Deportes

Mikel Besora, el devorador de escaleras

El circuito mundial de las Towerrunning es el nuevo gran reto del atleta reusense, que arrancará el 15 de marzo en la carrera vertical a la Torre Eiffel: 1.665 peldaños a contrarreloj 

Si han estado en París sabrán lo cómodo que resulta subir a lo más alto de la Torre Eiffel en ascensor. Pocos, muy pocos, deciden recorrer a pie los 1.665 escalones que conducen hasta los 279 metros de altura del tercer piso. Y sólo algunos osados se atreven a hacerlo corriendo contra el reloj. Cuanto mas rápido, mejor, poniendo el cuerpo al límite. Una carrera inhumana. Quizás la más dura de las que integran el circuito mundial de las Towerrunning. Y en la que estará un reusense, Mikel Besora, que afronta los últimos entrenamientos para tomar parte en ella el próximo 15 de marzo.

Besora ha sido uno de los elegidos por la organización para correr en la categoría élite gracias a su currículum y sobre todo a sus dos destacadas actuaciones en la propia ciudad de París en 2017: victoria en la Eco trail de 31 kilómetros y subcampeón en el cross internacional para bomberos sobre una distancia de 18 kms.

Un auténtico privilegio para él, que nunca ha competido en esta modalidad. Sólo 24 hombres y 20 mujeres subirán la Torre Eiffel entre los élite (suelen ser expertos en carreras verticales, maratonianos, fondistas...); 80 plazas más que se sortean entre amateurs.

De todos los participantes la gran estrella será, sin duda, el polaco Piotr Lobodzinski, vencedor de las tres últimas ediciones y recordman de la prueba con un mejor crono de 7 minutos y 48 segundos. La plusmarca femenina obra en poder de la australiana Suzy Walsham con 9.34 minutos. Ambos son los números 1 mundiales de esta especialidad.

Especialista en montaña
«Cuando me invitaron no dudé en aceptarlo. Siempre busco nuevas motivaciones, y ésta lo es, asegura Besora, de 25 años y que trabaja como bombero en la central nuclear de Vandellós II y hasta ahora estaba centrado en carreras de montaña de corta y media distancia y también en ruta.

«En París trataré de hacerlo lo mejor posible. No me obsesiono con ningún resultado porque a pesar de que estoy entrenándome bastante bien, tampoco sé cómo voy a responder ni cómo voy a subir, porque en esta prueba tiene especificaciones muy concretas como que puedes agarrarte a la barandilla de la escalera o subirlas de dos en dos», explica acerca de esta prueba con enorme repercusión mediática (será retransmitida en directo por el canal Eurosport 2). Los tres primeros se clasificarán para el Mundial que tendrá lugar en China.   

Mikel, descansando tras su entrenamiento. FOTO: Lluís Milián

Besora lleva semanas preparándose. Su test más reciente ha sido, la pasada semana, las famosas 1.000 escaleras de Andoaín, en el País Vasco, donde acumuló 10.000 totalizando sus series (5.000 subiendo y 5.000 bajando) en 55 minutos.

Cerca de casa sus lugares habituales de entrenamiento suelen ser por ejemplo las 400 escaleras que suben desde el río Brugent hasta la La Riba o las 137 ubicadas junto al Palau de Congressos de Tarragona. También suele realizar series con lastres de un kilo en cada pie que a la hora de competir sin ellos le permiten ganar velocidad.

Besora, que esta temporada competirá como federado con Els Patxangueros d’Alforja tras cerrar su etapa en el Borges Trail, disputará además de la de París otras tres pruebas del circuito mundial de las Towerrunning: la VerticalMontserrat, en Collbató; Benidorm (ascensión al hotel Bali) y Madrid (en la Torre Espacio). Cuenta con el patrocinio de Aldepausports y Salomon.

En función de cómo vayan sus resultados se plantea competir también en Japón y en Nueva York (subida al Empire State), las dos pruebas más importantes del planeta junto a la parisina.  

De nuevo la Eco Trail
En paralelo el atleta reusense competirá en otras pruebas de ruta. De hecho dos días después de su participación en la Vertical a la Torre Eiffel, el 17 de marzo, con tan sólo 48 horas de recuperación después de un esfuerzo tan brutal, Mikel Besora tomará parte en la Eco Trail, en la propia capital francesa. En esta ocasión, además, se ha inscrito en la distancia de los 45 kilómetros, tras ganar la prueba de los 31 km. en 2017. Será uno de los aproximadamente 3.000 inscritos en esta distancia media.

Sigue navegando