Costa

Cunit y Cubelles reclaman el puerto de la térmica para actividades náuticas

Destacan que sería una compensación al territorio por 40 años de bloqueo turístico por la central

Es conocido como el puerto de la térmica, pero en realidad era una toma de agua para refrigerar los sistemas de la fábrica de Cubelles en el límite con Cunit. 

Esa gran balsa de agua delimitada por espigones, y con una única entrada de mar, queda sin utilidad con el desmantelamiento de la central y los ayuntamientos de Cubelles y de Cunit piden aprovecharla para usos náuticos.

La balsa ahora está sin usos.

La concesión la tiene la compañía Endesa, pero el futuro de esos diques pasa por el Ministerio de Medio Ambiente y por Costes de la Generalitat, que son los organismos que deben decidir su continuidad o el desmantelamiento. Endesa ya ha dicho que hará lo que determinen las administraciones.

Pero Cubelles y Cunit tienen objetivos para ese puerto de la térmica. Consideran que sería un revulsivo para el turismo y la economía local. Aunque no hay proyectos concretos, el Ayuntamiento de Cubelles ha recibido propuestas de inversión.

El puerto queda cerrado al mar menos en una entrada.

Los concejales de Turismo de Cunit, Jaume Casañas, y de Cubelles, Raul Mudarra, han iniciado contactos para pedir el mantenimiento de la estructura. Consideran que la eliminación tendría un impacto para las playas ya que dicen que los diques ahora frenan que el mar arrastre sedimentos.

Hace un par de años en esa gran balsa hubo una empresa de actividades náuticas que ofrecía la práctica de kayac, moto de agua, ski acuático, piragua, windsurf y hasta una tirolina que permitía surfear.  Sin embargo la forma de gestión hizo que Cubelles no renovase la licencia.

La zona ya se usó para deportes náuticos.


Es en esa línea que pretende reactivarse la zona. Con actividades náuticas ya que exigiría una inversión menor que la de un puerto deportivo. De hecho hace unos años ya se planteó habilitar un puerto deportivo con actividades de ocio, pero la propuesta quedó en el olvido.

Frente a esa balsa en los últimos años ha crecido una zona urbanizada de viviendas, muchas de las cuales fueron construidas con la promesa de un futuro destino náutico de primer nivel.

Al estar cerrada al mar hay mucha seguridad.

El punto de deporte náuticos ofrece la seguridad de no estar a mar abierto. Además, los municipios consideran que sería un complemento al camping de lujo que comenzará a hacerse en los próximos meses a poca distancia.

Casañas y Mudarra explican que «el puerto de la térmica puede ser un revulsivo para el turismo de la zona que durante cuatro décadas ha estado impedido por la presencia de la central». Ahora sería una manera de compensar al territorio, señalan los concejales. La decisión final la tiene el Ministerio de Medio Ambiente.

En todo caso esa balsa tiene el problema del aterramiento ya que en gran parte está llena de arena hasta el punto de que no cubre en muchos tramos. En el centro de la balsa hay incluso una especie de isla a la que muchos llegan caminando para tornar el sol.

Una isla de arena en el centro de la gran balsa.


Para la decisión hay tiempo ya que todavía queda más de un año de desmantelamiento de la central y la parte náutica es la última en la que se intervendrá.

El concejal de Cubelles reconoce que ha recibido propuestas para implantar actividades. Principalmente son para deportes náuticos pero hay otras más singulares como la de colocar una especie de bungalows flotantes en una zona de la balsa y la otra serviría para la práctica deportiva.

El puerto de la térmica está en el límite de Cubelles y Cunit pero en ambos municipios destacan que es una infraestructura que beneficiará a las dos localidades. Además, ambas impulsan la marca turística del Penedès Marítim.

Detalle de lo que era una toma de agua.

Sería una situación similar a la inversión en el camping que hará la empresa Vilanova Park y que tendrá una capacidad para 3.200 personas. El objetivo es la Comissió Territorial d’Urbanisme haga la aprobación definitiva a finales de año. A pleno funcionamiento generará un centenar de empleos,

Las 32, 5 hectáreas que ocupará el camping están frente a los terrenos que dejará libre la térmica una vez desmantelada. El concejal de Cunit, Jaume Casañas, destaca que el camping y un área de deportes náuticos a escasa distancia pueden ser un punto turístico de nivel internacional «entre dos grandes atractivos como son Barcelona y Port Aventura».

Mira el proyecto del camping:

Sigue navegando