Reus

«La lucha en contra de la adscripción única en los institutos no acaba aquí»

Los padres valoran positivamente la rectificación de Ensenyament y su nuevo modelo de matriculación, donde las familias tendrán más opciones de elección, pero recuerdan que el compromiso es sólo para los 2 próximos cursos

Los padres de los alumnos que el próximo curso 2018-2019 cursarán primero de la ESO en los institutos públicos de Reus ya conocen la propuesta alternativa que el Departament d’Ensenyament ha hecho a la adscripción única, un modelo que finalmente ha sido paralizado ante la movilización en contra de las familias. 

Satisfacción, pero sin abandonar la lucha. De esta manera podría resumirse la reacción de los padres ante el anuncio de Ensenyament de su propuesta. Satisfacción porque han conseguido que la adscripción única quede aparcada. Por contra, las familias de las escuelas públicas de la ciudad tendrán más donde elegir para matricular a sus hijos. Esto es así porque siete colegios de la ciudad, todos los que se encuentran ubicados en la zona sur (Eduard Toda, Isabel Besora, Rosa Sensat, Rubió i Ors, Teresa Miquel, Sant Bernat Calbó y Marià Fortuny) estrenarán, por primera vez, la adscripción triple. Eso significa que los padres podrán elegir entre los institutos Salvador Vilaseca, Roseta Mauri o Josep Tapiró. 

«Ha quedado demostrado que con voluntad política se pueden solucionar los problemas»
Enrique Martín, Padre del Cèlia Artiga


El resto de escuelas, las del centro y norte, mantienen la adscripción doble: Alberich i Casas, General Prim y Prat de la Riba (Baix Camp y Gaudí); La Vitxeta y Montsant (Domènech i Montaner y Gabriel Ferrater); Joan Rebull, Pompeu Fabra y Sant Pau (Gabriel Ferrater y Domènech i Montaner); Ciutat de Reus, Cèlia Artiga, Misericòrdia y Mowgli (Gaudí y Baix Camp) y Ganxets y Santa Anna de Castellvell (Domènech i Montaner y Gaudí).

Enrique Martin, padre de un alumno del colegio Cèlia Artiga, admitía al Diari estar satisfecho: «Hemos podido parar el tema de la adscripción única, y ha quedado demostrado que cuando existe voluntad política se solucionan las cosas», asegura.
Por su parte, desde el AMPA Escola Joan Rebull aseguraban que «Ensenyament ha entendido que no se había avisado con suficiente tiempo a las familias para que pudieran adaptarse a la nueva adscripción». 

Desde la junta también consideran que esta rectificación de Ensenyament es un paso adelante «desde el punto de vista que permite a las familias tener dos opciones» para escoger dónde hacer la preinscripción para primer curso de la ESO de sus hijos. Pero esta satisfacción de los padres es moderada y estos recuerdan que la lucha no acaba aquí. El replanteamiento del Departament de Ensenyament también afecta a otras familias de fuera de la ciudad, como es el caso de Castellvell del Camp. Una madre afectada explica que «hemos recibido la noticia con pinzas porque es una solución provisional. Transcurridos los dos años nos encontraremos con el mismo problema». 

«Hemos recibido la noticia con pinzas. Dentro de 2 años tendremos el mismo problema»
Madre colegio Castellvell

En términos similares se expresa Enrique Martín, quien afirma que «la lucha contra la adscripción única en los institutos no acaba aquí, porque no sabemos qué pasará dentro de dos años». Y es que la medida es temporal ya que, transcurridos estos dos años, cabría la posibilidad de que se volviera a plantear a las familias la adscripción a un único instituto. 
Esta situación podría conllevar que dos hermanos acabasen matriculados en dos institutos diferentes. «Podría llegar a ocurrir que una familia ahora inscriba a uno de sus hijos a un instituto, y dentro de dos años no pueda escoger. Habrá que esperar, y en estos dos años tendremos tiempo para hacer la carta a los Reyes», aseguran desde el AMPA Joan Rebull, donde añaden que, a pesar de este logro, también «seguimos reclamando que se reconsidere el posible cierre de una línea de infantil el próximo curso y la reducción de la ratio de alumnos por clase, ya que defendemos la escuela pública».    

Trabajo discreto
Por último, la concejal de Ensenyament del Ayuntamiento de Reus, M. Dolors Sardà, además de valorar positivamente la medida, recordó que «desde la concejalía hemos trabajado en las últimas semanas de manera discreta para hacer posible un acuerdo que satisfaga a las familias y, al mismo tiempo, garantice la equidad dentro del sistema de adscripción de los centros de Primaria a la ESO. Es positivo que se haya trabajado una solución con los representantes de la comunidad educativa».

Sigue navegando