Deportes

El Nàstic cae goleado en Las Palmas (Las Palmas 4-0 Nàstic)

El equipo de José Antonio Gordillo jugó con diez desde la expulsión de César Arzo a la media hora de partido

La goleada encajada Las Palmas no debería figurar en el palmarés del curso del Nàstic. Ni tenerse en cuenta a la hora de tomar decisiones. Al menos, desde el minuto 30, cuando el partido es manipulado por una decisión arbitral cuestionable, la expulsión de César Arzo.

Se habla mucho de las diferencias siderales entre Barça y Madrid (podría sumarse el Atlético) con los otros 17 clubes de Primera. Críticas razonables. Pero se evita mirar hacia abajo. En la categoría de plata también existen desigualdades, auspiciadas por LaLiga y su ‘ayuda’ al descenso.

La plantilla de la UD Las Palmas no es normal en Segunda. Está a años luz del resto. Jugadores con ‘cachés’ de Primera, aterrizados de China con los bolsillos llenos de euros (o renminbis que es la moneda oficial de la Super liga china), al servicio de un club, histórico, eso sí, pero que no figura entre los más acaudalados de LaLiga.  Hasta ha pagado traspasos. Medio millón de euros por Galarreta, por poner un ejemplo.  La enorme variedad de recursos que dispone el técnico Manolo Jiménez hace muy difícil poder competirle de tú a tú. Y menos, para clubes de la parte más humilde de la categoría. Ante ellos solo se puede resistir.

Si a todo ello le sumas una ayuda arbitral que deja al rival en inferioridad numérica durante más de una hora, la UD Las Palmas se convierte invencible. El colegiado malagueño perjudicó seriamente al Nàstic con la expulsión, más que discutible, de César Arzo. El central castellonense apenas agarró ligeramente a Rubén Castro, cuando el delantero amarillo le había ganado la espalda. El futbolista grana no era el último jugador, porque Albentosa estaba paralelo a él y el atacante ni siquiera había controlado el esférico. Es difícil entender qué le indicó su asistente o qué vio desde la distancia para no dudar en expulsar al central del Nàstic.  Rubén Castro, gato viejo y conocido delantero vivaz en las provocaciones rivales, engatusó al colegiado novato en la categoría.

Segundo partido consecutivo que el conjunto tarraconense acaba con diez futbolistas y tercera decisión arbitral que perjudica sus intereses, si se tiene en cuenta la falta al portero en el tanto del Tenerife de la primera jornada.

Hasta la roja a César Arzo el Nàstic compitió. Era lo que se le pedía desde fuera y desde entro y el equipo lo hizo. Se mostró compacto -con las dos líneas bien juntas- intenso y concentrado. La revolución en el once que hizo Gordillo dio síntomas de acierto. Albentosa y César Arzo contuvieron los movimientos ratoniles de Rubén Castro. Rocha y Fali controlaban que no hubiera actividad en la sala de máquinas amarillas. Todos apretaban las tuercas y conseguían hacer que los minutos pasarán sin incidencias destacables.

El partido se equilibró hasta el punto que el Nàstic se vio con valor para atreverse a estirar líneas. Luis Suárez y Manu del Moral, la pareja de delanteros elegida por el entrenador grana no conjugaban finos pero aseguraban cierta amenaza.

Con la moral visitante minada por la expulsión, Rubén Castro, con algo de ayuda, localizó el espacio que tanto ansiaba para anotar su cuarto gol en el campeonato justo antes del descanso.

Lo que pasó en el segundo tiempo era previsible. El Nàstic ahogado y con uno menos no pudo contener la pasión amarilla. Los de Manolo Jiménez jugaron a su antojo, imponiendo su superioridad sin clemencia. Llegó el segundo de Timor, el tercero de Rubén Castro y el golazo por la escuadra de Lemos. Un castigo trucado.

UD LAS PALMAS: Raúl, De la Bella, David García, Rubén Castro, Maikel Mesa (Pekhart, 62’), Timor, Lemos, Fidel (Sakho, 68’), Galarreta, Cala y Tana (Blum, 77’).

NÀSTIC: Bernabé, Iván López, Albentosa, César Arzo, Abraham, Fali (Javi Márquez, 79’), Rocha, Coris, Perdomo (Albentosa, 66’), Manu del Moral y Luis Suárez (Djetei, 35’).

Goles: 1-0, Rubén Castro (45’); 2-0, Timor (57’); 3-0, Rubén Castro (63’); 4-0, Lemos (71’).

Árbitro: Domínguez Cervantes (andaluz). Amonestó a Mesa, Timor, De la Bella, Galarreta y Pekhart. Expulsó a César Arzo con roja directa (30’).

Sigue navegando