Costa

Dos años de cárcel por agredir a los vigilantes de la estación de Segur de Calafell

Los cuatro procesados también ocasionaron daños valorados en más de 5.000 euros a las barreras de acceso 

La fiscalía solicita una pena de dos años de prisión y más de 6.000 euros de multa para cuatro individuos acusados de agredir a los vigilantes de la estación de ferrocarril de Segur de Calafell  y dañar las barreras de acceso de las instalaciones, el pasado 19 de enero.

Los procesados son tres hombres checos y un eslovaco de entre 25 y 30 años. Los hechos se produjeron poco antes de las ocho de la noche cuando los acusados fueron amonestados por dos vigilantes después de haber accedido a los andenes de la estación sin abonar los billetes por la valla perimetral del recinto.

Según la fiscalía, una vez fueron expulsados de la estación, los acusados se pusieron de acuerdo para agredir a los dos responsables de seguridad y, posteriormente, ocasionar destrozos en las barreras de acceso que se han valorado en más de 5.000 euros.

En concreto, los cuatro individuos, "con el ánimo de atentar contra su integridad física", propinaron un puñetazo en la ceja a uno de los vigilantes y golpearlo en otras partes del cuerpo, y acto seguido agredieron al otro vigilante en varios puntos de la cara. En ambos casos, las lesiones tardaron diez días en curarse -cuatro de ellos impeditivos para trabajar-, y comportaron cicatrices.

En estas circunstancias, los vigilantes lograron sobrepasar los tornos de acceso a la estación "con el fin de repeler las agresiones continuadas de los acusados". Fue entonces cuando, según la fiscalía, los cuatro individuos golpearon las barreras de acceso, agrietando los cristales y llegando a fracturar algunos de ellos, dejándolos inutilizados.

Para cada uno de los cuatro individuos, la fiscalía solicita una pena de dos años de prisión por un delito de lesiones; 300 euros de multa por un delito leve de lesiones y una multa de 6.000 euros por un delito de daños.

Además, en concepto de responsabilidad civil, el ministerio público reclama que indemnicen a los vigilantes con 420 y 600 euros, respectivamente, y la operadora Renfe con 5.177,40 euros por el valor de los destrozos. El caso se juzgará en los juzgados penales.

Los vigilantes hace tiempo que denuncian agresiones

Hace un año, el colectivo de vigilantes de seguridad exigía en Tarragona más medidas de protección y un plus salarial de peligrosidad para hacer frente a las agresiones y amenazas "diarias" que, según denunciaban, sufren en su lugar de trabajo, especialmente en trenes y estaciones. Las situaciones conflictivas se suelen dar con usuarios que no pagan el billete y responden de forma agresiva a la actuación de los vigilantes.

Entre otras cuestiones, el colectivo también reclamaba poder disponer de chalecos antibalas y de armas, dado el nivel 4 de alerta antiterrorista, y que se les considerara agentes de la autoridad.

Sigue navegando