Tarragona

Ballesteros: "No permitiré que la solución para el Hospital Sant Joan de Reus vaya en detrimento para Tarragona"

El alcalde de Tarragona se opone a la idea de unificar los dos hospitales de la región y asegura que con "Roger Pla no había conexión ni coincidencia de objetivos"

El alcalde de Tarragona lo tiene claro. Defiende a capa y espada el Hospital Joan XXIII, después de los últimos capítulos en la sanidad, que ha acabado con el cese del hasta ahora gerente de la Regió Sanitària del Camp de Tarragona, Roger Pla. 

Ballesteros se opone frontalmente a la unificación de los dos hospitales (Sant Joan de Reus y Joan XXIII), tal como defendía Pla. "Ya se lo comuniqué hace una semana al delegado del Govern de la Generalitat y también hace unos meses al que era gerente de la Regió Sanitària. Estoy radicalmente en contra fusionar los dos hospitales", y añade que "me parece absolutamente contrario a toda lógica planificadora hablar de unificación de hospitales cuando resulta que el Joan XXIII está en estas condiciones". 

Según el edil socialista, al hospital tarraconense le falta plan funcional y compromiso presupuestario de inversiones. "Hasta que Joan XXIII no esté en condiciones, yo no hablaré de nada más", asegura Ballesteros, quien añade que "me parece una osadía y una barbaridad lo que proponía Pla". 

En este mismo sentido, el alcalde tarraconense ha reconocido que "con Roger Pla no había conexión ni coincidencia de objetivos". Estas declaraciones surgen después de que el pasado viernes, el Departament de Salut decidiera cesar a Pla. Todo apunta que el motivo ha sido las discrepancias por el nuevo modelo de gestión del Hospital Sant Joan de Reus. 

Por su parte, Ballesteros ha opinado esta mañana que "si el hospital de Reus tiene un problema, que lo solucionen. Pero no permitiré que cualquier solución para el Sant Joan vaya en detrimento a Joan XXIII y a la oferta sanitaria de Tarragona". Finalmente, el edil socialista asegura que "llegaré hasta donde haga falta, hasta el final. Si conviene acudiré al Síndic de Greuges, a los tribunales y al Parlament". Hasta que no se invierta en el Joan XXIII no hablaré de nada más".

Sigue navegando