Noticias

Fallece un español en un hotel de Londres intoxicado por monóxido de carbono

Marcos Severa tenía 33 años y su compañero de habitación, de 37, se halla en estado crítico

Un mallorquín de 33 años, residente en Madrid, Marcos Servera, falleció y su amigo Esteban García, madrileño de 37, se encuentra hospitalizado en estado crítico, por intoxicación con monóxido de carbono cuando compartían habitación en un hotel de Londres clasificado con cuatro estrellas. No se conoce la hora del fallecimiento, pero la Policía lo halló muerto a primera hora de la tarde del lunes.

Servera había mostrado en su cuenta de Twitter su entusiasmo por viajar el pasado fin de semana a Londres para ver el musical ‘Hamilton’ y luego su preocupación por que el temporal de nieve le impidiera viajar. Era un fotógrafo, cámara y realizador formado en el Instituto de RTVE y con ganas de estar en una nómina, según expresaba tras dos entrevistas de trabajo en fechas recientes.

La Policía espera a la autopsia para confirmar la causa del fallecimiento, pero informó que los efectivos que acudieron a la habitación detectaron una concentración alta de CO. Dos policías fueron llevados a un hospital próximo, del que fueron dados de alta poco después. No hay noticia de que otros clientes del hotel requiriesen atención. Familiares y amigos de los españoles levantaron la alarma al haber perdido el contacto con ellos.

El hotel Mayflower está en la calle Trebovir Road. Ocupa una de las mansiones construidas al final del siglo XIX en el barrio de Earl’s Court. Da en su parte trasera a la estación de metro del mismo nombre, una de las más concurridas del centro de la capital británica. Son numerosas las críticas a sus instalaciones en las páginas de internet dedicadas a las reservas de hotel

El monóxido de carbono es un gas inodoro que causa miles de muertes cada año. En las viviendas es emitido por la combustión imperfecta de carbón, madera, gas y otras sustancias, en chimeneas, braseros, calderas de calefacción o fuegos de cocina. En España causó 125 muertes en 2015. 

Sigue navegando