Opinion

La igualdad, un compromiso de todos

Secundando el paro o trabajando, hoy, Día de la Mujer, todos estamos comprometidos en la lucha por la igualdad

Parece increíble que a estas alturas del siglo XXI persista de forma tan profunda la discriminación y la explotación de la mujer en los ámbitos más diversos de la sociedad. No estamos denunciando la explotación de la mujer en recónditos lugares invisibles del planeta. Estamos hablando de los países más avanzados de Occidente. La marginación en razón de sexo persiste en nuestro entorno con el riesgo de cronificarse como un mal irresoluble. Las cifras revelan la brecha salarial que existe entre hombres y mujeres en el mundo laboral, estimada en una media del 20% en cuanto a retribuciones, pero también muy patente en las barreras que impiden a las mujeres acceder en plano de igualdad a los puestos directivos de las empresas. Y si logran hacerlo es a costa de unos sacrificios añadidos a los que el hombre escapa. Pero sin duda, la mayor lacra que nos degrada como sociedad es la violencia machista que cada año, de forma inexorable, se lleva por delante la vida de decenas de mujeres sin que ninguna de las medidas que se han desplegado haya sido suficientemente eficaz. La democracia ha permitido avanzar en la igualdad de la mujer y los cambios legislativos han conseguido incrementar la protección a las mujeres que viven en situación de riesgo por la violencia machista. Pero no es suficiente. No basta con implantar nuevas leyes y nuevas medidas policiales y preventivas. Necesitamos un cambio social más profundo que es responsabilidad de todos, hombres y mujeres, que empieza por la educación en la escuela, en los hogares, en la familia, en el trabajo, en el ocio, en todos los ámbitos de la vida. La verdadera igualdad no se alcanzará con planteamientos de unos contra otros. El verdadero cambio cultural debe hacerse de manera agrupada. Sin igualdad no habrá libertad, y sin libertad no puede haber democracia. Hoy, Día de la Mujer, se añade un día de huelga para que todos adquiramos consciencia del camino que aun queda por recorrer. Siguiendo el paro o trabajando, hoy todos estamos comprometidos en esta lucha.

Sigue navegando