Reus

Denuncian al Ayuntamiento de Reus por maltrato animal

La ONG Nova Eucària ha presentado una denuncia contra el alcalde, Carles Pellicer, y el concejal de Medi Ambient, Daniel Rubio, por vulnerar, supuestamente, varias leyes europeas, estatales y catalanas. 

Nova Eucària ha presentado una denuncia contra el Ayuntamiento de Reus por maltrato animal. Concretamente, la ONG catalana centra la denuncia en los métodos utilizados por el consistorio para combatir la población de palomas.

Según Anna Carbonell, directora de Nova Eucària, "el método que se utiliza en Reus para reducir la población de palomas no es ético ni legal". Dice que "se utiliza el método de captura y exterminio". El Ayuntamiento instala jaulas en lugares estratégicos donde las aves quedan atrapadas. "Los animales pueden pasarse muchas horas allí hasta que alguien viene a recogerlos. Mueren de inanición o aplastadas entre sí". Las que sobreviven, según Nova Eucària, "son gaseadas hasta la muerte".

Además, dice Carbonell, “este método no es selectivo”, lo que infringe la Directiva Europea de 2009/147 sobre la conservación de las aves silvestres. “En las jaulas pueden acabar entrando todo tipo de animales, algunos protegidos. Alguna vez nos hemos encontrado con golondrinas, que son un ave especialmente protegida”.

Para la ONG, “los métodos de exterminación se han publicitado como legales, porqué se dice que las palomas son una plaga. Pero el concepto mismo de plaga no está estipulado ni consensuado y no hay ninguna normativa que reconozca esta afirmación”. Dicen desde Nova Eucària que “cuando se ha examinado, se ha buscado, no se ha encontrado nada a lo que poder aferrarse para justificar que las palomas son una plaga”. Acciones contundentes contra la población, explican, deberían ir acompañadas de informes de la Generalitat “que nunca se hacen”.

La “guerra” de Pellicer contra las palomas

A mediados de mayo, el Ayuntamiento de Reus presentó una campaña para “luchar” contra la “masificación” de las palomas. El alcalde Carles Pellicer presentó personalmente la iniciativa asegurando que estas aves son “fuente de enfermedades” y que “deterioran mobiliario urbano, árboles, cañerías, edificios y que contaminan las fuentes municipales”.

Desde el consistorio pedían la ayuda de la ciudadanía para combatir las palomas, que aseguraban que suponen “un gasto de 100.000 euros anuales”. Entre otras medidas, se preveían multas y sanciones a aquellas personas que dan de comer a los animales.

La campaña iba acompañada de un vídeo en el que se veía a un joven leyendo un libro en una céntrica plaza de Reus, y al que le caía encima una cascada de pasta blanca que quería emular los excrementos de las palomas.

Según Anna Carbonell, “se trata de una campaña exagerada, ridícula y discriminatoria”. En la denuncia también se incluye un fragmento del vídeo en el que se ve a un ciudadano expulsando a una paloma de un puntapié. “Creemos que eso incita a la violencia y nos sorprende que un Ayuntamiento avale estas conductas contra los animales”.

Problema endémico en Reus

Nova Eucària ha denunciado por todo ello a Carles Pellicer y a Daniel Rubio, a quienes consideran responsables de la campaña y de la promoción de “técnicas ilegales y nada éticas” para reducir la población de palomas.

Aseguran desde la ONG que los problemas con el Ayuntamiento de Reus son endémicos. Que hace años que intentan negociar métodos alternativos de control de la población de animales, pero que desde el consistorio se hace caso omiso.

Una de las alternativas planteadas es la esterilización de la población de palomas. “Hay que colocar, en lugares estratégicos, comedores de pienso con nicarbazina, un componente que está probado que esteriliza a los animales”. El Ayuntamiento ya trabajó en fórmulas similares hace años pero según Anna Carbonell“lo hizo con productos no homologados y que no son efectivos”.

Tampoco el uso de aves predadoras como los falcones ha tenido éxito. Dice Carbonellque “a menudo, los falcones acaban muriendo porque no se encuentran en su hábitat”. Además, desaconseja este tipo de métodos porqué tampoco son selectivos, pues el animal termina comiendo lo que puede para sobrevivir, no sólo palomas.

La ONG sitúa otro ejemplo en el debate: el cierre de las fuentes de la ciudad para evitar que las palomas puedan beber. “Eso también contradice la legislación y la normativa. No puede impedirse a los animales urbanos el consumo de agua o alimento. Tampoco es un método selectivo”.

Posibles sanciones e inhabilitación

Nova Eucària considera que se ha creado un cultivo de opinión en la sociedad contra las palomas que justifica cualquier método para su erradicación. “No se tiene en cuenta que cuando una población se encuentra amenazada se crea un vacío ecológico. La misma especie se reproduce con más frecuencia y en más volumen para sobrevivir”, cuenta Carbonell.

Acusa a Pellicer y a Rubio de saltarse la ley catalana de protección animal, el artículo del código penal que habla del maltrato animal, la ley española de patrimonio natural y de biodiversidad, además de la ya nombrada directiva europea sobre la conservación de las aves silvestres.

La denuncia la han presentado en la Fiscalía de Tarragona por la vía penal. Consideran en Nova Eucària que se habrían cometido delitos graves. Si la denuncia avanzara, el alcalde y el concejal de Medi Ambient podrían enfrentarse a severas sanciones económicas y hasta la inhabilitación como cargo público. “Creemos que debe haber responsabilidades políticas”, dice Anna Teixidó.

‘L’Última Llar’

La directora de la ONG Nova Eucària amenaza también al Ayuntamiento de Reus con nuevas denuncias si no se rompe el contrato con ‘L’Última Llar’, en la que, según dice Carbonell“se sacrifican animales”. Asegura que no puede justificarse y perpetuarse un funcionamiento así “por el mero hecho de no tener una alternativa”. Recuerda que los responsables de ‘L’Última Llar’ se encuentran en medio de un proceso judicial. “Están siendo investigados”, dice Carbonell. “Lo que hay que hacer es crear un centro público donde las entidades organizadas que luchan para defender los derechos de los animales puedan trabajar libremente”, concluye.

Sigue navegando