Economía

Aviso: Huelga en los aeropuertos desde el 29 de julio, en plena temporada

Afectaría también al de Reus. Los trabajadores de asistencia en tierra de todas las aerolíneas tachan de «inmovilista» a la patronal

Se avecina el cuarto verano consecutivo con amenaza de huelga en los aeropuertos, y esta vez afectaría al conjunto de la red de AENA. Los tres principales sindicatos del colectivo de trabajadores de asistencia en tierra a aerolíneas y pasajeros, actividad que se conoce como ‘handling’, registraron ayer un preaviso de huelga en todo el país desde el 29 de julio, esto es, en plena temporada alta de vacaciones.

El motivo es el bloqueo de la negociación de su cuarto convenio colectivo, que ha hecho que lleven dos años y medio con el anterior prorrogado. Según las centrales, la principal causa es la negativa de la patronal a abordar un incremento salarial, incluida la revisión de algunos conceptos y la creación de nuevos complementos variables.

También están en discusión para un posible acuerdo las horas extraordinarias (de cuyo abuso se quejan), una nueva jornada anual (con más descansos), un plan mejorado de previsión social (con medidas de conciliación familiar) y la revisión de la ayuda por incapacidad temporal. Los sindicatos «exigen» que la representación de las empresas de ‘handling’ «modifique su actitud inmovilista» en la negociación.

Hablamos de un colectivo de 60.000 trabajadores básicos para el funcionamiento normal de los aeropuertos, al encargarse en tierra no solo de los pasajeros sino también de las mercancías y el correo. Incluso las pasarelas de conexión a los aviones dependen de ellos.

Por eso, a diferencia de lo que ocurrió en agosto de 2017 en el aeropuerto barcelonés de El Prat con los paros de los vigilantes de seguridad -que amenazaban con extender a otros aeródromos-, una huelga aquí no solo produciría largas colas y retrasos de vuelos, sino probablemente un gran número de cancelaciones.

En septiembre de 2017 también estuvieron a punto de parar los trabajadores de AENA, si bien finalmente hubo acuerdo. En julio de 2016 los problemas se concentraron, de nuevo, en El Prat por las cancelaciones masivas de Vueling, en parte por una huelga del control aéreo en Francia. Y en 2015 los controladores españoles convocaron varios días de huelga para forzar el archivo de sus expedientes por el caos aéreo de diciembre de 2010.

Por otra parte, el sindicato ferroviario de UGT de Catalunya desconvocó ayer la huelga prevista para el 26 y el 31 de julio, y el 1, 3 y 10 de agosto en Renfe a la espera de negociar con la nueva dirección de la empresa. 

La organización resaltó que da un voto de confianza a los nuevos directivos para resolver el «problema endémico» de la falta de personal en la comunidad, motivo por el cual se había convocado la huelga en los trenes de alta velocidad y larga distancia. 

Sigue navegando