Costa

Tres años y medio de cárcel por matar a una mujer en un juego sexual en Salou

También se ha impuesto al procesado una orden de alejamiento mediante la cual no podrá comunicarse ni aproximarse a menos de 200 metros de la madre de la víctima

El hombre que un tribunal popular declaró culpable de haber matado a una mujer durante un acto sexual en Salou ha sido condenado a tres años y medio de prisión por un delito de homicidio imprudente. La magistrada-presidente del tribunal ha tenido en cuenta la atenuante de afectación tóxica y alcohólica así como también la de confesión.

También se ha impuesto al procesado una orden de alejamiento mediante la cual no podrá comunicarse ni aproximarse a menos de 200 metros de la madre de la víctima, ni residir en su población (Bellpuig) durante ocho años, pena que se cumplirá de forma simultánea a la prisión. En concepto de responsabilidad civil, tendrá que pagar 50.000 euros a la madre de la fallecida y 15.000 a su hermana. Así se recoge en la sentencia dictada por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona a la que ha tenido acceso el Diari.

La sentencia recoge, según quedó reflejó el tribunal popular en su acta, que el acusado, natural de Brasil, residía en agosto de 2016 en Salou junto con su esposa y su hijo. En dicho mes, la víctima se trasladó desde Lleida –su ciudad natal– a Salou para ejercer la prostitución, alquilando una habitación en un apartamento. Durante el mes de agosto, la pareja del acusado se trasladó a Francia y él se quedó al cargo de su hijo menor.

El día 22, el encausado contactó con un hombre para que le proporcionara sustancias estupefacientes y una chica para mantener relaciones sexuales. La víctima se presentó sobre las 23.40 horas en el domicilio del acusado, donde ambos mantuvieron relaciones sexuales de manera discontinua.

A partir de las cinco de la madrugada, la mujer quería regresar a su domicilio. En una hora no determinada entre las 5.50 horas y las 7.57, mientras la víctima estaba de espaldas y maniatada en el transcurso de una relación sexual, practicando la hipoxifilia, el acusado puso sus manos alrededor del cuello de la mujer apretando el mismo con fuerza, impidiéndole la respiración hasta causarle la muerte, advirtiendo el hombre el riesgo de que podía causar la muerte a la mujer con dicha acción, sin que él tuviera intención de acabar con su vida.

Como consecuencia de los hechos, la mujer sufrió diferentes hematomas y erosiones en varias partes del cuerpo. La causa de la muerte fue asfixia mecánica por compresión cervical, estrangulación y anoxia cefálica. 

Corpulento
El acusado era una persona corpulenta y de complexión atlética. Media 188 centímetros y pesaba 93 kilos. Por contra, la víctima media 162 centímetros y tenía un peso de 50,5 kilos.

La víctima consumió alcohol y cocaína en el domicilio del acusado. Éste, el día de los hechos y con carácter previo a los mismos, también tomó las mismas sustancias. 

A las 17.50 horas del día 23 de agosto, el acusado acudió a la comisaría de los Mossos d’Esquadra de Salou. Manifestó haber mantenido relaciones sexuales con una persona y percatarse al levantarse por la mañana de que estaba muerta. Posteriormente, ya en el lugar de los hechos, el acusado reconoció ante los agentes de forma voluntaria haber dado muerte a la mujer. 

La actuación del acusado ante los Mossos d’Esquadra fue «relevante para el esclarecimiento de los hechos», según apunta la sentencia.

Sigue navegando