Reus

Pellicer se someterá a otra cuestión de confianza para tener presupuestos

El alcalde convoca el pleno para el próximo lunes tras mantenerse el bloqueo de la oposición. Si obtiene mayoría simple en la votación, las cuentas del 2018 quedarían aprobadas

El alcalde de Reus, Carles Pellicer, ha dado este miércoles el paso esperado y ha anunciado que se someterá a una segunda cuestión de confianza para poder aprobar los presupuestos de este año. Arropado por los portavoces de su propio partido, ERC y Ara Reus, Pellicer ha lamentado que la segunda ronda de contactos no haya logrado desatascar la situación y ha asegurado que la única solución posible es repetir la fórmula del año pasado.

«Sin presupuestos no tenemos margen para invertir en mejorar los servicios a la ciudadanía», ha manifestado Pellicer, que ha puesto como ejemplos la ampliación del Servei d’Ajuda a Domicili (120.000€), el Pla de Barris en Sol i Vista (400.000€) o la mejora de Ensenyament (190.00€).

El equipo de gobierno sólo suma 11 de los 27 concejales que forman el Ayuntamiento de Reus

El pleno extraordinario tendrá lugar el próximo lunes 5 de febrero. Según recoge el artículo 197 bis de la Llei Orgànica 5/1985 del Régimen Electoral General, si el alcalde logra la mayoría simple del plenario superará la cuestión de confianza y la ciudad tendrá presupuestos. Para lograrlo, requeriría, como mínimo, de la abstención de dos partidos de la oposición, ya que el equipo de gobierno sólo suma 11 de los 27 concejales.

En caso de no superar la votación, entonces se abriría un período de 30 días durante los cuales la oposición tendría que escoger un alcalde alternativo y ganar una moción de censura. En caso contrario, tal y como ocurrió el año pasado, los presupuestos quedarían aprobados de manera automática. Una posibilidad que, salvo sorpresas, todo apunta a que terminará sucediendo.

Dos cuestiones por mandato

La propia legislación vigente prohibe presentar más de dos cuestiones de confianza por mandato. Por lo tanto, y con vistas al 2019, Pellicer tendría que cerrar algún acuerdo con las otras formaciones si quisiera evitar prorrogar los presupuestos en un año electoral.

Para terminar, el alcalde no quiso dejar de mencionar que, a pesar del bloqueo presupuestario de la oposición, «mantenemos la puerta abierta para alcanzar posibles acuerdos. La decisión de presentar una cuestión de confianza no variará mi convencimiento de continuar con la mano abierta de forma sincera».

Sigue navegando