Naltros

Rock de plastilina

Diputació. ‘PlastiHistòria de la música’ es la aventura desde la prehistoria hasta los últimos Dj

Juglares, cantaores de flamenco, la Zarzuela, los Beatles cruzando el paso de peatones de Abbey Road, Gene Kelly cantando bajo la lluvia, el pop y el rock, música africana y sudamericana... un centenar de personajes de plastilina protagonizan en el Pati de la Diputació de Tarragona hasta el próximo 1 de abril la muestra PlastiHistòria de la música.

Ésta recorre su historia desde la prehistoria «con flautas creadas a partir de huesos de animales e instrumentos de percusión de piedra» hasta los Dj más modernos, los que en la actualidad llenan las discotecas de medio mundo. Son figuras con una expresión y un movimiento intrínseco que invitan a la admiración.

PlastiHistòria de la música es un proyecto de la Fundación Educa (www.fundacioneduca.es/) y las creaciones han salido de las manos de un modelista, un escenógrafo y un pintor del colectivo Plastiart que, de forma altruista, lo llevan a cabo con el único objetivo de educar. No es la primera propuesta de la Fundación Educa ni tampoco será la última.

Antes ya han contado la Historia de la Humanidad, la de la Ciencia y han puesto en escena un Belén monumental con 220 personajes. Y el próximo proyecto aborda la mujer en la Historia.

El cóctel que se persigue es que «la gente disfrute, se lo pase bien y aprenda y parece ser que lo conseguimos»

Pero ahora le toca el turno al mundo de la música y tal y como explica Jorge Peláez, secretario de la Fundación, «se ha resumido la historia en 20 escenas, en las que hemos intentado ser verídicos y reales. La ambientación es la más correcta posible y los documentos son de la época, así como los vestuarios y escudos originales. Queremos ser muy estrictos con toda la iconografía y la representación de la exposición». 

Rigor histórico
Para ello, han colaborado con dos profesores de la Universidad de Valladolid, de la Cátedra de Música, «que nos han orientado, sobre todo en los textos y en alguna escena, como la de la ópera, que nos tenía bloqueados. Ellos han sido un poco los ángeles de la guarda». Elaborar el guion es todo un reto por lo que se presentó a varios expertos para que dieran su opinión y «ver si se nos olvidaba algo», comenta Jorge.

El cóctel que se persigue es que «la gente disfrute, se lo pase bien y aprenda y parece ser que lo conseguimos».
Tarragona es la primera ciudad catalana que visita PlastiHistòria y la tercera de toda España, por lo que aún le quedan muchos kilómetros por recorrer. 

El Imperio egipcio con sus rituales consagrados a los dioses, el Mundo Clásico y la fanfarria de las legiones romanas, la Edad Media y la música religiosa, el Renacimiento con la música de corte, el Barroco y Bach, Mozart tocando su Stradivarius o Beethoven y su problema de audición reflejado de forma excelente son algunos de los dioramas que se pueden admirar, sin olvidar la Zarzuela y el flamenco de Camarón -en el que incluso los asistentes al espectáculo entre ellos el gato, degustan unas tapas-, la música tribal, el Jazz de Louisiana o un grupo de monjes gregorianos, cada uno con su debida explicación. 

Son todo un conjunto de escenas que dejan boquiabiertos a pequeños y grandes, a unos por la plastilina y a otros por su parte artística y la cuidada reproducción de los pequeños detalles. Jorge cuenta cómo «todo está elaborado expresamente para la exposición, los pianos, la batería, el saxofón, la viola de gamba del Renacimiento. Y en todas las figuras el 90 por ciento es plastilina pero también hay cartón, madera, papel...». 

PlastiHistòria de la Música se complementa con talleres didácticos dirigidos por la doctora en Musicologia y profesora de la URV Montserrat Canela, para las escuelas que lo soliciten. Así, las que quieran visitar la exposición disponen de un dossier didáctico a su disposición. Para participar en los talleres se debe concertar cita con la Unitat de Cultura de la Diputació (cultura@dipta.cat). La muestra pretende facilitar una comprensión musical desde la vertiente más lúdica, identificar las diferentes etapas históricas, establecer conexiones entre los diferentes estilos, adivinar el origen de algunos de los instrumentos y, sobre todo, potenciar el interés entre los más jóvenes. 

Aquellos que se acerquen a visitarla, dependiendo de la edad, realizan un taller de una reproducción en plastilina de algún instrumento de la exposición o una actividad de audición, en ese caso para los más mayores.

Sigue navegando