Deportes

"Algunos medicamentos deberían ser legales o estar prohibidos totalmente"

Entrevista a Óscar Pereiro, campeón del Tour de Francia de 2006

Imagen del campeón del Tour de Francia de 2006 que visitó las instalaciones del Viding Sant Jordi en Tarragona. FOTO: Lluís Milián

El campeón del Tour en 2006, Óscar Pereiro (Mos, 1977), visitó Tarragona este miércoles para dar una clase colectiva de Ciclo Indoor en el Viding Sant Jordi

La semana pasada se presentó el recorrido de la Vuelta 2018.
Es una Vuelta a España que sigue la línea que estábamos viendo en las últimas ediciones. Tiene un diseño muy Unipublic -empresa organizadora-, de buscar esos finales explosivos con un par de etapas de alta montaña y el resto con dureza hasta el final. 

Hay una etapa en Andorra realmente vertiginosa.
No creo que el recorrido sea más duro que el del año pasado. La etapa de Andorra impresiona por ver tantos picos, pero tiene menos desnivel que aquella famosa de Andorra de hace tres años en la que Mikel Landa ganó en Cortals d’Encamp. 

Precisamente Landa ha llegado al Movistar, donde Quintana era líder indiscutible.
Hay más preocupación fuera del equipo que dentro. Por historia, el grupo Movistar ha convivido con Induráin y Perico, con Valverde y conmigo, con Nairo y con Valverde. Lo más normal es que sepan llevar el día a día en un equipo donde hay tres líderes. No voy a olvidar a Valverde que para mí sigue siendo uno de los mejores. 

¿Quién llevará el papel el líder en el Tour?
Veremos cómo llegan Mikel y Nairo. Yo creo que Alejandro va mentalizado en ayudar al que mejor esté de los dos, pero de antemano está claro que Landa no renuncia a intentar ganar el Tour y Nairo tampoco. Será la carrera la que dicte cuál tendrá más opciones. Pero es mejor llevar dos balas en la recámara que una. Lo complicado es si las dos balas luchan por lo mismo la última semana. Allí es donde estará el problema.

«Lo más normal es que en el Movistar sepan llevar el día a día en un equipo donde hay tres líderes. No voy a olvidar a Valverde que para mí sigue siendo uno de los mejores»

¿Se vivió una situación parecida en el Tour de 2006?
Cuando firmo con el Caisse d’Epargne era para ser exclusivamente gregario de Valverde. Asumí mi rol y partí a Estrasburgo para ayudarle. Pero, como dice Eusebio (Unzué, director del Movistar) en una carrera de tres semanas hay caídas, enfermedades, días malos, etc. En aquel Tour todos íbamos a trabajar para Alejandro. Se cayó en las primeras etapas y se abrió un abanico entre Karpets y yo, los que teníamos más experiencia en grandes vueltas, para liderar el equipo.

¿Cómo puede afectarle a Froome el positivo por salbutamol?
Es mi deporte y estoy cansado, aburrido y acostumbrado a estas preguntas. De momento no me gusta nombrar la palabra positivo porque él tiene licencia para competir y no voy a ser soy el que le eche mierda. Él tiene un tiempo para exponer por qué ha dado esa cantidad tan alta de salbutamol en su cuerpo y a partir de ahí si le sancionan, se podrá valorar. Por el bien del ciclismo espero que lo solucionen y que la UCI (Unión Ciclista Internacional) se aclare. Prefiero que ciertos medicamentos sean legales o estén prohibidos totalmente. No somos científicos, ni médicos para saber cantidades que no hay dónde medir.

«Es un poco surrealista que la propia gente que vive de este deporte, por intentar ganar una guerra, intente intoxicarlo»

Intentaron acusarle por la misma sustancia tras ganar el Tour.
Cuando me llamó un periodista para comunicarme esto, me asusté porque estaba en el escaparate mundial y tenía mucha repercusión. Hablé con los médicos, con la propia UCI, que es quien me tenía que dar el ‘ok’ para competir, y entendí que no había hecho nada ilegal, ni dado positivo. Estuve en medio de una guerra entre la asociación francesa de antidopaje y la UCI. Fue un poco cómico porque no duró ni diez horas. Es un poco surrealista que la propia gente que vive de este deporte, por intentar ganar una guerra, intente intoxicarlo. 

Se ha retirado Contador. Cada vez quedan menos ciclistas que rompan las carreras.
No es fácil encontrar un corredor como Alberto. Ha creado escuela, pero los que van a crecer con su modelo tendrán 12 o 13 años. Tenemos corredores que pueden aspirar a cosas importantes. No soy de los que quiere meter presión, aunque el año pasado en la Vuelta tuvimos a Marc Soler, que me parece un corredor que va hacer grandes cosas en el futuro. Cada uno tiene que dar los pasos año tras año y cuando ya tiene un cierto nivel, responsabilidad y aplomo para llevar el liderazgo de un equipo hay que dárselo. De momento tan solo nos queda un corredor como Alejandro Valverde que sea garantía 100% de victorias. Mikel Landa tiene que dar este año el estacazo y por detrás vienen corredores muy buenos. Hay futuro, tenemos mucha cantera, pero hay que darles tiempo.  

Sigue navegando