Costa

División en el pleno de Salou por los ataques verbales por motivos políticos

La moción de Ciudadanos instaba al Ayuntamiento a posicionarse en contra de la violencia, sobre todo verbal a través de la utilización de términos como «facha», a aquellos que se muestran en contra de la independencia 

El pleno de Salou rechazó ayer la moción de Ciudadanos a favor de la convivencia y el apoyo incondicional a aquellas personas, partidos y asociaciones que están siendo objeto de las actuaciones violentas y atentatorias a sus derechos, inherentes a la libertad individual y colectiva. Por lo tanto, Ciudadanos instaba al Ayuntamiento a posicionarse en contra de la violencia contra aquellos que se muestran en contra de la independencia de Cataluña. 

El grupo municipal de Ciudadanos explicó que los ataques que reciben los no independentistas vienen de personas «analfabetas políticas», que utilizan el término de «facha» con mucha libertad. «Si solo nos llaman fachas por no apoyar al separatismo están muy equivocados», declaró José Ángel Sentís, concejal de Ciudadanos.

Reformulación de la moción

Después de las variadas aportaciones de los grupos municipales como la del tercer teniente de alcalde, Toni Brull, en la que el portavoz del PSC solicitaba substituir la condena a todo tipo de violencia, no solo a aquella a los no independentistas. Ciudadanos accedió a este cambio y decidió reformular su moción y convertirla en una en contra de los actos violentos. 

Respecto a esto, Pere Granados, alcalde de Salou, expresó que «Salou ya se declaró como un municipio en contra de toda la violencia, venga de donde venga, en una moción aprobada de forma conjunta». Por ello, para el alcalde era una moción igual que la ya aprobada anteriormente y que perdía «todo el sentido inicial con el que estaba presentada». 

Pero la votación de la moción se llevó a cabo igualmente porque José Susín destacó que era «una moción distinta a aquella». La votación acabó con 6 votos a favor –Ciudadanos y Partido Popular–, 13 en contra –CiU, PSC y Guanyem Salou– y 2 abstenciones –ERC–. 

Los regidores de ERC se iban de la sala de plenos durante la votación por considerar la moción  de «muy incívica, falsa y cargada de hipocresía», como aseguraba Alexandre Boquet, portavoz de ERC. El concejal añadía: «Nosotros no podemos apoyar a alguien que intenta de manera continuada generar confrontación para tener votos». 

El Partido Popular, bajo el concejal Mario García, votó a favor declarando que «no condenar la violencia es estar a favor de ella y eso es jugar con fuego, un acto de irresponsabilidad que puede tener consecuencias». Y añadió que hay que luchar contra la reconcilación política de la población, «primero entre catalanes y luego con el resto de España».

Sigue navegando