Reus

El juez pide más testigos en el caso del mecánico de Reus acusado de un delito de odio

David Piqué, al terminar la vista ha declarado que los hechos que se le imputan a su cliente no son constitutivos de delito y "esperamos el sobreseimiento de la causa”

El magistrado del Juzgado de Instrucción número 3 de Reus ha solicitado más diligencias testificales (más personas en calidad de testigos) para tomar una decisión respecto a la acusación por delito de odio contra el mecánico Jordi Perelló, que hace una semana se negó a reparar un coche porque pertenecía a una policía nacional.

El magistrado de Reus ha tomado declaración a tres personas. En calidad de testigos han declarado la agente de policía nacional y su marido, mosso d'esquadra -que es quien puso la denuncia- . Y en calidad de imputado al mecánico reusense Jordi Perelló.

Más de un centenar de personas convocadas por entidades y formaciones soberanistas, así como los ‘Avis i Àvies per la Llibertat’, lo han arropado en las puertas del edificio judicial.

Llegada triunfal

Hacia las diez menos cuarto de la mañana, Jordi Perelló ha llegado a los juzgados de Reus para afrontar la declaración judicial. Muy emocionado ha saludado y ha agradecido las muestras de apoyo del más de un centenar de personas que lo esperaban a las puertas al grito de “No estás solo!”. 

Después de que hayan comparecido ante el juez el agente de la policía española y su pareja, Perelló ha empezado a declarar alrededor de las 11.45 horas y ha salido 30 minutos más tarde entre aplausos y gritos de apoyo, como por ejemplo “Els tallers seran sempre nostres!”. 

El mecánico ha declinado hacer declaraciones a los numerosos medios reunidos ante el edificio judicial. Su abogado, David Piqué, ha confirmado que Perelló ha comparecido para responder a todas las preguntas.

El letrado ha añadido que, una vez examinado el atestado y escuchadas las versiones del agente de la policía y del denunciante , espera que bien pronto se dicte el sobreseimiento de la causa.

decenas de personas han arropado la llegada del mecánico a los juzgados.

Por otro lado, en el taller del mecánico este miércoles se podía leer una nota con la inscripción 'Hoy por la mañana, cerrado por injusticia'.

Al juzgado, en siete días

Los hechos se remontan al miércoles de la semana pasada día 31 de enero cuando una agente de policía nacional llamó a Perelló para pedir cita para reparar su coche.

Él se negó “por principios” justificando su razonamiento en los hechos del 1-O y las cargas policiales desproporcionadas en la celebración del referéndum convocado por el Govern de la Generalitat.

Poco después, la pareja del agente, que es mosso, lo habría amenazado por teléfono y en persona, según relató el mecánico. Finalmente, dos patrullas de la policía catalana se personaron en este taller del Camí de Valls.

Perelló fue citado el 1 de febrero, jueves, en comisaría acusado de un presunto delito de incitación al odio. El mecánico acudió asistido por un abogado y se acogió a su derecho de no declarar.

Cuando trascendió su caso, Perelló argumentó que tiene un taller “no marquista” y que “todo el derecho de elegir el trabajo”. En este sentido, el mecánico sostiene que el amparo el Real decreto que regula la actividad industrial y de prestación de servicios en los talleres de reparación de vehículos automóviles, de sus equipos y componentes. Así mismo, siempre ha rechazado que se lo acuse de promover odio y ha enmarcado este caso en una “decisión personal”. 

Fuentes cercanas al mecánico se han mostrado sorprendidas por la rapidez de la citación judicial, que se ha materializado apenas una semana después de los hechos. Así mismo, han denunciado que Perelló ha recibido varios insultos y amenazas.

Sigue navegando