Reus

El Ayuntamiento de Reus tiene dos meses para salvar el Hospital Sant Joan

El centro entró ayer viernes en causa de disolución después de cerrar el 2017 con déficit

El consejo de administración del Hospital Sant Joan de Reus aprobó ayer viernes por la mañana las cuentas del 2017. El ejercicio termina con un déficit de 3,2 millones de euros para el centro, que desde ayer, entra en causa de disolución. Ahora, la dirección del Hospital, tiene dos meses para remover la causa. La Junta General decidirá en los próximos días las medidas a tomar. 

Y es que el consejo aprobó elevar a la Junta General, o lo que es lo mismo, el pleno del Ayuntamiento de Reus, las medidas que sean necesarias de adoptar para remover la causa de disolución. También se empoderó a Noemí Llauradó, presidenta del Hospital, para tomar las decisiones que sean necesarias. 

El silencio del gobierno municipal alrededor de las solución del embrollo del Hospital es imponente. Lo único que ha trascendido es que, sea cual sea la medida que se adopte, ésta no afectará a las cuentas municipales ni tampoco las reservas del Hospital Comarcal de Móra d’Ebre.

Éste último punto es relevante, pues fue ésta la medida escogida para paliar el déficit del 2015, cuando se aprobó absorber cuatro millones de euros de las reservas del centro de la Ribera d’Ebre, gestionado también desde el Ayuntamiento de Reus, para paliar el déficit del Sant Joan. Una decisión que comportó duras críticas desde Móra d’Ebre, especialmente por parte de su alcalde, Joan Piñol.

Otra de las informaciones que ha trascendido es que el gobierno depende de «terceros» para evitar la causa de disolución. Ahora bien, se desconoce quiénes son y en qué medida podrían influir en la decisión final que pueda adoptar la Junta General.

La semana pasada se conocía que el Hospital Sant Joan de Reus cerraba el 2017 en números rojos. Es el tercer año que el equipamiento sanitario cierra el ejercicio contable con déficit. El 2015 se cerró con más de tres millones y el 2016 con alrededor de ocho. Los responsables del centro admiten que «la situación es insostenible». 

En el caso del Hospital, los trabajadores hace meses que tienen asumido que no cobrarán los objetivos de este año. Y es que un acuerdo con el comité de empresa para firmar el nuevo convenio laboral de la plantilla definió que las DPO no se pagarían si el centro cerraba con déficit. 
Una situación que debería paliarse una vez entre en funcionamiento el nuevo consorcio con la Generalitat de Catalunya.

Un consorcio que se esperaba para el 1 de enero pero que se ha visto afectado por la situación política. A la espera de un nuevo gobierno en Catalunya el Hospital deberá esperar. Aún así, el gobierno de Reus debe buscar una solución para el 2017. 

El Hospital de Móra

El consejo de administración del Hospital Comarcal de Móra d’Ebre (Gecohsa) confirmó que cierra las cuentas de 2017 con un resultado positivo de 680€. Según informaron desde la empresa, el resultado surge «del esfuerzo de contención logrado gracias a la colaboración de todos los profesionales del centro y que permitirá hacer efectivo el pago del 33% de las DPO».

El Diari publicaba hace unas semanas que el Hospital Comarcal de Móra d’Ebre continuará en la órbita reusense, como mínimo, hasta el verano. Por lo tanto, el Ayuntamiento de Reus, a través del Grup Salut, seguirá gestionando el centro hospitalario a pesar de que la concesión haya finalizado.

El Hospital Comarcal de Móra es el único centro del Grup Salut que no cierra en números rojos

Esto es así porque la Generalitat de Catalunya, a través del Servei Català de la Salut (CatSalut) solicitó al consistorio una prórroga de dos meses sobre el calendario previsto porque todavía no puede poner en marcha la empresa pública que debe coger las riendas del centro de las Terres de l’Ebre.

Así pues, se repite un caso muy parecido al que vive el consorcio del Hospital Sant Joan, que sigue sin materializarse por la falta de Govern en la Generalitat.

Sigue navegando