Costa

Juzgada por estampar un vaso de cristal en la cara en Calafell

La procesada asegura que fue una agresión fortuita

La Fiscalía de Tarragona solicita cuatro años de prisión para una mujer que está acusada de romper un vaso de cristal en la cara de un hombre en Calafell. El Ministerio Público sostiene que los hechos suponen un delito de lesiones, por el que pide además una indemnización de 420 euros por los días de curación y 4.778 euros por las secuelas. El juicio está fijado para el próximo día 20 de febrero en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona.

Los hechos se produjeron sobre las cuatro y media de la madrugada del 13 de diciembre de 2015 en la discoteca Vip’s de Calafell. Según sostiene el Ministerio Público, en el transcurso de una discusión con la víctima y «con el ánimo de menoscabar su integridad física», la procesada le golpeó con un vaso de cristal en la cara, que se rompió y que le ocasionó un corte en la zona de la nariz y debajo de un ojo, y otro en el labio.

Las heridas tardaron siete días en curarse y comportaron la aplicación de 15 puntos de sutura y de tipo adhesivo. Además, al hombre le han quedado tres cicatrices en la cara con un perjuicio estético ligero, según el fiscal.

El denunciante aseguró durante la fase de instrucción que él se encontraba en el interior de la discoteca y tuvo una discusión con una mujer porque había cogido una consumición. Posteriormente se le acercó y al girarse le estampó el vaso de cristal en la cara. En parecidos términos se expresaron dos testigos –uno de ellos el hermano del denunciante–, los cuales han sido citados a declarar durante el juicio.

Por su parte, los tres agentes de la Policía Local que acudieron a la llamada en la discoteca dijeron que cuando llegaron vieron a la víctima que tenía cortes en la cara, mientras que la supuesta agresora estaba retenida por los vigilantes de seguridad. Ella aseguró que la herida que tenía en la mano se la había hecho fortuitamente después de una discusión.

Posteriormente, en su declaración ante los agentes, la mujer manifestó que fue el denunciante quien se abalanzó encima de ella y al chocar se le rompió el vaso de cristal que llevaba en la mano. En una declaración posterior dijo que subió la mano al querer defenderse porque la iban a pegar.

Sigue navegando