Reus

Pellicer pierde la cuestión de confianza pero aprobará los presupuestos

La oposición en bloque rechaza la cuestión de confianza vinculada a los presupuestos y tendrá 30 días para crear un gobierno alternativo. Salvo sorpresas, las cuentas se aprobarán 

El acalde de Reus, Carles Pellicer, se ha quedado sin los apoyos necesarios para superar la cuestión de confianza a la que se ha sometido este lunes en un pleno extraordinario para poder aprobar los presupuestos de 2018. Es la segunda vez que Pellicer pierde una cuestión de confianza en este mandato, aunque sólo una sorpresa del todo improbable le dejaría sin las cuentas aprobadas. 

Pero vayamos por partes. El rechazo al alcalde se ha hecho evidente después de haber recibido sólo el apoyo de sus compañeros de gobierno (11 concejales) y la oposición del resto de formaciones (16 concejales). A partir de ahora se abre un plazo de 30 días en los que los partidos de la oposición pueden proponer un alcalde alternativo y ganar las votaciones. En caso contrario, las cuentas del 2018 se aprobarán automáticamente cuando termine este plazo tal y como ya ocurriera el año pasado. 

El primero en intervenir ha sido el propio alcalde, que ha emplazado a la oposición (CUP, Cs, PSC y PP) a "abandonara la línea de hostilidad y el tacticismo para que la ciudad avance". También ha lamentado el bloqueo presupuestario y ha asegurado sentirse sorprendido con el "no" expresado por parte de algunas formaciones (en clara referencia a los concejales del PSC) tras las reuniones mantenidas. Él mismo ha revelado que en algunas de ellas le habían manifestado frases como: "Alcalde, son unos buenos presupuestos" o "compartimos un endeudamiento pequeño para la mejora de la ciudad".

Ahora se abre un plazo de 30 días para que la oposición proponga un alcalde alternativo

Entre a la oposición, PP y C's han esgrimido argumentos muy parecidos. Ambas formaciones han criticado la "falta de liderazgo" y de "capacidad negociadora" de Pellicer a la ahora de buscar complicidades y han lamentado que "sólo gobierne para una parte de la ciudad" (en referencia a la deriva independentista del gobierno municipal). El portavoz de los populares, Sebastià Domènech, ha asegurado que "negoció los presupuestos de 2016, para aprobar las cuentas por la puerta de atrás en 2017 y 2018 y, el año que viene, prorrogarlas".

Por otra parte, su homónimo en C's, Juan Carlos Sánchez, ha denunciado que los presupuestos volverán a endeudar al Ayuntamiento con tres millones de euros y que "no recogen ninguna de las mociones aprobadas en el pleno como la rebaja de los sueldos". Por todo ello, Sánchez ha ratificado su "no" a los presupuestos porque "su proyecto de ciudad está agotado y usted está amortizado como alcalde".

La CUP y la posible denuncia por la municipalización de la basura

La cuestión del sueldo que percibe Pellicer también ha sido criticado por los concejales de la CUP, que han subrayado que "cobrar 75.000 euros/año es no tener en consideración a los ciudadanos". La portavoz de los cupaires, Marta Llorens, también ha justificado el rechazo a los presupuestos por la "despersonalización" de Reus a nivel comercial con el cierre de locales, la falta de un plan estratégico de subvenciones, becas y ayudas y la necesidad de municipalizar el servicio de recogida de la basura.

En este último punto, los cupaires se han mostrado de nuevo intransigentes y, además, han anunciado que están "trabajando jurídicamente" el caso a raíz del informe municipal que se realizó hace un año y que no se aplicó. La intervención ha recibido la respuesta enérgica del concejal de Medi Ambient, Dani Rubio, sentenciando que el gobierno "no se basa en populismos sino en la gestión y el trabajo"

Para terminar, desde el PSC han recordado sus demandas sobre la necesidad de buscar soluciones a los problemas de financiamiento del Hospital Sant Joan o la falta de cumplimiento de las mociones aprobadas en el pleno. "Durante los últimos años se ha comprometido públicamente a realizar muchas iniciativas y no las ha cumplido", ha sentenciado el portavoz socialista, Andreu Martín, quien ha puesto como ejemplo el POUM o la concesión del estado municipal al CF Reus Deportiu.

Sigue navegando