Costa

Ingresa en prisión el acusado de apuñalar a tres jóvenes en Salou

El procesado había tenido un enfrentamiento previo en el interior de una discoteca

El ciudadano francés detenido la semana pasada por los Mossos d’Esquadra acusado de haber agredido con un arma blanca a tres jóvenes en Salou ha ingresado en prisión. Podría ser autor de tres delitos de homicidio en grado de tentativa y otro de lesiones.  Para el juez, existen indicios de criminalidad «más que suficientes» contra el detenido. Decretó su ingreso en la cárcel por la existencia de riesgo de fuga ya que no tiene arraigo en Tarragona ni siquiera en España ya que estaba de vacaciones en Salou.

De quedar en libertad E.Z.K., presupone el juez, se marcharía a Francia, «lo que determina un serio riesgo de que pueda ser hallado con posterioridad para comparecer al juicio o para estar disponible en el presente procedimiento». Por otra parte, el magistrado asegura que la medida de prisión preventiva «evita la reiteración delictiva».

En el auto de prisión, el juez indica que según se desprende de lo investigado hasta el momento, el acusado acudió junto con su primo D.R. y una tercera persona no identificada a una discoteca situada en por la zona de Carles Buïgas. En el interior se encontraba una menor –que iba con dos amigas–. El acusado y sus dos amigos se dirigieron en varias ocasiones a la joven, a la que incluso grabaron con el móvil. Se inició una discusión entre ellos. El procesado pegó un puñetazo a la menor, iniciándose una trifulca entre ambos grupos.

El personal de seguridad de la discoteca sacó a la calle al procesado, siendo seguido tanto por las dos personas que lo acompañaban como por las chicas con las que habían tenido la pelea. 

En la terraza de la discoteca

En la puerta de la terraza estaban dos amigos –K.P. y A.N.– de las chicas. Éstas les explicaron lo ocurrido. Ellos se dirigieron al detenido y a las dos personas que le acompañaban. Estos se abalanzaron sobre K.P. y A.N. En ese momento, el detenido sacó una navaja y se la clavó en tres ocasiones a K.P. –una en el costado y dos en la mano–. Ya en el suelo, el detenido apuñaló en siete ocasiones por la espalda a A.N.

Al parecer, el tercer lesionado D.R. –acompañante del agresor– dio varias patadas a A.N., momento en que «presumiblemente de forma accidental», recibió un corte en la pierna con la navaja por parte del detenido.  A unos 20 metros del lugar de los hechos se encontraba una furgoneta de la Brigada Mòbil de los Mossos d’Esquadra. Al ver la pelea, los agentes se acercaron e inmovilizaron al agresor, momento en que éste soltó la navaja.

Dos de los heridos –A.N. y D.R.– fueron hospitalizados, «existiendo riesgo vital a consecuencia de las puñaladas recibidas». En la rueda de reconocimiento, tres testigos reconocieron «sin ninguna duda» al detenido como la persona que empuñó una navaja y se la clavó en el costado a K.P..

Por su parte, el detenido manifestó que vio al menos a dos personas que portaban cuchillos, una circunstancia que ningún otro testigo observó, ni tampoco los Mossos d’Esquadra, que buscaron otras posibles armas, sin encontrarlas, habiendo incluso registrado a todas las partes implicadas en el altercado. El fiscal pidió prisión por riesgo de fuga, mientras que la defensa se opuso alegando que es necesario realizar otras diligencias que permitan una calificación menos provisional de los hechos.

Sigue navegando