Ebre

En Catalunya aún quedan 20.000 personas enterradas en fosas

La Generalitat saca pecho de su trabajo hecho en el último año para desenterrar restos de los caídos durante la Guerra Civil

La fosa de Pernafeites, en Miravet, no es el único hallazgo reciente. El Pla de Fosses impulsado por el Govern ha permitido la apertura de otra fosa, que es la más importante excavada hasta ahora en Catalunya, al menos en lo que atañe a número de individuos exhumados. Se trata de la fosa del Soleràs, en la comarca ilerdense de Les Garrigues. Allí se han encontrado hasta 146 individuos. 

Los datos se dieron a conocer ayer durante el acto de conmemoración del 80 aniversario de la Batalla de l’Ebre, que contó con la presencia del President de la Generalitat, Joaquim Torra; la consellera de Justícia, Ester Capella; y el alcalde de Corbera d’Ebre, Antonio Álvarez. También asistieron testimonios del célebre combate, entre ellos abuelos de la quinta del biberón. 

El acto se celebró en la Esglèsia Vella de Sant Pere, ubicada en el llamado Poble Vell de Corbera d’Ebre, que quedó en ruinas por las bombas de la Guerra Civil. El evento sirvió para que la Generalitat sacara pecho del trabajo hecho hasta ahora. El Pla de Fosses, presentado en enero de 2017, tiene como principal objetivo contribuir a la recuperación de la memoria histórica con la apertura de fosas para poder analizar los restos encontrados y devolverlos a sus familiares. Ya se ha producido el primer reencuentro. 

El acto de la conmemoración de los 80 años de la Batalla de l’Ebre, celebrado ayer en la iglesia del Poble Vell de Corbera d’Ebre.  Foto: Departament de Justícia

Con este plan, la Generalitat comienza a actuar de oficio para excavar. Hasta entonces actuaba a partir de peticiones. «Vamos tarde. Cada día quedan menos víctimas y menos testimonios, pero estamos pisando el acelerador. Ahora hace un año de la primera excavación prevista por el Pla de Fosses. Hemos rescatado los restos de cerca de 250 personas en las dos fosas más grandes nunca excavadas en Catalunya. En sólo un año, hemos multiplicado por cuatro el número de personas desenterradas desde la tradición», anunció ayer la consellera Ester Capella. «Estamos en deuda con estas personas. Las tenemos que recuperar, dignificar y recordar. Lo tenemos que hacer para coser las heridas colectivas y cerrar su duelo», añadió

El trabajo por delante es todavía ingente. Se calcula que en Catalunya aún quedan alrededor de 20.000 personas enterradas en fosas. El plan ha permitido llevar a cabo esas 281 exhumaciones (99 en Miravet y 146 en El Soleràs como yacimientos más representativos) entre el verano de 2017 y la primavera de 2018. 

Es el 83% del total de exhumaciones hechas en Catalunya en las últimas dos décadas. En total, en Catalunya hay 505 fosas localizadas. Hasta mayo de este año se han abierto 38. Más de una tercera parte de las excavaciones en 20 años se produjeron a partir del verano, prueba inequívoca del empeño del Govern en abordar con contundencia la asignatura de la memoria histórica. 

La fosa del Soleràs, la más importante en Catalunya, está subdividida en ocho fosas distintas. La mayoría de sus exhumaciones corresponden a soldados republicanos que murieron en un hospital de campaña instalado en el pueblo. También se han encontrado 25 militares del bando nacional y algunos civiles. Los mismos vecinos se hacían cargo del traslado de los soldados muertos. 

El Soleràs es un pueblo ubicado a caballo entre la zona de la guerra del Ebre y el frente sur del Segre. Fue un enclave logístico importante en pleno conflicto, entre julio y diciembre de 1938, periodo en el que se instalaron puntos sanitarios de atención a los soldados heridos. A pesar de ello, en enero de 1939, la zona cayó en manos del ejército nacional, que aprovechó el espacio para enterrar a sus soldados muertos en la Batalla de Les Garrigues. 

Sigue navegando