Ebre

Tributo a todos los que prestaron auxilio y protección tras la explosión del 16-A

Alcanar reconoció ayer el papel de los cuerpos de seguridad y emergencias, así como a los voluntarios, servicios sociales y otros trabajadores, con la presencia de autoridades del Govern de la Generalitat y del Ayuntamiento

Nadie quería relacionar en un primer momento la explosión de una casa ocupada en la urbanización Montecarlo de Alcanar Platja con los atentados en las Ramblas de Barcelona y en Cambrils.

A medida que pasaban las horas y se iniciaban las tareas de desescombro en la urbanización y las investigaciones de la Policía por toda Catalunya y, sobretodo, el hallazgo de la furgoneta del imán de Ripoll, hacía evidente la conexión entre aquellas explosiones, que parecían fortuitas, con los atentados perpetrados pocas horas después.

Las explosiones ocurridas en la urbanización Montecarlo de Alcanar Platja causaron, además de un buen número de heridos de diversa consideración entre los vecinos, gran cantidad de daños materiales en las viviendas de la urbanización.

Las actuaciones de los cuerpos de seguridad hicieron que se desarticulara esta organización criminal, se restaurara la normalidad y la seguridad en la zona, tan pronto como fue posible.

El Ayuntamiento de Alcanar quiso ayer reconocer este esfuerzo, invitando a varios miembros del actual Govern de la Generalitat de Catalunya. Asistieron el vicepresidente, Pere Aragonès; los consellers de Interior, Miquel Buch y de Territori i Sostenibilitat, Damià Calvet; junto a la consellera de Justícia, Ester Capella, que firmaron en el Llibre d’Honor del Ayuntamiento de Alcanar.

Tras la firma, las autoridades se trasladaron al restaurante Serramar de Alcanar Platja, que fue el improvisado centro de operaciones y atención a los vecinos afectados durante las explosiones del pasado agosto.

El concejal Jordi Bort recuerda que «un lugar de ocio y celebración lo transformamos en unas pocas horas y a contra corriente en un mini hotel donde las personas desalojadas podían descansar. También recibían apoyo psicológico y se hacían charlas periódicamente, tanto individuales como grupales». 

El restaurante se convirtió en un centro de información diario sobre las actuaciones que llevaban a cabo las fuerzas de seguridad en la zona.
El acto institucional de reconocimiento a los cuerpos públicos de seguridad y emergencia se celebró ayer por la tarde en la plaza Ramon Pous de Les Cases d’Alcanar, donde también se destacó la implicación de los voluntarios, servicios sociales y resto de trabajadores, entre ellos Miquel Nolla ‘Quelet’, el operario de la grúa a quien le explotó uno de los artefactos que acumulaban los terroristas en la urbanización Montecarlo mientras hacía tareas de desescombro del lugar.

Los cuerpos de seguridad recibieron el reconocimiento del vicepresident, consellers y del Ayuntamiento de Alcanar. FOTO: Joan Revillas

Bort reconoce el esfuerzo del sector de la restauración local que, a pesar de un cierto malestar inicial, «entendió que el gobierno municipal decidiera suspender las fiestas mayores de Les Cases ante aquella situación compleja, terrorista y nada fácil. Tras las oportunas explicaciones supieron hacerse cargo de la situación y es un gesto que debemos agradecer».

El alcalde de Alcanar, Alfons Montserrat, invitó al acto a las entidades y asociaciones del municipio indicando que «el tejido asociativo es uno de los pilares de la actividad y de las diversas dinámicas municipales, a la vez que es el eje vertebrador de conceptos como valor, compromiso, implicación, colaboración, etc. Valores que aquellos días todos reforzamos para clamar alto y fuerte que no tenemos miedo (‘No tenim por, no tenim temor’!)».

El acto de ayer, que también contó con la presencia de la alcaldesa de Cambrils, Camí Mendoza, finalmente no sufrió la amenaza de la lluvia, con 28 grados y una agradable brisa marina. Durante los parlamentos, Montserrat quiso expresar, seguido de grandes aplausos, «el rechazo hacia los medios y partidos que pusieron en duda el trabajo de los Mossos d’Esquadra».

El conseller de Interior Miquel Buch quiso recordar cómo «Alcanar se bolcó en superar el impacto de los hechos acaecidos hace un año».
Los primeros en recibir los reconocimientos de manos de las autoridades fueron los Mossos, una placa con el lema «No tenim por».

Sigue navegando