Reus

Diez años y más de cien alumnos en la escuela de Maspujols

La Escola de Maspujols nació hace diez años. Entonces ya lo hizo en módulos prefabricados. «Antes de abrir el centro, los niños y niñas se desplazaban a la escuela de las Borges del Camp», explica la directora, M. Antonieta Ciuret. En 2008, recuerda, «se preveía un crecimiento importante de la población infantil, ya que se habían construido nuevas viviendas, lo que motivó la creación de la escuela en Maspujols». El colegio empezó con 27 niños y después de diez años ya supera el centenar. 
Hace una década, las familias pusieron encima de la mesa dos condiciones para apoyar la creación de la escuela: ofrecer horario de acogida y el servicio de comedor escolar. «Las familias necesitaban estos servicios. Empezaron con muy pocos niños, pero poco a poco ha crecido la demanda», confirman desde la escuela. El proyecto ilusionó a toda la comunidad educativa y desde el primer momento contó con el apoyo del Ayuntamiento.

Ensenyament espera que el centro educativo pueda ser una realidad a mediados de 2020

La suma de todos estos factores hizo que la necesidad de abrir la escuela fuese inmediata y, en palabras de la directora, «no había tiempo para hacer un edificio y tampoco el pueblo disponía de terrenos públicos para cederlos». «Originalmente, y hasta ahora, se ubicó la escuela en un solar privado con la condición de que, después de unos años, se construiría la escuela nueva», detalla. 
El proceso y los trámites tampoco fueron fáciles. «El Ayuntamiento tuvo que comprar el terreno donde se ubicará el nuevo edificio y recalificarlo, lo que conllevó que el proceso fuera lento. Después se cedió el terreno a la Generalitat con la intención de construir el edificio, pero la crisis paralizó el proyecto», aseguran desde la escuela.

El tiempo ha pasado y la espera ha merecido la pena. El pasado mes de julio el Departament d’Ensenyament, liderado por el conseller Josep Bargalló, comunicó que centrará principalmente sus esfuerzos en tres centros educativos, entre ellos el de Maspujols, durante la primera parte del mandato. Se espera que pueda ser una realidad a mediados de 2020
La Escola de Maspujols empezó su andadura educativa como escuela cíclica, es decir, agrupando diferentes cursos, pero el próximo curso 2018/2019 pasará a ser una escuela de una línea, con una plantilla de 14 profesores. El proyecto educativo se sustenta en las tradiciones de Maspujols; el fomento de una alimentación y un estilo de vida saludable; el aprendizaje del inglés de manera transversal, etc. Nacer y crecer en módulos prefabricados ha tenido sus pros y sus contras. «Aunque los módulos están muy bien acondicionados, con calefacción y aire acondicionado, es evidente que hemos tenido inconvenientes, ya que empezamos con dos módulos y ahora ya son seis», asegura la directora. 

En esta década, la ilusión de estrenar un nuevo edificio se ha mantenido viva. «Queremos que la nueva escuela tenga un gimnasio con un escenario, ya que es prioritario para poder organizar todo tipo de actos con las familias», asegura M. Antonieta Ciuret. Otra de las ilusiones, recuerda, «es tener cocina propia para elaborar in situ la comida del comedor escolar. «El promedio de alumnos que se quedan en el comedor es de 70», confirman desde la escuela. Un nuevo edificio sería la mejor manera de celebrar el décimo aniversario.

Sigue navegando