Naltros

Esquiar junto a joyas románicas declaradas Patrimonio de la Humanidad

Boí Taüll propone esta temporada dos nuevos itinerarios ‘fuera pista’

Las estaciones de esquí han comenzado la temporada a pleno rendimiento. Las nevadas de los últimos días han dejado las pistas en un estado perfecto para la práctica de este deporte. Boí Taüll es una de las destacadas, con grueso de 100 centímetros y nieve polvo.

Situada en el Pirineo de Lleida, la estación de esquí de Boí Taüll Resort ofrece al esquiador todo lo necesario para disfrutar de su deporte favorito al máximo nivel, con cotas de 2.751 metros de máxima y 2.020 metros de mínima y una privilegiada situación encarada al norte. Está en un enclave espectacular, la Vall de Boí, puerta de entrada al Parc Nacional d’Aigüestortes y al Estany de Sant Maurici, y goza de una nieve de excelente calidad cada temporada de invierno.

La estación está pensada para que todas las pistas acaben en un mismo punto, el Pla de Vaques, donde espera una gran cafetería con terraza, a un paso de los dos parkings con capacidad para 1.500 plazas. De esta forma, si se esquía en grupo, cada uno puede ir por su lado sin que luego sea difícil encontrarse.

Tampoco podemos olvidar que la estación cuenta con dos áreas de freeride, un snowpark y un jardín de nieve que completan la oferta de un dominio cuya cota más alta, Puig Falcó, se encuentra a 2.751 m de altura, lo que la convierte en el techo del Pirineo esquiable.

Como novedad, Boí Taüll propone esta temporada dos itinerarios  ‘fuera pista’ –el de Vall de Moró y el de Vall de Ginebrell– con un desnivel que acaba por debajo de la cota menor y supera los 1.000 metros. La estación leridana ha efectuado una importante inversión tanto en el sistema de producción de nieve artificial, como en material.

Su entorno, la Vall de Boí, reúne uno de los legados culturales más importantes no sólo de Catalunya: posee nueve iglesias románicas de los siglos XI y XII y auténticas joyas medievales que fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

En cuanto a los alojamientos, la propia estación tiene un complejo llamado Boí Taüll Resort, a dos km de la localidad de Taüll. Las instalaciones constan de un hotel de 4 estrellas, dos de 3, uno de 2, dos aparta-hoteles y un spa, además de club infantil, pub y discoteca.

La agencia de viajes Esquiades.com cuenta con toda clase de hoteles en Boí Taüll, que se extienden a las poblaciones cercanas, rodeadas por las joyas del románico y en las que se puede descansar después de la nieve. 

Sigue navegando