Economía

Los municipios podrán invertir desde este mes

El Gobierno se ha comprometido a aprobar en marzo el decreto que les permite reinvertir su superávit, y amplía la lista de inversiones consideradas sostenibles

«Todo lo que planteamos tiene respuesta positiva». Así de tajante y satisfecho se mostró el presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Abel Caballero, tras la reunión mantenida ayer con el secretario de Estado de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya. Y es que el Gobierno se ha comprometido a aprobar este mes el decreto ley que permitirá a los ayuntamientos reinvertir los más de 5.000 millones de superávit que generaron en 2017. Además, se ampliará la lista de inversiones consideradas financieramente sostenibles, lo que permitirá a los consistorios dedicar esos recursos a nuevas áreas hasta ahora vedadas. Todo un triunfo para las corporaciones locales.

En concreto, los ayuntamientos tendrán de plazo desde este mes –en el momento que se apruebe el decreto– y hasta abril de 2019 para poder invertir ese saldo positivo, algo que hasta ahora había sido rechazado por el Gobierno. De hecho, los ayuntamientos suman seis años con superávit en sus cuentas públicas –la única administración con saldo presupuestario positivo– y nunca habían podido reutilizar esos recursos por la limitación que establece la regla de gasto. Sin embargo, ante la presión de los ayuntamientos y en vista de que las elecciones municipales se celebrarán el próximo año, el departamento que dirige Cristóbal Montoro ha decidido abrir la mano. De hecho, aunque la medida de flexibilizar la aplicación de la regla de gasto ya se anunció en la reunión mantenida la semana pasada entre Caballero y el ministro de Hacienda, faltaba ver la letra pequeña de ese decreto. Algo que se produjo ayer y que tuvo una acogida muy positiva por los ayuntamientos.          

Así, no solo podrán gastar la totalidad de ese superávit, sino que Hacienda también acepta la demanda de la FEMP de extender el concepto de inversiones financieramente sostenibles –aquellas a las que se pueden dedicar los recursos del superávit– a infraestructuras sociales, culturales, deportivas, en residuos, seguridad y en equipamiento de dependencia. La única duda es si las partidas para el fomento del empleo pueden entrar en ese concepto al no estar consideradas como inversiones. Sin embargo, Hacienda se comprometió a aclarar ese punto en los próximos días. En este sentido, el secretario de Estado resaltó la «extraordinaria sensibilidad» del Gobierno hacia el municipalismo. De esta forma, las corporaciones locales ganan un importante pulso ante Hacienda al conseguir una de sus principales reivindicaciones.

Sigue navegando