Noticias

El hombre que lanzó a un bebé por la ventana porque tenía "la semilla del mal"

El acusado reconoció que lanzó por la ventana a la bebé Alicia de 17 meses, aunque aseguró que actuó "enajenado" porque vio en la pequeña la "semilla del mal" y él, como "trabajador de luz" que era, debía proteger a la humanidad frente a la oscuridad.

Varios psiquiatras que han tratado al acusado de asesinar a una bebé en Vitoria y de intentar matar a su madre han afirmado hoy que el procesado no sufre una esquizofrenia paranoide ni otra patología mental, pero uno de ellos ha reconocido que pudo haber sufrido un "brote psicótico" por consumo de cannabis.

El juicio que se celebra en la Audiencia de Álava por estos hechos ha continuado hoy con la declaración de diversos psiquiatras que han atendido al acusado, un profesor de saxofón natural de Sevilla, que en el momento de los hechos, el 25 de enero de 2016, tenía 30 años.

Durante su declaración la pasada semana, el procesado, que reconoció que lanzó por la ventana a la bebé Alicia de 17 meses, aseguró que actuó "enajenado" porque vio en la pequeña la "semilla del mal" y él, como "trabajador de luz" que era, debía proteger a la humanidad frente a la oscuridad.

La defensa alega que el acusado sufre una grave esquizofrenia paranoide no diagnosticada y solicita que se le aplique la eximente completa por enajenación mental, mientras que las acusaciones consideran que tal enajenación es un "mero acto de teatro" y reclaman la prisión permanente revisable.

En la vista de hoy ha declarado, entre otros, un psiquiatra de las cárceles de Dueñas (Palencia) y Valladolid que ha atendido al acusado mientras ha estado en prisión provisional y ha afirmado que su "impresión" es que no sufre una esquizofrenia paranoide y que nunca le ha medicado por una enfermedad mental, sino por problemas para dormir y "puntualmente" por ansiedad.

Ha relatado también que no tienen constancia de ningún comportamiento incoherente en prisión y que cuando ha estado recientemente con él lo que sí ha observado es que estaba nervioso por el juicio, consciente a lo que se enfrentaba, y con cierto nivel de estrés.

También ha negado que el acusado sufra una patología psicótica el psiquiatra que le atendió en el Hospital de Santiago de Vitoria un día después de los hechos y sí ha dicho que observó "rasgos" de trastorno de personalidad.

Ha relatado que durante las conversaciones que tuvo con él estuvo consciente, orientado, era capaz de mantener un discurso fluido y extraer conclusiones de lo sucedido, y tenía consciencia de que podía pasar "buena parte" de su vida en la cárcel.
Este psiquiatra ha precisado que vio en él pensamientos un "poco peculiares" sobre el bien y el mal pero no una patología mental.

A preguntas de la defensa ha reconocido sin embargo que pudo haber sufrido un "brote psicótico" por consumo de cannabis, sustancia que el procesado ha dicho que fumaba, también el día de los hechos. "Es poco común, pero sí puede darse", ha asegurado este psiquiatra.

También han declarado hoy varios psiquiatras y psicólogos de la Unidad de Valoración Forense Integral que a petición del juzgado valoraron al acusado y que han subrayado que la esquizofrenia es una enfermedad crónica, que provoca un deterioro progresivo de la persona y le dificulta una vida normalizada, lo que no han observado en este caso.

Han asegurado asimismo que los brotes psicóticos duran unos días como mínimo y que de estar bajo uno de ellos hubiera sido "incapaz" de comunicarse como lo hizo con los agentes que llegaron al lugar de los hechos y le detuvieron.

Han afirmado que el acusado en el momento de los hechos no tenía sus facultades anuladas o afectadas y las conservaba en "grado suficiente" para saber lo que hacía.

Otro elemento que han destacado es el "componente machista" observado en las relaciones de pareja del acusado, que sitúa a las mujeres en un rol de sumisión.El juicio por estos hechos continuará mañana con la declaración de más peritos, entre ellos los psiquiatras que han elaborado un informe sobre la salud mental del acusado a petición de su defensa.

Sigue navegando