Economía

Cuatro medidas para ahorrar en la factura energética de nuestra empresa

Implantar un sencillo plan de eficiencia puede llegar a hacer ahorrar a la mitad de las pymes catalanas hasta un 25% de su coste eléctrico anual

La mitad de las pymes catalanas podrían ahorrar hasta una cuarta parte de su factura energética si implantasen medidas de eficiencia. Es decir, uno de cada cuatro euros del recibo de la luz, según las conclusiones que se extraen del último Informe de Comportamiento Energético de las Empresas Españolas difundido recientemente por Endesa. Un importante ahorro que, sin embargo, pocos logran materializar.

En base a los datos de una muestra de 3.684 empresas del Estado español entre los años 2014 y 2017, el estudio concluye que apenas un 18% de ellas cuentan con la aplicación de algún tipo de medida de ahorro energético. ¿Por qué?

En opinión de José Carlos Fernández Rey, responsable de este estudio elaborado por Endesa, hay dos razones claras que explican el porqué un 82% de las pymes siguen sin afrontar con decisión el cambio hacia una mayor eficiencia energética: «La primera es el desconocimiento real de las empresas sobre sus propios datos energéticos y de las posibilidades reales de mejora que tienen -explica-, mientras que la segunda razón es el miedo que les produce la idea de enfrentarse a una fuerte inversión».

Las conclusiones de este estudio, sin embargo, aseguran que esos miedos no están justificados. Según sus proyecciones, el tiempo de amortización de una inversión en medidas de eficiencia energética en una pyme es de cuatro años. Tras ello, la mitad de las empresas analizadas podrían llegar a ahorrarse cerca de un 25% de su factura energética respecto a los niveles de consumo actuales.

Destaca el potencial del sector terciario, donde según este estudio, un 56% de las empresas de servicios analizadas cuentan con un potencial de ahorro del 20% sobre su consumo actual, aunque apenas un 16% de ellas cuenta con algún tipo de medida de eficiencia energética implantada. ¿Por dónde empezar? Aquí están las cuatro medidas más efectivas para ahorrar en el recibo de la luz de una empresa.

  • Potencia contratada: Optimizar la potencia contratada es gratis. Y rápido. La única explicación para no hacerlo es el desconocimiento o la pereza. En el Informe de Comportamiento Energético de las Empresas Españolas elaborado por Endesa se señala que «una de cada dos empresas podría mejorar su contratación energética» y que ajustar la potencia contratada supondría, de forma inmediata, un ahorro de hasta 2.000 euros al año para el 25% de las empresas catalanas estudiadas. Se trata de un porcentaje cinco puntos por encima del que muestran el conjunto de empresas a escala estatal, donde un 20% de ellas cuenta con ese ahorro potencial de 2.000 euros al año. Pero el ahorro no se limita a ese 25% de empresas. En mayor o menor medida, se extiende al resto de las pymes analizadas. Así, más de un 35% de ellas cuenta con un potencial de ahorro de entre 500 y 2.000 euros al año, mientras otro 35% presenta una capacidad de ahorro de menos de 500 euros anuales por el mero hecho de optimizar su potencia contratada.
  • Baterías: En un 76% de las empresas, parte de la energía que consumen no llega a transformarse en energía útil. Es decir: se paga en la factura pero no aprovecha. La razón está en el funcionamiento interno de algunos aparatos y el nombre que recibe es «energía reactiva». La solución es contar con equipos de baterías de condensadores que compensen esta pérdida de energía. La amortización de instalar estas baterías se sitúa entre los cuatro y los seis años.
  • Consumos fantasma: Más energía que va a la factura y que no aprovecha nadie. Aparatos en standby o transformadores enchufados a la corriente sin que haya ninguna máquina funcionando son algunos ejemplos clásicos. Hasta un 41% de las pymes catalanas padecen estos consumos fantasma. El remedio también es aquí gratis, y de nuevo su falta de aplicación responde al desconocimiento o la pereza. ¿Que el transformador consume electricidad? Basta con desconectarlo cuando no se va a usar. 
  • Iluminación LED: Si la tecnología LED es ya un clásico en la oferta de iluminación para el ámbito doméstico, ¿por qué no debería serlo en el mundo de la empresa? Si vale para las luces del baño, vale también para las del taller. En Catalunya, según los datos de este estudio, entre un 60% y un 66% de las empresas que cambian su sistema de iluminación tradicional por uno de tecnología LED amortizan la inversión en un plazo de entre cuatro y seis años.
Sigue navegando