Costa

Vecinos de Creixell defienden la protección de las dunas de la playa

Preocupación por la nueva localización del chiringuito de playa ‘Agua de Mar’ por el insuficiente espacio en la arena de la supuesta ubicación para este verano 2018

Los vecinos de la zona de la calle Mestral de Creixell reivindican la protección de las dunas de la playa que salvaguardan sus casas de los diferentes temporales que vive la costa. Se quejan de que un chiringuito estará emplazado justo en esa zona, que aseguran que es la «más estrecha de toda la playa de Creixell»; y, al no tener espacio suficiente en la arena, tendría que eliminar o destrozar un trozo de dunas para que el chiringuito, de 120 metros cuadrados, pueda caber.

Además del asunto de la posible destrucción de dunas, los vecinos están preocupados porque la zona también funciona como desguace del agua de la lluvia de toda la urbanización, que no tiene alcantarillas y cuando hay un temporal, todo queda inundado. Incluso se genera un agujero sin arena que se tiene que llenar cada cierto tiempo por culpa de estos temporales. Por eso, los residentes solicitan que el chiringuito Agua de Mar se coloque en otra zona donde disponga de suficiente espacio sin tener que destrozar las dunas ni el ecosistema que las rodea. «Nosotros no estamos en contra del chiringuito, solo queremos proteger las dunas y, con ellas, nuestras casas», defiende Ángeles Sobrino, vecina. 

Los vecinos aseguran que las dunas salvaguardan sus casas de los temporales que vive la costa

Los residentes del entorno, preocupados por la situación, han contactado con el Ayuntamiento en más de una ocasión para defender que justo en esa zona no cabe un chiringuito grande porque no hay suficiente espacio de arena. Debido a esto, los visitantes de la playa, si el chiringuito se pusiera en esa parte, deberían pasar por encima del local o por dentro del agua para poder cruzar la playa. Los vecinos lamentan que el consistorio no les dé una respuesta clara.

Cambios de ubicación 

La localización del local ha cambiado con los años. En el 2015 y 2016, se instaló justo delante de la riera de la Murtra y, después viendo el estado de la zona, se declaró espacio natural por el Ayuntamiento y se instalaron palos y cuerdas para proteger la zona. El año pasado, el chiringuito se trasladó unos pocos metros a la derecha y se situó al lado de la pasarela de acceso a la playa para personas con problemas de movilidad. Por estos cambios en la localización, los vecinos creen que no sería un gran problema que el local se pusiera en otra zona. 

La ubicación del establecimiento ha cambiado varias veces en los últimos años

El Ayuntamiento se defiende

Francesc Sentís, concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Creixell, explica que la localización del chiringuito no depende de ellos, sino que el Servicio de Costas de la Generalitat son los que decidirán dónde se colocará. Siempre, antes de la instalación de cualquier local, desde Costas se personan en el lugar y tomarán medidas y decidirán dónde colocarlo. El concejal comenta que, en un principio, «Costas determinó reubicar el chiringuito en otra zona debido a las múltiples quejas de los vecinos en la ubicación anterior». Y añade que «la ubicación no es una decisión del consistorio, sino del Servicio de Costas».

El concejal afirma que "hemos sido el único equipo de gobierno que ha insistido en mantener unas dunas que no están protegidas"

Respecto al posible destrozo de dunas, Sentís se muestra sorprendido porque «nosotros hemos sido el único equipo de gobierno que ha insistido en mantener unas dunas que no están protegidas». Las dunas protegidas cuentan desde Els Muntanyants de Torredembarra hasta aquellas en el puente de paso de la vía de tren de Creixell. Sentís asegura: «Nosotros nunca hemos destrozado una duna y nunca lo haremos». 

Un chiringuito problemático

Agua de Mar acumula controversia desde hace veranos. Los vecinos del entorno denunciaron ruidos y destrozos en la zona debido a las fiestas que el local realizaba, donde se juntaba un gran número de gente que no cuidaba el entorno en el que estaban haciendo la fiesta. Y, pese al cambio del chiringuito a diferentes localizaciones de la zona próxima a la riera de la Murtra, las quejas continuaron y los vecinos temen que este año se encuentren con la misma situación que los veranos anteriores ya que señalan que el Ayuntamiento no da «más que excusas». 

Sigue navegando