Deportes

La Federació Catalana de Tennis asegura que quiere delegaciones y un modelo unificado

La dimisión del Representant Territorial en Tarragona, Lluís Yebra, y de toda su junta directiva en bloque ha puesto sobre la mesa las enormes discrepancias que existen con el actual presidente, Jordi Tamayo

La dimisión del Representant Territorial en Tarragona de la Federació Catalana de Tennis, Lluís Yebra, y de toda su junta directiva en bloque ha puesto sobre la mesa las enormes discrepancias que existen sobre el modelo de gestión que aplica la Junta directiva de la Catalana que preside Jordi Tamayo.  

Sobre todo este asunto la Catalana ha querido matizar algunas de las declaraciones de Yebra en la información publicada por el Diari en su edición del domingo. Fuentes oficiales de la propia Federació han indicado que «en ningún caso queremos suprimir las representaciones territoriales. Lo que queremos son delegaciones con un modelo unificado de trabajo, que es muy distinto, porque entendemos que hay que ir a una. Lo que no puede ser es que Tarragona vaya por un lado, Girona por otro, y Lleida también. Lo ideal sería que fuésemos todos de la mano».

Puntualizan desde la Federació que «en la asamblea de noviembre no se tumbó ninguna propuesta sobre este tema. Los tres principales clubs se abstuvieron y se decidió que volvería a hablarse del tema en una siguiente asamblea».

Sobre la dotación de recursos, que Yebra aseguró que se les niega a las representaciones territoriales, la Catalana asegura que «miramos por la viabilidad de la Federació, y lógicamente las vías de financiacion que tenemos son las licencias, los cánones de competición y los patrocinios».

Y en ese sentido añaden desde la Catalana que «desde abril no hay un solo asesor», uno de los argumentos que Yebra esgrimió para denunciar que sí existía en cambio dotación presupuestaria para estas figuras y para cargos de confianza. 

Por último, acerca de las dimisiones que se han producido en los últimos meses en el propio equipo de Jordi Tamayo, desde la Catalana han querido matizar sobre las seis personas mencionadas que han dejado sus cargos que «Roger Almunia llegó a ejercer tan sólo una semana como directivo» y que Paco Darribia «nunca llegó a ser miembro de la Directiva de la Federació, sino tan sólo un colaborador de la Junta sin coste económico alguno».

A esta crisis se le une la delicada situación económica por la que atraviesa la Federació Catalana, que se halla en preconcurso de acreedores y tiene una deuda de seis millones de euros. Para el próximo 5 de septiembre está convocada una asamblea para analizar exclusivamente ese tema.

Sigue navegando