Catalunya

Baqueira Beret, un gigante de los deportes de invierno

La estación del Valle de Aran acoge este fin de semana la 39ª edición de la Marxa Beret

Previsión meteorológica y parte de nieve para este fin de semana

Cuando todavía no había telesillas, hoteles lujosos o tiendas de material de esquí a pie de pista, el Valle de Aran ya quedaba totalmente enterrado bajo la nieve en invierno. La única manera de trasladar material, comida y personas era empujando trineos y aprovechando su recorrido sobre un desierto helado. Ese hábito de peinar la nieve para desplazarse sigue vivo hoy en día, pero no para realizar duros trabajos, sino para gozar del esquí en uno de los mejores rincones de Europa.

En diciembre 1964, gracias al impulso de la sociedad aranesa y al papel destacado de Luis Arias, Jesús Serra y Jorge Jordana, empezó a funcionar el Telesilla nº1 Baqueira que, con una tirada de 1080 metros y un desnivel de 360 metros, podía transportar a más de 500 personas por hora. Este fue el inicio de la estación de esquí Baqueira Beret en unas montañas que poco antes tan sólo eran conocidas por vacas y sus ganaderos. Entonces con unos esquís de madera y ropa más propia de gala, poco adecuada para la práctica del esquí, los deportes de nieve empezaron a eclosionar en el Valle de Aran. 

Imagen del telecabina a la altura de Baqueira 1.500. FOTO: Baqueira Beret

Esquí, snowboard, patinaje sobre hielo, trineos de perros, motos de nieve, esquí de travesía, freestyle, freeride… poco a poco diferentes modalidades de los deportes de invierno ha ido encontrado su lugar en estas montañas. No es casualidad. Su localización en la vertiente norte de los Pirineos permite disponer de una nieve de calidad a lo largo de la temporada. 

Baqueira Beret hoy en día es una de las estaciones más grandes de la península con 157 kilómetros esquiables, repartidos en más de dos mil hectáreas. La estación ha crecido hasta convertirse en un monstruo del turismo de nieve. Si en 1970 la visitaban 37.000 clientes, la capacidad actual de sus remontes supera las 60.000 personas por hora. Un gigante que crece y no toca techo. 

La gran fiesta del esquí nórdico
Este fin de semana se celebra la 39ª edición de la Marxa Beret, una de las pruebas populares de esquí nórdico más consolidadas de las que se realizan en territorio nacional y cada año cuenta con más de 1.000 participantes procedentes de toda Europa.

En los años sesenta nadie podía imaginar que aquella pequeña estación con apenas un remonte llegaría a ser uno de los motores de la industria económica aranesa. Ha penetrado en la cultura local hasta tal punto que es imposible concebir el Valle de Aran sin los deportes de invierno.

Sigue navegando