron vodka y cerveza en Riudecanyes antes de atentar en Cambrils

Estos potenciales objetivos se suman a otros sitios que también habían sido estudiados por la célula yihadista como la Sagrada Familia o el Camp Nou, donde planeaban atentar el 20 de agosto coincidiendo con el arranque de la liga de fútbol. También se sabe que estudiaron la seguridad de la Torre Eiffel de París y que incluso se fotografiaron ante ella como un turista más.

En los días posteriores al atentado se conoció que los jóvenes estuvieron en un restaurante abandonado de Riudecanyes antes de atentar en Cambrils.

Youssef Aalla porta un chaleco cargado de explosivos. Los terroristas también grabaron varias amenazas.

Allí, además de quemar sus pasaportes y documentación personal, bebieron una botella de vodka «totalmente consumida»  y «cantidad» de latas de cerveza, según un informe de los Mossos  que consta en el sumario de los atentados y que detalla ‘El Periódico’.

En el mismo informe se afirma que quizás ingirieron de forma rápida toda esa cantidad de alcohol para «desinhibirse de la realidad y poder llevar a cabo dicha acción» refiriéndose al ataque en el paseo marítimo de Cambrils en el que mataron a una persona e hirieron a seis más.

Los cinco terroristas fueron luego abatidos por los Mossos. Además del vodka, las cervezas y las bebidas energéticas, los terroristas dejaron en el lugar una camisa roja y una alfombra que podrían haber usado para un ritual.

Ayer declararon ante el juez Andreu en la Audiencia Nacional dos testigos protegidos. Su declaración estrechó el cerco judicial sobre Driss Oukabir.

Aalla, Abouyaaqoub y Houli levantan su dedo índice derecho. Es un gesto que simbo-liza la Unicidad (Tawhid) y que sirve para identificar a los salafistas combatientes.

Este joven de 28 años fue la persona que alquiló la furgoneta usada en Las Ramblas para atropellar mortalmente a 14 personas. El sospechoso aseguró que su hermano, Moussa, le había robado el pasaporte para rentar el vehículo. Luego confesó que lo alquiló él mismo, pero pensando que era para una mudanza.

Estuvo en Marruecos días antes de los atentados. El motivo de su viaje todavía se desconoce, aunque el mantiene que nada tuvo que ver con la preparación de los explosivos y los ataques en Barcelona y Cambrills. Es, además, hermano mayor de uno de los menores abatidos en Cambrils. 

Pese a no haber cejado de defender su inocencia, los testigos arrojaron multitud de interrogantes sobre la versión de Driss Oukabir. Uno de ellos vio al detenido en las cercanías del chalet de Alcanar.

Abouyaaqoub con un chaleco explosivo. Los terroristas se filmaron días antes del atentado que acabó con la vida de 14 personas.

El arrestado negó ante los Mossos haber estado en Alcanar. También fue identificado, según la versión ofrecida por los letrados de la acusación, por el camarero de un bar en el municipio barcelonés de Tona, quien asegura que el detenido tuvo una reunión el día anterior de los atentados con Younes Abouyaaqou, el autor de los atropellos. 

Según este empleado, la conversación entre ambos se desarrolló en árabe y no comprendió lo que decían, pero pudo percibir el nerviosismo de los dos jóvenes.

El camarero también sostiene que el liderazgo en el diálogo lo llevaba Oukabir. Cuando alguna persona se aproximaba a la mesa alejada del centro del local en la que situaron, ambos guardaban silencio. Su comportamiento llevó a pensar al empleado que pudieran estar preparando un atraco.          

Sigue navegando