Costa

Bunbury y La Pegatina actuarán en el Festival de Música de Cambrils

La organización avanza parte del cartel y se guarda para más adelanta los tres conciertos estrellas

Jorge Drexler, Enrique Bunbury, Al McKay'sEarth Wind & Fire Experience e 'Hijo de la Luna': Homenaje a Mecano son algunos de los conciertos confirmados para el 44 Festival Internacional de Música (FIM) de Cambrils, que tendrá lugar del 26 de julio al 12 de agosto.

El FIM, presentado este miércoles, incluye artistas reconocidos en el panorama musical como Miguel Poveda, Pastora Soler y Kase.O, y las formaciones La Pegatina y Sweet California.

Faltan, pero, tres conciertos de artistas internacionales, que son cabeza de cartel del festival de este año. El nombre se dará a conocer en las próximas semanas. Entre las novedades, destaca que el escenario cambiará la orientación y habrá otro, de más reducido, para artistas emergentes.

El FIM tendrá lugar del 26 de julio al 12 de agosto

Después de una edición pasada (2017) controvertida y difícil, en que el certamen se vio salpicado por la detención de su anterior promotor por fraude, Cambrils presenta este 2018 un Festival plenamente recuperado, con un presupuesto de casi un millón de euros.

La gestión la asume durante tres años la promotora Concert Studio, que hoy ha informado que las entradas ya están a la venta y los precios irán de los 10 a los 60 euros.

La organización del festival ha dado a conocer casi una decena de artistas y grupos confirmados, si bien se ha reservado los tres platos fuertes.

A pesar de estar confirmados, la promotora prefiere mantener silencio hasta que estos artistas presenten sus giras internacionales. De momento, sólo ha trascendido que uno de ellos tiene previsto actuar por Cataluña y los otros dos harán su único concierto en Cambrils.

Concert Studio ha tenido que eliminar las imágenes de los artistas que aparecían en un vídeo promocional para no desvelar los tres platos fuertes de esta 44 edición.

Más allá del programa, el festival en sí presenta novedades, como por ejemplo la reubicación del escenario a la otra banda del Parc del Pinaret, mirando a los árboles, porque es la orientación más "lógica" y a la vez respetuosa con el vecindario para evitar molestias por el sonido, según ha afirmado el director del festival, Martín Pérez, responsable de Concert Studio.

La edición de 2017 cerró en números rojos con pérdidas de 300.000 euros

Shan programado una docena de conciertos -incluyendo los tres artistas pendientes de anunciar, y también la posibilidad que tenga cabida una actuación de la Coral Verge del Camí, coincidiendo con su 50è aniversario.

Algunos de los conciertos serán para público sentado y otros, de pie, dependiendo de las características del espectáculo. Se dispondrá de una grada de 900 personas y el escenario incorporará unos mecanismos para controlar las posibles rachas fuertes de viento.

Se estima la presencia de unos 60.000 espectadores

El festival prevé un aforo de unos 60.000 espectadores. Pérez ha asegurado que se priorizará la contratación de personal del territorio para la organización -harán falta una treintena de empleados-, más allá de favorecer también el sector local de la restauración.

La promotora ha reconocido que el año pasado el festival cerró con números rojos -300.000 euros de pérdida. "Seguro que cometeremos errores, pero hay que arriesgarnos para crecer", ha sentenciado Pérez.

Sigue navegando