Reus

Modernismo con sabor a vermut

Ans Educació ofrece cada primer sábado de mes salidas sobre historias antiguas del Reus del siglo XX     

Como un viaje histórico exprés, el colectivo Ans Educació estrenó ayer su ruta teatralizada sobre vermut y modernismo en Reus. La realizan en el marco de la coloración con la ‘Ruta del Vermut’ de Reus Promoció. A partir de ahora, los interesados podrán disfrutar cada primer sábado de mes de una experiencia en la que tendrán que agudizar los 5 sentidos. El grupo asistente, que sobrepasó la veintena de personas, se citó con el dinamizador cultural Víctor Chacón a las 12 horas delante de la Casa Rull. 

«Me presento. Soy dramaturgo y me llamo Pere Cavallé. Aquí tienen mi esquela», dio arranque a su guión Chacón y añadió: «A pesar de que hace 130 años que abandoné este mundo, he vuelto para contarles cómo era el Reus de finales del siglo XIX, en el esplendor del Reus-París-Londres». Cabe resaltar que el personaje de Cavallé tuvo bastante importancia en el ámbito local, ya que fue presidente del Centre de Lectura de Reus. Aunque también lo tuvo en el campo de la creación, ya que escribió muchos dramas y llevó obras de teatro a los escenarios de los teatros Bartrina y Fortuny. Muchas de sus composiciones, también llegaron a estrenarse en la gran ciudad de Barcelona.

Víctor Chacón fue el encargado de liderar la salida y se puso en la piel de Pere Cavallé. FOTO: Alba Mariné

El personaje de Cavallé, pues, sirvió de mucho en el contexto de la ruta. Gracias a él, se relataron curiosidades de la época y se pudo abrir la puerta a las costumbres que practicadas por la burguesía reusense. «Yo pertenecía al Grup Modernista de Reus. Se trataba de un grupo de jóvenes inquietos por la cultura que tenían como objetivo potenciar la lengua catalana, la literatura y las raíces reusenses», expuso. Personas tan relevantes como Joan Puig i Ferreter, de hecho, se encontraron en aquel colectivo.

Una historia a pie de calle    

Muchas de estas figuras ilustres, expandieron su talento al marcharse de la ciudad. «La marca reusense se dispersó por el mundo», completó Chacón y añadió a la ruta un complemento: la lectura de unas de las historias del libro 14 vermuts, espais literaris amb aroma de donzell, elaborado por la agrupación de Reusenques de Lletres: las promotoras de la iniciativa. El historiador Víctor Chacón descubrió a los asistentes un relato sobre una joven y su admiración por la Casa Rull. «La calle Sant

Joan fue un espacio en el que vivían muchas familias que se habían enriquecido. Por lo tanto, se construyeron las mejores casas y señalaban en las fachadas el oficio del propietario. En la Casa Rull, por ejemplo, vivió un notario», retomó la explicación el dinamizador de Ans Educació, indicando la figura de una pluma en la fachada del edificio modernista.

El modernismo, aun así, no solo ostentaba, también evocaba al pasado. Ya trasladados a la plaza Prim, donde el historiador aprovechó para abordar la creación del Teatre Fortuny, «un lugar donde la burguesía se dejaba ver y denotaba una posición de poder. Se fijaban mucho en Barcelona». Los asistentes a la ruta llegaron a El Círcol, una entidad recreativa muy antigua, en la que se agruparon una gran cantidad de burgueses para llevar a cabo diferentes actividad lúdicas y culturales. Aun en funcionamiento, Chacón aclaró que «se llegaron a realizar certámenes culturales de Jocs Florals y hasta se construyeron un teatro-circo».

En el espacio del Círcol también se cerraban negocios y los licores eran de lo más útiles para complementar las reuniones. «El vermut se convirtió en la bebida por excelencia y la entidad era el mejor espacio», dijo. La ruta itinerante incluyó una visita al Museu del Vermut de Reus y una cata de este particular refrigerio. 

Sigue navegando