Deportes

Tarragona rompe con la Junta de la Federació Catalana de Tennis y dimite en bloque

Lluís Yebra y su directiva dejan el cargo por sus discrepancias con el modelo de gestión que aplica Jordi Tamayo

La Junta directiva de la Representació Territorial de Tennis en Tarragona ha presentado su dimisión en bloque de forma irrevocable. Las enormes diferencias sobre el modelo de gestión que aplica la Junta y el presidente de la Federació Catalana, Jordi Tamayo, han motivado la decisión. Ayer mismo fue comunicada por el máximo responsable tarraconense, Lluís Yebra, al propio Tamayo.

«No tiene sentido que sigamos porque Tamayo lo impone todo desde Barcelona, ni se nos consulta ni se nos escucha», confirmó al Diari el propio Lluís Yebra. «Él ve la Federació como un negocio, pensando únicamente en cuotas, licencias y patrocinios, cuando nosotros creemos que debe ser un servicio a los clubs, ayudándoles a promocionar el tenis en sus territorios», añade.

Un solo año de gestión -fue elegido el 12 de junio de 2017 tras ganar las elecciones a Joan Navarro, el anterior presidente, por 94 votos a 60- ha sido suficiente para que Tamayo haya perdido la confianza del tenis tarraconense. El divorcio se gestó cinco meses después de iniciar su mandato, en noviembre, cuando llevó a la asamblea una propuesta para suprimir las representaciones territoriales que los clubs le tumbaron.

«No vale la pena seguir cuando inviertes tu ilusión y tiempo personal pero no te dejan hacer nada»

«Internamente Tamayo mantuvo las representaciones, no le quedaba otra después del resultado de aquella asamblea, pero no las dota de recursos. Y los hay. Es cierto que la deuda de la Federació es grande, pero el presidente destina partidas por ejemplo a asesores y cargos de confianza», resume Yebra, quien considera que «no vale la pena seguir cuando inviertes tu ilusión y tiempo personal pero no te dejan hacer nada».    

A su dimisión se le une la de todos sus compañeros de junta, que integran Pere LL. Bergadà (presidente del Club Tennis Tarragona), Jordi Compte (presidente del CT Reus Monterols), Celio Castillo (presidente del CT Torredembarra), Toni Rovirosa (presidente del CT Barà), Jordi Garcés (vicepresidente del CT Valls), Juan Domingo Pascual (ex técnico del CT Amposta ahora en el RCT Barcelona) y Mario Toribio (ex director deportivo del Nàstic ahora en el Costa Dorada). Los clubs a los que representan suponían un 75% de las licencias de la provincia de Tarragona cuando Yebra resultó elegido presidente en septiembre de 2016.

El cisma en la Federació Catalana es tal que a la dimisión en bloque de la territorial de Tarragona se le une la de Girona, encabezada por Joan Pruna. Queda por saber qué decidirá Lleida.

Previamente seis de los que fueron componentes de la junta directiva del propio Tamayo en la Catalana habían renunciado a sus cargos en los últimos meses: los vicepresidentes económicos Xavier Ponsetí y Roger Almunia; el vicepresidente deportivo Josep Gil; el secretario Jaume Marquès; y los vocales Francesc Castellví (CT Flix) y Paco Darriba. 

A la crisis interna se le une la delicada situación económica por la que atraviesa la Federació Catalana, en preconcurso de acreedores y con una deuda de seis millones de euros. 

Para el próximo 5 de septiembre está convocada una asamblea para analizar exclusivamente ese tema. La solución para aligerar los números rojos pasa por vender el Centre Internacional de Cornellà, cuya deuda y mantenimiento supone un enorme lastre.

Jordi Tamayo habó de sus intenciones sobre Cornellà y de otros temas, nada más resultar elegido, en una entrevista en el Diari de Tarragona.

Sigue navegando